Una nueva revisión de los estudios que examinan los efectos en la salud de los aguacates encuentra que hay “evidencia clínica satisfactoria” de que la fruta puede ayudar a tratar el síndrome metabólico.

El síndrome metabólico se define como un grupo de factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de otras condiciones de salud, como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares.

Los factores de riesgo incluyen obesidad abdominal, niveles bajos de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), o niveles de triglicéridos altos, hipertensión y azúcar en sangre en ayunas.

La presencia de al menos tres de estos factores de riesgo justifica un diagnóstico de síndrome metabólico.

Según la American Heart Association, el síndrome metabólico afecta a alrededor del 23% de los adultos en los Estados Unidos.

La adopción de una dieta saludable se considera una de las mejores maneras de prevenir o tratar el síndrome metabólico. La nueva revisión – recientemente publicada en la revista Phytotherapy Research – sugiere que los aguacates deben formar parte de esta dieta.

Los aguacates son una fruta del árbol del aguacate, o Persea americana, que es nativa de México, América Central y Sudamérica.

Una serie de estudios han documentado los posibles beneficios para la salud del aguacate. Un estudio reportado en 2014, por ejemplo, encontró que comer medio aguacate con el almuerzo puede ayudar a perder peso, mientras que una investigación más reciente vinculó la fruta a niveles reducidos de colesterol LDL (lipoproteinas de baja densidad), conocido como el colesterol “malo”.

Estos beneficios se han atribuido a los componentes bioactivos de los aguacates, que incluyen carotenoides, ácidos grasos, minerales como el calcio, hierro y zinc, y vitaminas A, B, C y E.

Hossein Hosseinzadeh, de la Universidad de Ciencias Médicas de Mashhad, en Irán, y su equipo de trabajo, decidieron determinar cómo estos componentes podrían ayudar a combatir los factores de riesgo del síndrome metabólico.

El aguacate tiene mayor efecto sobre los niveles de colesterol

Para llegar a sus hallazgos, los investigadores analizaron los resultados de varios estudios in vivo, in vitro y clínicos que investigaron los efectos del aguacate sobre la salud metabólica.

Hosseinzadeh y sus colegas encontraron que el fruto tiene el mayor impacto en los niveles de lípidos, es decir, los niveles de colesterol HDL, colesterol LDL, colesterol total y triglicéridos.

Como ejemplo, el equipo apunta a un estudio de 67 adultos, de los cuales 30 tenían un perfil lipídico saludable y 37 tenían hipercolesterolemia leve. Después de adherirse a una dieta enriquecida con aguacate durante 1 semana, ambos grupos mostraron reducciones significativas en los niveles de colesterol total y LDL y triglicéridos.

“El mecanismo informado de este efecto fue la regulación de la hidrólisis de ciertas lipoproteínas y su absorción selectiva y metabolismo por diferentes tejidos como el hígado y el páncreas”, explican los autores.

“Otro mecanismo posible podría estar relacionado con la marcada proliferación del retículo endoplasmático liso hepático que se sabe que está asociado con la inducción de enzimas involucradas en la biosíntesis de lípidos”.

Un ‘suplemento dietético a base de hierbas’ para ayudar a tratar el síndrome metabólico

La revisión también reveló pruebas de que el aguacate es beneficioso para la pérdida de peso. Los investigadores citan un estudio que encontró adultos con sobrepeso u obesidad que comieron un aguacate todos los días durante 6 semanas, y experimentaron disminuciones significativas en el peso corporal, el índice de masa corporal (IMC) y el porcentaje de grasa corporal.

Además, el equipo identificó una serie de estudios asociados a la ingesta de aguacate con reducciones en la presión arterial entre los pacientes con hipertensión, y la evidencia sugiere que la fruta también podría ayudar a reducir la aterosclerosis – el estrechamiento o endurecimiento de las arterias causadas por una acumulación de placa.

Cabe destacar que Hosseinzadeh y sus colegas encontraron que no sólo la carne del aguacate puede beneficiar la salud metabólica, sino también la cáscara, la semilla y las hojas de la fruta.

Un estudio publicado en 2014, por ejemplo, encontró que una dosis diaria de aceite extraído de hojas de aguacate condujo a reducciones en el colesterol total y LDL y la presión arterial.

En general, los investigadores concluyen que el aguacate puede ser eficaz para el tratamiento de los factores de riesgo asociados con el síndrome metabólico, aunque se requiere mayor investigación. Escriben:

“En este artículo de revisión, la evidencia clínica satisfactoria sugiere que el aguacate puede ser utilizado como suplementos dietéticos a base de hierbas para el tratamiento de diferentes componentes del síndrome metabólico.

Aunque, el aguacate como otros productos herbarios es seguro y generalmente mejor tolerado que los medicamentos sintéticos, hay evidencia científica limitada para evaluar diferentes efectos secundarios debido a contaminantes, o interacciones con drogas. Además, es necesario realizar más estudios sobre los efectos metabólicos de diferentes partes del aguacate para otros posibles mecanismos”.

Comenta este articulo