Un nuevo estudio encuentra que, además del autismo ser más común en los hombres que en las mujeres, las diferencias en la estructura cerebral también pueden ser un factor, independientemente del sexo biológico. Sugiere que tener un cerebro con características más comúnmente encontradas en los cerebros masculinos está vinculado a una mayor probabilidad de tener el trastorno del espectro autista.

La primera autora, la Dra. Christine Ecker, de la Universidad de Goethe en Frankfurt, Alemania, y sus colegas, informan de sus hallazgos en la revista JAMA Psychiatry.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) – más comúnmente conocido como autismo – es un término usado ​​para describir una gama de trastornos complejos del desarrollo del cerebro, que pueden resultar en importantes desafíos sociales, de comunicación y conductuales.

El TEA es un trastorno de amplio espectro: dos personas con TEA no tendrán exactamente los mismos síntomas.

Las personas con TEA pueden interactuar con otros y aprender de maneras que son diferentes de la mayoría de las personas. Algunas personas con TEA necesitan poca ayuda en su vida cotidiana, mientras que otras necesitan mucho.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, alrededor de 1 de cada 68 niños en los Estados Unidos han sido identificados como TEA y el trastorno es más común entre los niños (1 en 42) que entre las niñas (1 en 189) .

Diferencias promedio entre el cerebro masculino y femenino

Estudios anteriores han establecido que el cerebro masculino promedio difiere del cerebro femenino promedio en ciertas características estructurales – por ejemplo, el cerebro masculino promedio es más grande en volumen.

En su artículo, el Dr. Ecker y sus colegas se refieren a un estudio que también encuentra que algunas estructuras cerebrales, que se sabe que difieren entre los hombres y las mujeres, se solapan con las áreas implicadas en condiciones psiquiátricas – como el TEA.

Para su estudio los investigadores optaron por centrarse en el grosor cortical, porque esta es una de las características cerebrales que varía entre los hombres y las mujeres, y también se encuentra que se altera en las personas con TEA.

El equipo reclutó a 98 adultos diestros (49 hombres, 49 mujeres) con TEA de alto funcionamiento, y los emparejaron con 98 adultos (51 hombres, 47 mujeres) sin TEA (los controles). Los participantes tenían entre 18 y 42 años de edad.

El grosor cortical se evaluó mediante exploraciones cerebrales por resonancia magnética y todos los participantes con TEA fueron diagnosticados de acuerdo con la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades (CIE-10). Los diagnósticos se confirmaron con pruebas clínicas estándar.

TEA tres veces más probable en hembras con cerebros masculinos

A partir de un análisis estadístico, el equipo encontró que tener un cerebro anatómicamente más masculino se asoció a una mayor probabilidad de TEA, respecto a tener un cerebro anatómicamente más femenino.

Por ejemplo, los resultados mostraron que las participantes femeninas, cuyos cerebros eran anatómicamente más parecidos a los hombres, contaban con alrededor de tres veces más probabilidades de tener TEA que las mujeres participantes cuyos cerebros eran anatómicamente más femeninos.

Los autores enfatizan que su estudio sirve más como una prueba de principio y que se necesita hacer más trabajo para confirmar sus hallazgos y examinar las causas subyacentes de tales diferencias.

Sugieren que los estudios adicionales deben ahora mirar si sus resultados pueden ser replicados en otros subgrupos en el espectro autista, ya que este estudio se limitó a los adultos de alto funcionamiento con TEA.

Los investigadores concluyen que:

“Nuestro estudio demuestra que la diversidad fenotípica relacionada con el sexo normativa en la estructura cerebral afecta a la prevalencia de TEA, además del sexo biológico por sí solo, con características neuroanatómicas masculinas con un mayor riesgo intrínseco de TEA que las características femeninas”.

Datos rápidos sobre el TEA:

  • El TEA ocurre en todos los grupos raciales, étnicos, y socioeconómicos
  • Alrededor del 44% de los niños con TEA tienen una capacidad intelectual media o superior a la media
  • Los niños nacidos de padres mayores corren mayor riesgo de padecer TEA.

Comenta este articulo