La demencia afecta a decenas de millones de personas en los Estados Unidos. Una nueva investigación sugiere que aquellos que experimentan una caída repentina de la presión arterial en su mediana edad pueden tener más probabilidades de desarrollar demencia en la vejez.

La enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia, se considera actualmente como la sexta causa principal de muerte en los Estados Unidos. De hecho, se estima que 1 de cada 3 ancianos estadounidenses muere con una forma de demencia.

Una nueva investigación indica que las personas de mediana edad que experimentan caídas repentinas en su presión arterial (PA) pueden estar en riesgo de desarrollar demencia y declive cognitivo grave cuando llegan a la vejez.

El estudio fue realizado por investigadores de la Escuela Johns Hopkins de Bloomberg de Salud Pública en Baltimore, MD, y los hallazgos fueron presentados en la Asociación Americana del Corazón de Epidemiología y Prevención / Estilo de Vida, en las Sesiones Científicas de 2017, en Portland, Oregón.

La PA crónicamente baja puede causar mareos, fatiga, náuseas o desmayos. Las caídas temporales y rápidas en la presión arterial llevan el nombre de “hipotensión ortostática” y pueden causar daños graves, porque detienen el flujo sanguíneo necesario para llegar al cerebro.

La hipotensión ortostática se define como la caída de 20 mmHg o más en la TAS (tensión arterial sistólica) o un descenso de la TAS por debajo de 90 mmHg y una caída de 10 mmHg o más en la TAD (tensión arterial diastólica) o un descenso de la TAD por debajo de 60 mmHg dentro de los primeros 3 minutos tras adoptar la posición ortostática.

Estudios anteriores han indicado un vínculo entre la hipotensión ortostática y el deterioro cognitivo en personas de la tercera edad, pero el nuevo estudio en el Johns Hopkins – dirigido por Andreea Rawlings, Ph.D., investigador post-doctoral en el Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg – es el primero en examinar las correlaciones a largo plazo entre los dos.

Los investigadores examinaron los datos clínicos del estudio Atherosclerosis Risk in Communities, que recogió información sobre 15.792 participantes de entre 45 y 64 años en 1987, año de la inscripción.

Pacientes con hipotensión ortostática son 40% más propensos a tener demencia

Para el nuevo estudio, Rawlings y su equipo aislaron los datos de 11.503 pacientes que no tenían antecedentes de enfermedad cardíaca y visitaron el hospital por primera vez. Los científicos tomaron la PA de los pacientes después de que se hubieran acostado durante 20 minutos.

Los investigadores definieron hipotensión ortostática como una caída rápida de 20 milímetros de mercurio (mm Hg) o más en la PA sistólica, o 10 mm Hg o más en la PA diastólica.

Aproximadamente 6% de los participantes, o 703 individuos, cumplieron estos criterios.

El equipo siguió clínicamente a los participantes durante las siguientes dos décadas o más.

Ellos encontraron que las personas con la hipotensión ortostática en su primera visita tenían un mayor riesgo (cerca de 40%) de desarrollar demencia que sus contrapartes que no sufrieron y estaban libres de la hipotensión ortostática. Los pacientes con la hipotensión ortostática también tuvieron un 15% más de deterioro cognitivo.

“A pesar de que estos episodios son fugaces, pueden tener impactos que son duraderos. Descubrimos que aquellas personas que sufrieron de hipotensión ortostática en la edad media tenían un 40% más probabilidades de desarrollar demencia que las que no lo hicieron. Es un hallazgo significativo y necesitamos entender mejor lo que está sucediendo”, explicó Andreea Rawlings, autor principal.

Como se trata de un estudio observacional, los investigadores no pueden establecer la causalidad o explicar si la hipotensión ortostática es un indicador de otra enfermedad responsable del deterioro cognitivo. Sin embargo, especulan que la disminución en el flujo sanguíneo al cerebro puede jugar un papel.

El autor principal del estudio también reconoce la limitación del estudio que surge de no saber si los pacientes tenían un episodio singular de hipotensión ortostática, o si habían vivido con los síntomas recurrentes con el tiempo.

“Identificar los factores de riesgo para el deterioro cognitivo y la demencia es importante para entender la progresión de la enfermedad, y ser capaz de identificar a los más en riesgo, nos ofrece posibles estrategias de prevención e intervención”, dice Rawlings. “Este es uno de esos factores que merece más investigación”.

Comenta este articulo