Hay dos tipos principales de cáncer de pulmón: el cáncer de pulmón de células no pequeñas y el cáncer de pulmón de células pequeñas. Cada uno tiene su propio sistema de estadificación, un proceso que determina la medida en que se ha propagado un cáncer. La estadificación ayuda a los médicos a predecir las perspectivas y a desarrollar el mejor plan de tratamiento posible.

Comprender las etapas del cáncer de pulmón

Los principales tipos de cáncer de pulmón tienen sus propios sistemas de estadificación – sistema por el cual se determina la extensión y gravedad de una enfermedad.

Cáncer de pulmón de células no pequeñas

Según la American Cancer Society (ACS), el cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC en ingles) representa aproximadamente el 80% de los casos de cáncer de pulmón.

Los tres subtipos principales de NSCLC son:

Adenocarcinoma: Esto representa el 40% de los casos de cáncer de pulmón. Por lo general se encuentra en las partes externas del pulmón. Tiende a crecer más lentamente que los otros dos subtipos, por lo que hay una mejor oportunidad de que se encuentre un tumor antes de que se haya propagado.
Carcinoma de células escamosas: Esto representa alrededor del 25-30% de los cánceres de pulmón. Crece de las células que recubren las entrañas de las vías respiratorias del pulmón. El carcinoma de células escamosas se encuentra generalmente en el centro del pulmón.
Carcinoma de células grandes: Esto representa el 10-15% de los cánceres de pulmón. Se puede encontrar en cualquier parte del pulmón, y tiende a crecer más rápido que los otros subtipos.

El NSCLC es más comúnmente puesta en escena utilizando un sistema llamado TNM clasificación:

  • T – tamaño y ubicación del tumor
  • N – el número de ganglios linfáticos cercanos que se han involucrado
  • M – metástasis, o hasta qué punto el cáncer se ha propagado

Usando una combinación de puntuaciones de T, N y M, los médicos pueden clasificar el NSCLC en cuatro etapas diferentes:

La etapa 1 es cuando el tumor está en un solo pulmón, y no se ha diseminado a ningún ganglios linfáticos u órganos distantes.
La etapa 2 significa que el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos dentro del pulmón, pero no se ha diseminado a ningún órgano distante.
La etapa 3 se diagnostica cuando el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos en el centro del pecho, pero no se ha diseminado a ningún órgano distante.
En la etapa 3a, el cáncer no se ha diseminado al lado opuesto del cuerpo.
En la etapa 3b, se ha diseminado a los ganglios linfáticos en el pulmón opuesto, y ha progresado por encima del cuello hasta la garganta y el cuello.
La etapa 4 se diagnostica cuando el cáncer se ha diseminado por todo el cuerpo.

Las perspectivas para estas etapas suelen darse como el porcentaje de personas que aún viven 5 años después de su diagnóstico. Las siguientes tasas son de un artículo de revisión de 2015 en Acta Biochimica et Biophysica:

Etapa 1: 60-80%
Etapa 2: 30-50%
Etapa operable 3a: 10-15%
Inoperable etapa 3a: 2-5%
Etapa 3b: 3-7%                                                                                                           Etapa 4: 1%

Cáncer de pulmón de células pequeñas

El cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC en ingles) representa aproximadamente el 15% de todos los casos de cáncer de pulmón. El sistema de estadificación más común para el SCLC divide la enfermedad en dos categorías:

Etapa limitada, cuando hay cáncer en un solo lado del pecho.
Etapa extensa, cuando el cáncer se ha extendido al lado opuesto del cuerpo.

El SCLC tiende a crecer y propagarse rápidamente, lo que hace que sea difícil de tratar. La tasa global de supervivencia a 5 años es de alrededor de 5-10%, con mejores perspectivas para la etapa limitada que la extensa.

Síntomas y detección

Los síntomas del cáncer de pulmón a menudo pueden confundirse con bronquitis o neumonía. Esto es parte de la razón por la que más del 70% de los cánceres de pulmón ya están en etapas avanzadas cuando se encuentran.

Sin embargo, el cáncer de pulmón cuanto más temprano se detecta, mejores son las ocasiones de él que sea tratado con éxito. La ACS dice que un médico debe ser consultado si alguien:

  • Tiene una tos persistente, o está tosiendo sangre o flema de color oscuro
  • Tiene una voz ronca, dolor en el pecho, dificultad para respirar, o está respirando con dificultad
  • Con frecuencia tiene infecciones respiratorias
  • Siente cansado o débil, o ha perdido su apetito y está perdiendo peso

A medida que el cáncer de pulmón avanza, pueden surgir nuevos síntomas. Algunos de estos incluyen:

  • Dolores de cabeza, mareos o convulsiones, debido al cáncer que se extiende al sistema nervioso
  • Ictericia, debido al cáncer que se extiende al hígado
  • Bultos debajo de la piel, debido al cáncer que se extiende a los ganglios linfáticos
  • Dolor de espalda, dolor de cadera o dolor óseo general

Incluso sin ninguno de estos síntomas, puede recomendarse la detección preventiva del cáncer de pulmón. Aunque no se ha demostrado ningún beneficio significativo para los pacientes de bajo riesgo, existe una fuerte evidencia de que la detección en fumadores intensos puede reducir significativamente la mortalidad.

Un estudio de 2011 en el New England Journal of Medicine encontró un 20% menos de muertes en los fumadores compulsivos ​​que se sometieron a tomografías computarizadas anuales, en comparación con un grupo de fumadores que no fue examinado.

Diagnostico y tratamiento

Si los síntomas son sospechosos, el médico primero realizará una simple radiografía de tórax. Si se detectan signos de un tumor, se ordenará un escáner CT, MRI o PET. Estas exploraciones producen una imagen más detallada y pueden revelar el tamaño, la forma y la posición de un tumor.

El siguiente paso es averiguar si el tumor es canceroso, y si es así, qué tipo de cáncer de pulmón se trata. Para ello, es necesario examinar las células pulmonares bajo un microscopio y realizar algunas pruebas genéticas.

Una biopsia de tejido pulmonar se puede realizar con una aguja o con cirugía. Alternativamente, las muestras de células se pueden tomar de la flema o el líquido que rodea el pulmón.

Con base en la información recopilada, se puede desarrollar un plan de tratamiento. El tratamiento puede incluir una combinación de métodos, dependiendo de la etapa y el tipo de cáncer de pulmón, y la composición genética del tumor.

Las formas tradicionales de tratamiento son cirugía, radiación y quimioterapia:

Cirugía: Si el cáncer se detecta a tiempo, puede ser posible eliminar el tumor principal y otras células cancerosas.
Radiación: La radiación daña el ADN de las células cancerosas hasta que ya no pueden propagarse, reduciendo o matando eficazmente un tumor.
Quimioterapia: Los fármacos que se inyectan por vía intravenosa interfieren con el ADN de la célula cancerosa, evitando que crezcan y se diseminen.

Sin embargo, los fármacos de radiación y quimioterapia son incapaces de diferenciar entre células sanas y células cancerosas. Como resultado, las células sanas también se dañan con estos tratamientos.

Aparte de estas terapias tradicionales, los nuevos medicamentos que sólo atacan las células cancerosas son cada vez más fácilmente disponibles. Por lo general, tienen menos efectos secundarios graves, y a menudo pueden tratar los cánceres que la quimioterapia no puede.

Terapias dirigidas: Estos fármacos se dirigen a proteínas específicas que sólo producen las células cancerosas. Estas proteínas resultan de alteraciones anormales del ADN, que pueden ser identificadas a través de la prueba genética de tumores.
Inmunoterapia: Ciertas proteínas en la superficie de las células inmunitarias actúan como interruptores de encendido y apagado, de modo que las células del cuerpo sanas pueden indicarles que no ataquen. Los fármacos de inmunoterapia funcionan al mantener activadas estas proteínas, de modo que el sistema inmunológico actúa para atacar las células cancerosas.

Si el tratamiento no es posible, hay programas de terapia que trabajan para aliviar los síntomas, aliviar el dolor y proporcionar la mejor calidad de vida posible. Este tipo de terapia se llama cuidado paliativo.

Un artículo reciente en la Revista del New York Times compara al Dr. B. J. Miller, ex director ejecutivo del Proyecto de Hospicio Zen, un programa de cuidados paliativos que trabaja para “reincorporar la versión [del paciente] de la realidad, de la normalidad para acomodar el sufrimiento”.

Cómo reducir el riesgo de cáncer de pulmón

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el cáncer de pulmón es la segunda forma más común de cáncer, y la principal causa de muerte por cáncer.

El mayor factor de riesgo para el cáncer de pulmón es el consumo de tabaco. Un estudio del Instituto Nacional de Salud de 2012 encontró que cerca de 800.000 muertes por cáncer de pulmón fueron evitadas en los Estados Unidos entre 1975 y 2000 debido a una disminución en el número de fumadores.

Por lo tanto, la mejor manera de reducir el riesgo de cáncer de pulmón es no fumar o dejar de fumar.

Comenta este articulo