Investigaciones anteriores han sugerido que el sulforafano, un compuesto presente en el brócoli y otros vegetales crucíferos, puede ayudar a prevenir el cáncer o ralentizar su progresión. Un nuevo estudio pudo haber descubierto cómo.

Investigadores de la Universidad Estatal de Oregón (OSU) encontraron que el sulforafano redujo la expresión de ARNs no codificantes largos (lncRNAs) en las células de cáncer de próstata, lo que perjudicó la capacidad de las células para formar colonias, una característica del cáncer metastásico.

Anteriormente se creía que eran “ADN basura” sin función significativa, los lncRNAs han surgido cada vez más como actores clave en el desarrollo de numerosos cánceres, incluyendo cánceres de próstata, mama, estómago y pulmón.

Estudios han sugerido que lncRNAs pueden regular la expresión génica – el proceso por el cual los genes se activan o desactivan con el fin de hacer su trabajo. Cuando los lncRNAs se desregulan, se cree que pueden alimentar el desarrollo de la enfermedad.

No sólo el nuevo estudio aporta más pruebas del papel que desempeñan los lncRNA en el cáncer, sino que apoya la investigación previa que alaba los efectos anticancerígenos del sulforafano.

“Es obviamente de interés que este compuesto de la dieta, encontrado en algunos de sus niveles más altos en el brócoli, puede afectar los lncRNAs”, dice la principal investigadora del estudio Emily Ho, del Centro de Familia Moore para Alimentos Granos Enteros, Nutrición y Salud Preventiva en OSU.

“Esto podría abrir la puerta a toda una serie de nuevas estrategias dietéticas, alimentos o fármacos que podrían desempeñar un papel en la supresión del cáncer o el control terapéutico”, añade.

Ho y sus colegas informaron recientemente sus resultados en The Journal of Nutritional Bioquímica.

Sulforafano llevó a una reducción de cuatro veces en la formación de colonias

Para llegar a sus hallazgos, los investigadores llevaron a cabo la secuenciación de todo el genoma en las células normales de la próstata epitelial humana y las células de cáncer de próstata.

Ellos encontraron que las células de cáncer de próstata mostraron una alta expresión de lncRNAs, particularmente uno llamado LINC01116.

Sin embargo, cuando el equipo administró sulforafano a las células de cáncer de próstata, los niveles de LINC01116 se redujeron, lo que condujo a una reducción de cuatro veces en la capacidad de las células para formar colonias.

Según los investigadores, sus conclusiones apoyan la idea de los IncRNAs como objetivo para la prevención del cáncer, y sugieren que la ingesta dietética de sulforafano puede ser una forma factible de dirigirse a estas moléculas.

La autora principal del estudio, Laura Beaver, del Instituto Linus Pauling y el Colegio de Salud Pública y Ciencias Humanas de la OSU, dice que sus resultados pueden no sólo tener implicaciones para la prevención del cáncer, sino para el tratamiento del cáncer.

“Sería de gran valor si pudiéramos desarrollar métodos para retardar mucho el progreso del cáncer, [y] ayudar a evitar que llegue a ser invasivo”, señala.

Aunque se necesitan más estudios para comprender mejor cómo el sulforafano podría prevenir y retardar el cáncer, los investigadores creen que sus hallazgos ayudan a arrojar algo de luz.

Los autores concluyen:

“Estos descubrimientos ilustran que los lncRNAs pueden desempeñar papeles importantes en el desarrollo del cáncer y pueden ser objetivos útiles para la prevención, detección y tratamiento del cáncer”.

Comenta este articulo