Los investigadores pueden estar un paso más cerca de desarrollar nuevos fármacos que pueden detener el cáncer en su desarrollo, después de descubrir una proteína que es esencial para la propagación de la enfermedad. Lo que es más, la grasa dietética parece trabajar con esta proteína para exacerbar la propagación de las células cancerosas.

El investigador principal, profesor Salvador Aznar Benitah, del Instituto de Investigación de Barcelona (IRB) de España, y sus colegas, publicaron recientemente sus conclusiones en la revista Nature.

Este año, se estima que más de 1,6 millones de personas en los Estados Unidos serán diagnosticadas con cáncer.

Mientras que un número creciente de gente está sobreviviendo la enfermedad, se espera que casi 600.000 americanos mueran del cáncer en 2016.

Cuanto antes se diagnostica la enfermedad, mayor es la probabilidad de éxito del tratamiento. Una vez que el cáncer se ha diseminado a otras áreas del cuerpo – un proceso conocido como metástasis – puede ser mucho más difícil de controlar y tratar.

En las metástasis, las células cancerosas se separan del sitio primario, donde se forma el tumor, y migran a otras áreas del cuerpo a través del sistema sanguíneo o linfático, donde forman nuevos tumores.

Proteína CD36 como un marcador de células metastásicas

Mientras que la metástasis es conocida por ser una de las principales causas de muerte por cáncer, los mecanismos precisos detrás de ella permanecen poco claros, haciendo que el desarrollo de nuevos fármacos que pueden detener la enfermedad sea enormemente difícil.

En el nuevo estudio, sin embargo, el Prof. Benitah y el equipo revelan el descubrimiento de la proteína que juega un papel clave en la metástasis del cáncer, un hallazgo que podría poner las terapias anti-metastásicas a su alcance.

Para el estudio, los investigadores primero analizaron las células metastásicas y no metastásicas tomadas de los tumores de pacientes con diferentes tipos de cáncer, incluyendo cáncer oral, melanoma, cáncer de ovario, cáncer de vejiga, cáncer de pulmón y cáncer de mama.

En las células metastásicas, el equipo identificó la sobre-expresión de una proteína llamada CD36. Cuando esta proteína se añadió a las células de cáncer no metastásico, comenzaron a metastatizar, lo que confirma el papel de CD36 en la propagación del cáncer.

“Aunque todavía no hemos probado esto en todos los tipos de tumores, podemos afirmar que la CD36 es un marcador general de células metastásicas, el primero que conozco es generalmente específico de la metástasis”, dice el Prof. Benitah.

Dieta rica en grasa aumenta la metástasis del cáncer a través de CD36

A continuación, los investigadores se propusieron investigar cómo la grasa dietética podría contribuir a la propagación del cáncer. Alimentaron a los ratones una dieta alta en grasa, antes de inyectarles una forma de cáncer oral humano.

En comparación con los ratones alimentados con dieta normal, aquellos alimentados con una dieta alta en grasas mostraron mayor metástasis de cáncer y la formación de tumores más grandes.

Los investigadores entonces querían ver si la proteína CD36 podría desempeñar un papel en el aumento de metástasis de cáncer en respuesta a la grasa en la dieta.

Durante 2 días, los investigadores trataron tumores orales humanos con ácido palmítico – un ácido graso saturado presente en las grasas vegetales y animales. Luego se inyectaron los tumores tratados o no tratados en ratones con la proteína CD36, todos los cuales fueron alimentados con comida normal.

El equipo encontró que todos los ratones inyectados con tumores tratados con ácido palmítico desarrollaron metástasis de cáncer, en comparación con sólo la mitad de los ratones que fueron inyectados con tumores no tratados.

Según el Prof. Benitah, este hallazgo sugiere un “vínculo directo entre la ingesta de grasas y un aumento en el potencial metastásico a través de la CD36”.

“Se necesitan más estudios para desentrañar esta intrigante relación, sobre todo porque los países industrializados están registrando un aumento alarmante en el consumo de grasas saturadas y azúcar”, añade.

“La grasa es necesaria para la función del cuerpo, pero la ingesta incontrolada puede tener un efecto sobre la salud, como ya se ha demostrado para algunos tumores como el cáncer de colon, y en la metástasis, como demostramos aquí”.

Los anticuerpos bloqueadores de CD36 redujeron drásticamente las metástasis del cáncer

En la parte final del estudio, el Prof. Benitah y el equipo administraron anticuerpos CD36-bloqueantes a ratones con cáncer oral humano.

Los investigadores descubrieron que estos anticuerpos impedían completamente la propagación del cáncer.

Cuando los anticuerpos bloqueadores de la CD36 se administraron a ratones con cáncer oral humano que ya se habían propagado, los investigadores observaron una reducción del 80-90% en el número de tumores metastásicos, y su tamaño también se redujo. En el 20% de los ratones, los tumores metastásicos fueron erradicados completamente.

Los investigadores señalan que los ratones no experimentaron efectos secundarios con la terapia de bloqueo de la CD36.

En conjunto, los autores creen que sus hallazgos podrían allanar el camino para nuevos fármacos que podrían detener la propagación del cáncer.

“Esperamos que este estudio tenga un gran impacto en la comunidad científica y en nuevos avances en la investigación de metástasis, y esperamos poder validar el potencial del CD36 como un tratamiento anti-metástasis. Cosas como esta no suceden todos los días”, concluyó el Prof. Salvador Aznar Benitah.

El equipo está ahora en el proceso de crear nuevos anticuerpos basados en medicamentos para atacar y bloquear la proteína CD36, que esperan un día ayudar a tratar una amplia gama de cánceres.

Comenta este articulo