El efecto del alcohol sobre el feto en desarrollo es difícil de predecir, sin embargo las intervenciones anteriores pueden ayudar a minimizar el daño. Investigadores de Estados Unidos y Ucrania han unido fuerzas para diseñar un análisis de sangre que podría ayudar a resolver este problema.

Es ampliamente conocido que beber durante el embarazo conlleva un riesgo para la salud del niño.

A pesar de este conocimiento común, y porque alrededor del 50% de los embarazos americanos no son planificados, el consumo de alcohol durante el embarazo temprano todavía se produce.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (FASD) son una gama de discapacidades físicas y mentales que pueden afectar el desarrollo del niño y tener consecuencias duraderas.

Los síntomas del FASD varían de un individuo a otro, pero pueden incluir cambios físicos, como características faciales ligeramente diferentes y cabezas más pequeñas. Los niños también pueden pesar menos y ser más cortos en estatura que la media.

El FASD a menudo incluye dificultades cognitivas y problemas de conducta, por ejemplo, deterioro de la atención, memoria y desarrollo del habla.

En los Estados Unidos y Europa occidental, alrededor del 2-5% de los niños en edad escolar están afectados por el FASD y otras partes del mundo tienen cifras aún más altas.

Buscando los daños por el alcohol

Uno de los principales problemas que enfrentan los clínicos es que la magnitud del daño debido al alcohol es difícil de medir hasta más tarde en la vida del niño.

“Es un problema enorme, pero es posible que no nos demos cuenta de todo el alcance, porque los bebés nacidos con características físicas de aspecto normal pueden ser perdidos, haciendo muchos casos difíciles de diagnosticar temprano”, dice el autor co-senior Rajesh Miranda, de Texas A & M Colegio de Medicina.

Equipos de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de California-San Diego, el Colegio de Medicina de Texas A & M y el Programa de Prevención de Defectos de nacimiento de Omni-Net en Ucrania, combinaron recientemente sus esfuerzos para diseñar una solución. Sus hallazgos se publican en la revista en PLOS One.

El grupo de investigadores se propuso desarrollar una prueba que sería capaz de medir el grado de daño por alcohol en una etapa anterior.

Los investigadores examinaron los resultados del nacimiento por 68 mujeres embarazadas de las clínicas de atención prenatal en el oeste de Ucrania. Se tomaron muestras de sangre junto con información sobre el historial de salud de las mujeres y el consumo de alcohol en el segundo y tercer trimestre del embarazo.

La exposición al alcohol en el inicio del embarazo altera la circulación del microARN

Una vez analizados los datos, los investigadores encontraron diferencias significativas en ciertos marcadores en las muestras de sangre materna. La exposición al alcohol durante el embarazo temprano cambió la cantidad de moléculas de ARN pequeñas circulantes, llamadas microRNAs (miRNAs).

Estos cambios en miRNAs fueron particularmente marcados en las madres cuyos niños mostraron conductas neuro-comportamentales o físicas debido al alcohol en los primeros 12 meses de vida. El Prof. Miranda dice: “Colectivamente, nuestros datos indican que los miARN plasmáticos maternos pueden ayudar a predecir los resultados del lactante y pueden ser útiles para clasificar las sub-poblaciones FASD de difícil diagnóstico”.

Uno de los factores que hacen que el FASD sea tan difícil de predecir es que cantidades similares de exposición infantil al alcohol pueden resultar en resultados muy diferentes para el niño.

“Aunque en general es cierto que el consumo excesivo de alcohol durante el embarazo representa el mayor riesgo, no todas las mujeres que consumen cantidades considerables de alcohol durante el embarazo tendrán un hijo claramente afectado”, explicó el co-autor principal Prof. Christina Chambers.

Tener un biomarcador específico que se pueda medir en el segundo y tercer trimestre podría ayudar a determinar si el niño no nacido se beneficiaría de las intervenciones tempranas.

La intervención temprana puede prevenir daños mayores

El FASD no puede ser curado, pero en algunos casos, los niños pueden beneficiarse de intervenciones tempranas, donde la exposición al alcohol podría potencialmente ser reducida. Como dice el Dr. Wladimir Wertelecki, líder del equipo en Ucrania, “una buena nutrición, una mejor atención sanitaria perinatal, la reducción de los niveles de estrés y las intervenciones de atención infantil pueden mejorar el resultado de los embarazos afectados por el alcohol”.

Los resultados de la investigación actual son alentadores; El equipo continuará su investigación y verá una muestra más grande de mujeres. También planean ver si estos marcadores de etapa temprana son útiles predictores de problemas de desarrollo a más largo plazo en los niños.

El Prof. Miranda dice: “Si podemos restablecer las trayectorias del desarrollo antes en la vida, es mucho más fácil que tratar las discapacidades más adelante en la vida”. Identificar a las madres y los bebés que están en mayor riesgo permitirá a los proveedores de atención médica asegurarse de que reciben atención y apoyo extra.

Comenta este articulo