Muchas personas optan por edulcorantes bajos en calorías como una alternativa “saludable” al azúcar, pero un nuevo estudio sugiere que pueden no ser tan beneficiosos después de todo. Los investigadores han encontrado que el consumo de altas cantidades de edulcorantes bajos en calorías puede promover la formación de grasa, en particular para las personas que ya son obesas.

El investigador principal del estudio, el Dr. Sabyasachi Sen, de la Universidad George Washington en Washington, DC, y sus colegas, lograron sus conclusiones analizando los efectos de la sucralosa en las células madre derivadas del tejido graso humano, así como en las muestras de grasa abdominal.

Los investigadores presentaron recientemente sus hallazgos en ENDO 2017 – la 99a reunión anual de la Sociedad Endocrina, celebrada en Orlando, FL.

La sucralosa es un edulcorante artificial de cero calorías que es hasta 650 veces más dulce que el azúcar. Se utiliza como un sustituto del azúcar en una amplia variedad de productos, incluyendo refrescos dietéticos, endulzantes de mesa (como Splenda), mezclas para hornear, goma de mascar, cereales para el desayuno e incluso aderezos para ensaladas.

Dadas las implicaciones sanitarias ampliamente documentadas del consumo de azúcar, un número cada vez mayor de personas están recurriendo a productos que contienen sucralosa y otros edulcorantes artificiales, con la idea de que son mejores para la salud.

“Sin embargo, existe una creciente evidencia científica de que estos edulcorantes promueven la disfunción metabólica”, señala el Dr. Sen.

Para su estudio, los investigadores buscaron obtener una mejor comprensión de cómo los edulcorantes bajos en calorías afectan el metabolismo del cuerpo a nivel celular.

Sucralosa condujo a la acumulación de gotas de grasa en las células madre derivadas de grasa

En primer lugar, el Dr. Sen y el equipo aplicaron sucralosa a células madre derivadas de tejido graso humano.

Las células madre fueron expuestas al edulcorante artificial durante un total de 12 días a una dosis de 0,2 milimoles – una dosis comparable a la concentración sanguínea de las personas que beben alrededor de cuatro latas de refresco dietético diariamente.

Los investigadores encontraron que las células madre mostraron un aumento en la expresión de genes que son indicadores de la producción de grasa y la inflamación. Además, las células madre demostraron un aumento en la acumulación de gotitas de grasa, especialmente cuando se expusieron a una dosis mayor de sucralosa de 1 milimolar.

A continuación, los investigadores tomaron biopsias de grasa abdominal de ocho adultos, de los cuales cuatro eran obesos y cuatro tenían un peso saludable. Todos los adultos reportaron consumir edulcorantes bajos en calorías, principalmente sucralosa y aspartamo.

Las muestras de grasa abdominal se compararon con muestras tomadas de adultos que no consumían edulcorantes bajos en calorías.

El equipo encontró que los adultos que consumían edulcorantes bajos en calorías no sólo mostraron un aumento en el transporte de glucosa en las células, sino que también demostraron una sobreexpresión de genes asociados con la producción de grasa.

Además, los investigadores identificaron una sobreexpresión de los receptores de sabor dulce que fue hasta 2,5 veces mayor entre las muestras de grasa de los adultos que consumieron edulcorantes bajos en calorías. Tal sobreexpresión puede jugar un papel en el transporte de glucosa en las células. A partir de ahí, la glucosa se absorbe en el torrente sanguíneo.

Los efectos de los edulcorantes bajos en calorías fueron más fuertes entre los adultos que eran obesos, señala el equipo.

Los hallazgos son una preocupación para las personas con niveles preexistentes de glucosa alta en sangre

En conjunto, el Dr. Sen y sus colegas dicen que sus hallazgos indican que los edulcorantes bajos en calorías pueden desregular el metabolismo de una manera que estimula la formación de grasa.

El aumento en el transporte de glucosa en las células puede ser de particular preocupación para los adultos que tienen prediabetes o diabetes, los investigadores señalan, ya que estos individuos ya tienen mayores niveles de glucosa en la sangre.

Sin embargo, los investigadores advierten que se necesitan más estudios en muestras más grandes de personas antes de que se puedan hacer conclusiones concretas sobre los efectos de los edulcorantes bajos en calorías sobre el metabolismo.

“Sin embargo, a partir de nuestro estudio, creemos que los edulcorantes bajos en calorías promueven la formación adicional de grasa, permitiendo más glucosa a entrar en las células, y promueve la inflamación, que puede ser más perjudicial en los individuos obesos”, explicó el Dr. Sabyasachi Sen.

Comenta este articulo