Los científicos han descubierto cómo el VIH infecta a los macrófagos, un importante grupo de células inmunitarias, a pesar de que tienen una proteína que normalmente los protege contra tales invasiones.

En un estudio publicado en la Revista EMBO, el equipo – dirigido por miembros del University College London (UCL), en el Reino Unido – describe cómo los macrófagos temporalmente desactivan la proteína, y cómo el VIH aprovecha esta ventana de oportunidad.

Los investigadores también descubrieron que el tratamiento de los macrófagos con inhibidores HDAC cierra esta ventana.

Ellos sugieren que el descubrimiento resuelve otra pista en el rompecabezas de cómo curar a las personas infectadas con el VIH.

El VIH destruye importantes células del sistema inmunitario, dejando a la persona infectada más susceptible a la infección y la enfermedad.

Si no se trata, la infección por el VIH avanza hasta el estadio más avanzado: el SIDA. Esto puede tomar hasta 15 años, dependiendo de la persona.

Aunque todavía no hay una cura eficaz, con el tratamiento antirretroviral (ART) adecuado, el VIH puede ser controlado.

Hoy en día, una persona diagnosticada con VIH que comienza el tratamiento antirretroviral antes de que la enfermedad avance – y continúa haciéndolo correctamente – puede sobrevivir casi tanto como alguien que no esté infectado.

El VIH aprovecha una ventana de oportunidad para invadir

Los macrófagos son células inmunes que residen en todos los tejidos del cuerpo. Rápidamente asisten a sitios de infección o daño, y engullen patógenos y células destinadas a la destrucción – foto de portada -.

Debido a su capacidad para eliminar patógenos y enviar instrucciones a otras células inmunes, los macrófagos juegan un papel importante en la protección del cuerpo. Sin embargo, si este papel está comprometido, también es una ruta hacia la enfermedad.

Los virus causan enfermedades al ingresar en las células huésped, secuestran su maquinaria para hacer copias de sí mismos y luego las extienden a otras células.

En su estudio, los autores explican cómo los macrófagos se defienden contra la invasión del VIH mediante la creación de una proteína antiviral llamada SAMHD1. La proteína evita que el VIH se reproduzca en las células.

Otros virus son capaces de desactivar la SAMHD1, pero al parecer el VIH no puede hacerlo. Por lo tanto, debe haber una forma en que el VIH está evadiendo este mecanismo defensivo.

El equipo descubrió que hay momentos en que la proteína se desactiva naturalmente, aunque no está claro por qué.

Ravindra Gupta, profesora de la División de Infección e Inmunidad de la UCL, explica: “Sabíamos que la SAMHD1 se desconecta cuando las células se multiplican, pero los macrófagos no se multiplican, por lo que parece improbable que la SAMHD1 se apague en estas células”.

“Y sin embargo, “añade,” encontramos que hay una ventana de oportunidad cuando la SAMHD1 está desactivada como parte de un proceso que ocurre regularmente en los macrófagos”.

Inhibidores de HDAC cierran la ventana de oportunidad

Aunque no descubrieron la razón, el Prof. Gupta y sus colegas sugieren que tal vez los macrófagos desconecten la SAMHD1 cuando necesitan realizar la reparación del ADN.

Los investigadores también descubrieron que cuando trataban a los macrófagos con inhibidores HDAC, que son drogas que a veces se usan para tratar el cáncer, entonces podrían cerrar esta ventana de oportunidad y detener la invasión del VIH en las células.

Ellos probaron el efecto de los inhibidores HDAC tanto en los cultivos celulares de macrófagos como en los macrófagos que residen en el tejido cerebral de los ratones.

El equipo observa que los macrófagos pueden servir como un reservorio para el VIH que persiste incluso durante la terapia. Una vez infectados, los macrófagos siguen produciendo el VIH, por lo que “cortar” esa fuente del virus podría ser un paso crucial para proteger todo el sistema inmunológico.

“Nuestros hallazgos podrían ayudar a explicar por qué algunas personas sometidas a la terapia antirretroviral para el VIH siguen teniendo la replicación del VIH en el cerebro, ya que las células infectadas en el cerebro son típicamente macrófagos. Esto es una barrera para lograr el control del VIH en sólo una minoría de los pacientes. Puede ser más importante una barrera que se lleve a una cura”, concluyó el Prof. Ravindra Gupta.

Información rápida sobre el VIH:

  • En los Estados Unidos, más de 1,2 millones de personas tienen VIH
  • Aproximadamente 1 de cada 8 no sabe que están infectados
  • Los jóvenes son los que más probablemente no lo saben.

Comenta este articulo