Estudio revela mecanismo por el cual Zelboraf acelera el cáncer secundario de melanoma

0 27

Pacientes con melanoma metastásico, al tomar el medicamento recientemente aprobado vemurafenib (Zelboraf) respondieron bien a la píldora dos veces al día, pero algunos de ellos desarrollaron un cáncer diferente, secundaria de la piel. Ahora, investigadores del Centro Jonsson de la UCLA Integral del Cáncer, en colaboración con investigadores del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, Roche y Plexxikon, han dilucidado el mecanismo por el cual se destaca vemurafenib a la lucha contra el melanoma, pero también permite el desarrollo de carcinomas de la piel de células escamosas.

La misma acción por la cual las obras píldora, el bloqueo de la proteína BRAF mutado en las células del melanoma, desencadena una cascada celular en células de la piel si tienen otra mutación del cáncer de predisposición y, finalmente, acelera el cáncer de piel secundarias, dijo el Dr. Antoni Ribas, co-autor principal del artículo y profesor de hematología / oncología.

Alrededor del 50 por ciento de los pacientes que contraen melanoma tienen la mutación BRAF, y puede ser tratada con vemurafenib, dijo Ribas. De ellos, una cuarta parte de los pacientes desarrollan la piel carcinomas de células escamosas. Los carcinomas espinocelulares eran extirpar quirúrgicamente, y que no era interrumpido vemurafenib Este efecto secundario.

“Nos preguntamos por qué era que estábamos tratando y obtener el melanoma para reducir el tamaño, pero otro cáncer de piel en desarrollo”, dijo Ribas, que estudia el melanoma en el Centro del Cáncer Jonsson. “Nos fijamos en lo que era probable que hacerlas crecer y se descubrió que la droga estaba haciendo pre-existente células con una mutación RAS se convierten en cáncer de piel de células escamosas”.

El estudio de 18 meses aparece en el 19 de enero 2012 edición de la New England Journal of Medicine.

El equipo de investigación realizó un análisis combinado moleculares para identificar las mutaciones oncogénicas en las lesiones de células escamosas de los pacientes tratados con el inhibidor de BRAF. Entre las 21 muestras de tumores estudiados, 13 tenían mutaciones RAS. En un conjunto diferente de 14 muestras, ocho tenían mutaciones RAS, dijo Ribas.

“Nuestros datos indican que las mutaciones RAS están presentes en alrededor del 60 por ciento de los casos en pacientes que desarrollen cánceres de piel de células escamosas, mientras que tratados con vemurafenib”, dijo Ribas. “Esta mutación RAS es probablemente causado por daños en la piel antes de exponerse al sol, y lo que hace es vemurafenib acelerar la aparición de estos cánceres de células escamosas de la piel, en lugar de ser la causa de la mutación que se inicia este tipo de cáncer.”

Grupo de Ribas descubrió que el bloqueo de la BRAF no mutado en las células RAS mutado con los llevó a enviar señales alrededor de BRAF que induce el crecimiento de los cánceres de células escamosas.

El descubrimiento de los mecanismos celulares de cáncer escamoso ha llevado a las estrategias para inhibir la mutación BRAF con vemurafenib y bloquear la cascada celular con otro fármaco, un inhibidor de MEK, antes de iniciar el cáncer de piel secundarias, dijo el co-autor principal, el profesor Richard Marais del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, que desarrolló el modelo animal para el estudio.

“Al comprender el mecanismo por el cual estos tipos de cáncer de células escamosas desarrollar, hemos sido capaces de idear una estrategia para prevenir los tumores segundos sin bloquear los efectos beneficiosos de los fármacos BRAF”, dijo el Marais. “Esto puede permitir que muchos más pacientes se beneficien de estas drogas importantes.”

Ribas dijo que esta es una de las pocas veces que los oncólogos entienden molecularmente por un efecto secundario al tratamiento del cáncer que está sucediendo.

“El efecto secundario en este caso se debe a cómo funciona el medicamento en un entorno celular diferente”, dijo. “En un caso se inhibe el crecimiento del cáncer, y en otro que hace que las células malignas crecen más rápido.”

Los estudios que actualmente están en marcha pruebas de BRAF y MEK inhibidores en combinación en pacientes con melanoma metastásico, dijo Ribas.

“Nuestros datos proporcionan un mecanismo molecular de la toxicidad clínica de un inhibidor de oncogenes específicos que aparentemente contradice los efectos deseados”, señala el estudio.

Busquedas relacionadas: