La diabetes tipo 2 es un grave problema de salud en los Estados Unidos y en todo el mundo. Una nueva investigación muestra que un alto consumo de leguminosas reduce significativamente el riesgo de desarrollar la enfermedad.

La familia de leguminosas se compone de plantas como alfalfa, trébol, guisantes, cacahuetes, soja, garbanzos, lentejas, habas y varios tipos de judias.

Como grupo de alimentos, se cree que son particularmente nutritivos y saludables. Una de las razones de esto es que contienen un alto nivel de vitaminas B, que ayudan al cuerpo a producir energía y regular su metabolismo.

Además, las leguminosas son ricas en fibra y contienen minerales como calcio, magnesio y potasio. También comprenden una variedad de fitoquímicos – compuestos bioactivos que mejoran aún más el metabolismo del cuerpo y se han sugerido para proteger contra las enfermedades del corazón y la diabetes.

Por último, las legumbres también se consideran un “alimento de bajo índice glucémico”, lo que significa que los niveles de azúcar en la sangre aumentan muy lentamente después de que se consumen.

Para concienciar a la gente de los muchos beneficios para la salud de las leguminosas, el año 2016 ha sido declarado Año Internacional de las Legumbres por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Las legumbres son un subgrupo de las leguminosas.

Debido a sus diversos beneficios para la salud, se ha sugerido que las leguminosas protegen contra la aparición de la diabetes tipo 2, una enfermedad grave que afecta a alrededor de 29 millones de personas en los Estados Unidos y más de 400 millones de adultos en todo el mundo. Sin embargo, se ha realizado poca investigación para probar esta hipótesis.

Por ello, investigadores de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, junto a otros investigadores del estudio Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED), se propusieron investigar la asociación entre el consumo de leguminosas y el riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2 en personas con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

El estudio también analiza los efectos de la sustitución de alimentos ricos en proteínas y carbohidratos con leguminosas, y los hallazgos se publicaron en la revista Clinical Nutrition.

Alto consumo de lentejas disminuye riesgo de diabetes tipo 2 en 33%

El equipo investigó a 3.349 participantes en el estudio PREDIMED que no tenían diabetes tipo 2 al comienzo del estudio. Los investigadores recopilaron información sobre sus dietas al inicio del estudio y cada año durante el período medio de seguimiento de 4,3 años.

Los individuos con un menor consumo acumulativo de leguminosas tenían aproximadamente 1,5 porciones semanales de 60 gramos de leguminosas crudas, o 12,73 gramos por día. Un mayor consumo de leguminosas se definió como 28.75 gramos diarios de leguminosas, o el equivalente de 3,35 porciones por semana.

Usando los modelos de regresión de Cox, los investigadores analizaron la asociación entre la incidencia de la diabetes tipo 2 y el consumo promedio de leguminosas como lentejas, garbanzos, frijoles secos y guisantes frescos.

En general, durante el período de seguimiento, el equipo identificó 266 nuevos casos de diabetes tipo 2.

El estudio reveló que aquellos con una mayor ingesta de leguminosas tenían un 35% menos de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que sus homólogos que consumieron una menor cantidad de leguminosas. De todas las leguminosas estudiadas, las lentejas tuvieron la asociación más fuerte con un bajo riesgo de diabetes tipo 2.

De hecho, las personas con un alto consumo de lentejas (definidas como casi una porción semanal) tenían 33% menos de probabilidades de desarrollar diabetes en comparación con sus contrapartes de bajo consumo, es decir, los participantes que tenían menos de la mitad de una porción por semana.

Además, los investigadores encontraron que la sustitución de la mitad de una porción diaria de alimentos ricos en proteínas y carbohidratos -incluyendo pan, huevos, arroz o patatas- con una porción equivalente de leguminosas también se correlaciona con un menor riesgo de diabetes.

Los autores concluyen que:

“Un consumo frecuente de legumbres, especialmente de lentejas, en el contexto de una dieta mediterránea, puede proporcionar beneficios en la prevención de la diabetes tipo 2 en adultos mayores con alto riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

Comenta este articulo