Picazón en los ojos, secreción nasal y estornudos. La temporada de alergias está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, según un nuevo estudio, los síntomas de la fiebre del heno podrían reducirse con un probiótico simple.

Los investigadores descubrieron que un probiótico compuesto por lactobacilos y bifidobacterias ayudó a aliviar los síntomas de la fiebre del heno y mejorar la calidad de vida durante la temporada de alergias.

La primera autora del estudio, Jennifer Dennis, del Departamento de Ciencia de Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad de Florida, y sus colegas, informaron recientemente sus hallazgos en el American Journal of Clinical Nutrition.

La fiebre del heno, también llamada rinitis alérgica, se estima que afecta a alrededor de 40-60 millones de personas en los Estados Unidos. Ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona excesivamente a los alergenos aéreos.

La rinitis alérgica estacional ocurre generalmente en primavera, verano y principios de otoño, y es más comúnmente desencadenada por las hierbas, árboles y polen de malezas, así como esporas de moho. Los síntomas incluyen secreción nasal, estornudos, picazón en los ojos, boca o piel, congestión nasal y fatiga.

Los antihistamínicos y descongestionantes pueden ayudar a aliviar los síntomas de la fiebre del heno. Sin embargo, como con todos los medicamentos, pueden causar efectos secundarios. Estos incluyen somnolencia, mareos, visión borrosa, náuseas y vómitos.

Sin embargo, según los resultados del nuevo estudio, puede haber un tratamiento alternativo para las personas con alergias estacionales: los probióticos.

Combinación probiótica mejora síntomas alérgicos y calidad de vida

Estudios previos han investigado la eficacia de los probióticos contra las alergias estacionales, pero los resultados han variado significativamente dependiendo de las cepas bacterianas utilizadas.

Según Dennis y su equipo, estudios anteriores han demostrado que las bacterias “amigables”, Lactobacilli y Bifidobacteria, pueden ayudar a mantener un intestino y un sistema inmune saludables.

Con esto en mente, los investigadores decidieron determinar cómo un probiótico que contiene una combinación de Lactobacillus gasseri, Bifidobacterium bifidum y Bifidobacterium longum afecta los síntomas de alergia estacional y la calidad de vida.

El equipo reclutó a 173 adultos sanos, todos los cuales reportaron tener alergias estacionales de leve a moderada. A continuación, los sujetos fueron asignados aleatoriamente a uno de los dos grupos. A un grupo se le administró la combinación probiótica en forma de cápsula, que se tomó dos veces al día, mientras que el otro grupo recibió un placebo.

Los participantes no estaban usando ningún otro medicamento para alergias durante el período de estudio de 8 semanas, y el estudio tuvo lugar en el pico de la temporada de alergias de primavera.

En comparación con los participantes que tomaron el placebo, los que tomaron la combinación de probióticos informaron una reducción de los síntomas de alergia y mejoras en la calidad de vida, según lo determinado por las encuestas telefónicas semanales.

“No todos los probióticos funcionan para las alergias, pero este sí”, dice Dennis.

Los sujetos con alergias estacionales leves reportaron los mayores beneficios de la combinación de probióticos, informa el equipo.

Combinación de probióticos podría aumentar niveles de células T reguladoras

Si bien se necesitan estudios adicionales para determinar con precisión cómo la combinación probiótica puede aliviar los síntomas de las alergias estacionales, el equipo baraja la hipótesis de que podría ser hasta un aumento sobre las células T reguladoras, lo que podría aumentar la tolerancia a tales síntomas.

En conclusión de sus hallazgos, los investigadores afirman que:

“Nuestro estudio demuestra un beneficio potencial para adultos sanos con alergias estacionales autoidentificadas cuando el probiótico se administra comenzando en el nivel más alto de síntomas alérgicos.

La investigación futura debería enfocarse en el mecanismo molecular por el cual los probióticos modulan la función inmune. Si se elucida, esta información puede conducir a una comprensión más completa del papel de los microorganismos comensales en el desarrollo y mantenimiento del equilibrio inmunológico”.

Comenta este articulo