Un nuevo estudio arroja luz sobre por qué las personas que asisten a retiros espirituales informan mayor bienestar psicológico, después de encontrar que tales retiros pueden aumentar los niveles de “sentirse bien” en las hormonas en el cerebro.

Los investigadores de la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia, PA, encontraron que las personas que asistieron a un retiro espiritual durante 7 días experimentaron cambios en los sistemas de dopamina y serotonina del cerebro, lo que aumenta la disponibilidad de estos neurotransmisores.

La dopamina ayuda a regular el movimiento y las respuestas emocionales, mientras que la serotonina ayuda a controlar la emoción y el estado de ánimo.

El Dr. Andrew Newberg, director de investigación del Instituto Marcus de Salud Integrativa de la Universidad Thomas Jefferson, dijo que su estudio proporciona información sobre el impacto emocional de las prácticas espirituales.

“Dado que la serotonina y la dopamina son parte de la recompensa y de los sistemas emocionales del cerebro, nos ayuda a entender por qué estas prácticas resultan en poderosas y positivas experiencias emocionales”, dice el Dr. Newberg.

Los retiros espirituales pueden definirse como un lugar para que las personas de diversas creencias espirituales participen en prácticas destinadas a reforzar su fe y mejorar su salud y bienestar.

Según los investigadores, un número cada vez mayor de personas está visitando estos retiros, y los estudios han demostrado que estos individuos suelen reportar una reducción en la ansiedad, el estrés y otros beneficios psicológicos.

“Sin embargo,” nota el Dr. Newberg y sus colegas, “ningún estudio ha explorado los efectos neurofisiológicos de estos programas de retiro”. El equipo se propuso abordar esta brecha en la investigación.

Reducciones en serotonina, unión a transportador de dopamina

Para su estudio, los investigadores han inscrito 14 adultos cristianos de 24-76 años. Los sujetos tenían que visitar un retiro ignaciano durante 7 días. Aquí, los participantes participaron en ejercicios espirituales creados por San Ignacio de Loyola, que fundó los jesuitas.

Cada día, los participantes asistían a una misa por la mañana. Durante el resto del día, los sujetos se dedicaron a la contemplación silenciosa, la oración y la reflexión. También se reunieron con un director espiritual, que proporcionó orientación espiritual e información sobre los objetivos del retiro.

Antes y después de visitar el retiro, los participantes se sometieron a la tomografía computarizada de emisión de fotones individuales de DaTscan (SPECT), lo que permitió a los investigadores evaluar su actividad cerebral.

Los sujetos también completaron una serie de cuestionarios que evaluaron su bienestar físico y psicológico.

Después del retiro de 7 días, los participantes demostraron una reducción del 5% al 8% en el enlace del transportador de dopamina, así como una reducción del 6,5% en el enlace del transportador de serotonina. Los investigadores dicen que estas disminuciones pueden conducir a una mayor disponibilidad de dopamina y serotonina en el cerebro, que puede tener efectos psicológicos positivos.

Los participantes también reportaron un aumento en la auto-trascendencia tras el retiro de 7 días, que según el equipo se correlaciona con reducciones en la unión a la dopamina. Los sujetos también reportaron mejoras en la salud física, tensión y fatiga.

“Nuestro estudio mostró cambios significativos en los transportadores de dopamina y serotonina después del retiro de 7 días, lo que podría ayudar a los participantes principales para las experiencias espirituales que informaron”, explicó el Dr. Andrew Newberg.

En futuros estudios, los investigadores desean señalar las prácticas específicas en los retiros espirituales que son responsables de los cambios en la serotonina y dopamina como transportador vinculante. También les gustaría determinar si los resultados varían dependiendo del tipo de retiro.

tension nerviosa fatiga muscular

Comenta este articulo