No todo sobre las grasas corporales generan malas noticias – de hecho, la grasa llamada marrón y beige cumplen importantes funciones metabólicas, en la producción de energía y ayudar al cuerpo a adaptarse a las bajas temperaturas. Una nueva investigación encuentra que los niveles altos de una cierta proteína pueden aumentar obesidad suprimiendo la acción productora de energía de la grasa marrón y beige.

Nuestros cuerpos almacenan energía en forma de grasa. La grasa, o tejido adiposo, que ayuda a regular el metabolismo del cuerpo – se divide típicamente en dos tipos principales: blanca y marrón. Además, un tercer tipo de grasa puede desarrollarse a partir de grasa blanca, como “beige” cuyas células pueden formarse allí cuando se activa por ciertos estímulos.

La grasa blanca y marrón tiene diferentes funciones. La grasa blanca principalmente almacena la energía en forma de triglicéridos – un tipo de grasa comúnmente encontrada en la sangre, que puede desencadenar condiciones tales como enfermedades del corazón y la diabetes si anormalmente alta. La grasa marrón, por otro lado, se especializa en gastar esa energía mediante la creación de calor durante la exposición a las bajas temperaturas, en un proceso conocido como termogénesis.

También hay diferencias estructurales entre estos tipos de grasa. La grasa marrón y beige tiene más mitocondrias, que también se conocen como las “potencias” de la célula, porque convierten la comida en energía. La grasa blanca, por otro lado, tiene menos mitocondrias y vasos sanguíneos.

La grasa marrón y beige se considera “más saludable” que la grasa blanca. Una investigación anterior ha sugerido que la grasa marrón y beige reduce enfermedades metabólicas y la obesidad en ratones, y los estudios en seres humanos han revelado una conexión entre la delgadez y estos tipos de grasa.

Una nueva investigación -publicada en la revista Diabetes- muestra que los niveles altos de una determinada proteína disminuyen los efectos positivos y energéticos de la grasa marrón y beige.

El autor correspondiente del estudio es el Dr. Satya Ande, biólogo molecular en el Georgia Cancer Center y el Colegio Médico de Georgia en la Universidad de Augusta.

Cómo la proteína Id1 puede aumentar el riesgo de obesidad y diabetes

La proteína se llama Id1, y la investigación anterior la había conectado con el cáncer de próstata.

En su estudio, Ande y sus colegas modificaron genéticamente los ratones para producir niveles excesivos de Id1 en sus células de grasa.

A continuación, alimentaron a estos ratones una dieta rica en grasas, así como una dieta regular. También alimentaron a un grupo control de ratones normales las mismas dietas.

Los ratones que sobreprodujeron Id1 ganaron significativamente más peso que los ratones de control. También ganaron más peso que sus contrapartes normales mientras estaban en una dieta regular.

El estudio reveló que los altos niveles de Id1 se unen al tejido adiposo marrón, suprimiendo su acción de quemar grasa.

Específicamente, en cantidades altas, la Id1 inhibe la actividad del factor de transcripción clave, PGC1 alfa. Este factor de transcripción regula la termogénesis mediante el control de la única proteína Ucp1, que, a su vez, hace con que las células de grasa marrón quemen la energía para producir calor de manera más eficiente.

Además, los investigadores encontraron que la Id1 inhibe otro factor de transcripción, Ebf2, que generalmente ayuda a la grasa blanca a convertirse en beige. Ande y el equipo también demostraron que la eliminación de la Id1 aumenta la expresión del gen beige y Ucp1 en la respuesta de la grasa blanca a la exposición al frío.

Además, la eliminación de la proteína Id1 no parece sugerir que sea necesaria para el funcionamiento normal – al menos no en los ratones.

Según los investigadores, los resultados sugieren que la proteína Id1 es un factor de riesgo para la obesidad y la diabetes, y podría ser un objetivo para revertir estas dos condiciones.

“Si podemos apuntar a la Id1, podremos prevenir o, en última instancia reducir el riesgo de obesidad y enfermedades relacionadas”, explicó el Dr. Satya Ande.

Para la mayoría de nosotros, es cada vez más difícil producir grasa marrón a medida que envejecemos, lo que explica por qué tendemos a ganar peso con más facilidad. La orientación Id1 a nivel molecular, sin embargo, puede ayudar a aumentar la grasa marrón, agrega Ande.

Comenta este articulo