Está bien establecido que una dieta pobre puede aumentar el riesgo de muerte cardiovascular. Sin embargo, una nueva investigación arroja luz sobre los principales factores de riesgo dietético para la muerte por Enfermedad Cardiovascular (ECV), así como cuántas muertes cardiovasculares estos factores de riesgo se equivalen.

Enfermedades cardiovasculares (ECV) es un término general para las condiciones que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Estos incluyen el ataque al corazón, las enfermedades del corazón, la insuficiencia cardiaca y el accidente cerebrovascular.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ECV es la principal causa de muerte en todo el mundo. En 2012, las enfermedades cardiovasculares fueron la causa de alrededor de 17,5 millones de muertes mundiales, lo que representa alrededor del 31% de todas las muertes de ese año.

¿Cómo contribuye la dieta a la carga de la muerte por ECV en los Estados Unidos?

El doctor Ashkan Afshin, del Instituto de Medición de la Salud y Evaluación de la Universidad de Washington, y sus colegas, buscaron responder a esta pregunta con su nuevo estudio.

Recientemente se presentaron los resultados en las Sesiones Científicas de Epidemiología y Prevención / Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica 2017 de la American Heart Association, celebradas en Portland, OR.

Casi la mitad de las muertes por ECV podrían prevenirse con una dieta saludable

Los investigadores utilizaron datos de una variedad de fuentes mundiales para alcanzar sus conclusiones, incluyendo datos de los años 1990-2012 de la Encuesta Nacional de Exámenes de Salud y Nutrición y datos de disponibilidad de alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

El equipo examinó entonces el número de muertes por ECV ocurridas en los Estados Unidos en 2015 y utilizó un enfoque sistemático para cuantificar cómo ciertos factores dietéticos contribuyeron a estas muertes.

Los investigadores calcularon que, tanto la falta de alimentos saludables como el alto consumo de alimentos no saludables, contribuyeron a más de 415.000 muertes por ECV en los Estados Unidos en 2015. De estas muertes, más de 222.000 ocurrieron en hombres y más de 193.000 en mujeres.

El equipo encontró que la baja ingesta de frutos secos y semillas y una baja ingesta de vegetales fueron los dos principales factores de riesgo en la dieta para la muerte por ECV, representando el 11,6% y el 11,5% de las muertes, respectivamente (hombres y mujeres).

Un bajo consumo de granos enteros representó el 10,4% de las muertes por ECV, mientras que el exceso de ingesta de sal fue responsable de alrededor del 9% de las muertes por ECV.

Afshin y sus colegas dicen que sus hallazgos muestran que la adopción de una dieta saludable podría ayudar a salvar decenas de miles de vidas cada año.

“El consumo bajo de alimentos saludables como nueces, verduras, granos enteros y frutas, combinado con una mayor ingesta de componentes dietéticos poco saludables, como la sal y las grasas trans, es un factor importante en las muertes por enfermedades cardiovasculares en los Estados Unidos.

Nuestros resultados muestran que casi la mitad de las muertes por enfermedades cardiovasculares en los Estados Unidos pueden prevenirse mejorando simplemente la dieta”, explicó el Dr. Ashkan Afshin.

Comenta este articulo