Por una buena razón, hay un gran interés en la transmisión de enfermedades de los animales a los seres humanos. Recientemente, sin embargo, los investigadores médicos han comenzado a hacer la pregunta contraria: ¿podemos enfermar a los animales?

La gripe porcina y la gripe aviar son dos de los ejemplos más recientes y sorprendentes de animales que pasan enfermedades a los seres humanos.

Otros problemas médicos desagradables de animal a humano incluyen la tiña, el gusano, y la anquilostomiasis, así como la fiebre del castor, la toxoplasmosis y la rabia.

Aunque estas transmisiones de animal a humano están relativamente bien descritas, el tráfico patógeno en la dirección opuesta es mucho menos bien comprendido.

En este post investigaremos si los patógenos pueden viajar de humanos a animales en un proceso conocido como zoonosis inversa o antroponosis.

Una revisión de la literatura actual sobre este tema, publicada en PLOS One en 2014, se identificó una gran cantidad de ejemplos. Encontraron casos de bacterias, virus, parásitos y hongos que saltaban de huéspedes humanos a animales, que ocurrieron en 56 países de todos los continentes, con excepción de la Antártida.

La importancia de las zoonosis inversa

La zoonosis inversa no es sólo un concepto interesante. Es una cuestión mundial importante. Los animales criados para la alimentación son transportados a lo largo y ancho, interactuando con especies silvestres que nunca se han encontrado naturalmente. Con un rápido crecimiento en la producción animal y un aumento en el movimiento de animales y personas, un patógeno humano dentro de un animal podría mover miles de millas en sólo 24 horas.

Por ejemplo, durante la pandemia de influenza H1N1 de 2009, el virus fue capaz de recorrer la amplitud del planeta y de cerdos a humanos en cuestión de meses.

Además del creciente comercio de animales, tenemos una industria de mascotas cada vez mayor. Un estimado 68% de la gente en los Estados Unidos poseía una mascota en 2015 y 2016, encima de 56% en 1988. Los seres humanos, los animales, y la enfermedad están entrelazados más que nunca.

Entender cómo funcionan las enfermedades en todos los escenarios es esencial para el éxito futuro de la cadena alimentaria humana y nuestra supervivencia como especie.

Aunque las pautas, los protocolos y la legislación intentan mantenerse al tanto del movimiento creciente de animales a través del planeta, el tamaño del problema es inmenso. Por encima y más allá de las granjas y mercados legales, zoológicos y acuarios, también hay un comercio ilegal de carne que tiene el potencial de afectar la situación significativamente. Por ejemplo, algunos estiman que 5 toneladas de carne de animales silvestres ilegales se desplazan a través del aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle de París cada semana en equipaje personal.

Investigaciones tempranas sobre patógenos de humanos a animales

El hecho de que las enfermedades puedan pasar de los humanos a los animales no es tal vez una sorpresa. Se estima que un 61,6% de los patógenos humanos son considerados como patógenos de múltiples especies y son capaces de infectar una variedad de animales. Además, más del 77% de los patógenos que infectan al ganado son patógenos de múltiples especies.

Aunque la investigación de estas interacciones no es un nuevo esfuerzo, el interés en el campo ha crecido y se ha desarrollado en los últimos años. Uno de los primeros estudios, que demostraron la zoonosis inversa, se llevó a cabo en 1988 y examinó los dermatofitos – hongos que causan infecciones superficiales de la piel, las uñas y el cabello – incluyendo Microsporum y Trichophyton. Los autores encontraron que estos hongos podían ser transmitidos de animal a animal, de humano a humano, de animal a humano y de humano a animal.

A mediados de la década de 1990, el foco se trasladó de las zoonosis inversas de hongos a bacterias, como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA) y Mycobacterium tuberculosis.

A finales de los años noventa, el interés por los virus aumentó, alcanzando un máximo durante la pandemia de gripe porcina H1N1 2009. A partir del año 2000, comenzaron a estudiarse las posibilidades de que ciertos parásitos pasaran del humano a animal, como Giardia duodenalis (el parásito responsable de la giardiasis) y Cryptosporidium parvum (un parásito microscópico que causa la enfermedad de la diarrea cryptosporidiosis).

A continuación, esbozamos una selección de patógenos que se han observado saltando la brecha entre humanos y animales.

MRSA transferido de los seres humanos a sus mascotas

MRSA se llama a veces “superbacteria” debido a su resistencia a los antibióticos. Las infecciones causadas por MRSA son notoriamente difíciles de tratar y tienen el potencial de ser fatales.

Aunque los casos de MRSA en los Estados Unidos parecen estar disminuyendo, sigue siendo un problema de salud pública importante.

Un estudio, publicado en la revista Veterinary Microbiology en 2006, examinó el MRSA en animales domésticos y su transmisión entre humanos y animales. Concluyeron que:

“La transmisión de MRSA entre seres humanos y animales, en ambos sentidos, se sospechó, que el MRSA parece ser un patógeno emergente veterinario y zoonótico”.

El documento menciona un caso específico en el que una pareja se infectó repetidamente con MRSA. Las reinfecciones sólo se detuvieron una vez que su perro fue identificado como la fuente y posteriormente tratado. Se presume que el perro fue inicialmente infectado por la pareja y luego pasó la infección de nuevo a ellos cada vez que habían sido tratados con éxito.

Con las dificultades inherentes de tratar el MRSA, es una preocupación genuina si los animales – y particularmente las mascotas – son capaces de contraer y transmitir el patógeno. Los autores escriben: “El surgimiento de MRSA en las mascotas domésticas es motivo de preocupación en términos de salud animal, y quizás lo más importante, el potencial de que los animales actúen como fuentes de infección o colonización de los contactos humanos”.

Tuberculosis en un Yorkshire terrier

Un artículo publicado en 2004 describe el caso de un Yorkshire terrier de 3 años que llegó a la Universidad de Tennessee College of Veterinary Medicine con anorexia, vómitos y tos persistente.

Después de ejecutar una avalancha de pruebas – incluyendo, lamentablemente, una posible autopsia – los autores concluyeron que había contraído la tuberculosis (TB) (Mycobacterium tuberculosis). El dueño del perro había estado recibiendo tratamiento para la tuberculosis durante 6 meses. Esta fue la primera transmisión documentada de TB de humano a canino.

Los gatos también son susceptibles a la tuberculosis, pero más comúnmente captan la tuberculosis bovina (M. bovis) o, más raramente, una versión de la enfermedad transportada por las aves (M. avium).

Los perros no son los únicos animales que pueden ser afectados por la TB transmitida por el hombre. Ha habido una serie de casos documentados de que elefantes contraen la tuberculosis de seres humanos, incluyendo tres de una granja de animales exóticos en Illinois.

Gatos que atrapan la gripe de los seres humanos

En 2009, el primer caso registrado de transmisión mortal de humano a gato del virus de la gripe H1N1 ocurrió en Oregon. El dueño del gato tenía un caso grave de influenza y tuvo que ser llevado al hospital. Su gato – un gato de interior sin exposición a otras personas o animales – más tarde murió de neumonía causada por una infección H1N1. Los detalles del caso fueron publicados en la revista Veterinary Pathology.

En 2011 y 2012, los investigadores identificaron a más de 13 gatos y un perro con una infección pandémica por H1N1 que parecía haber provenido del contacto humano. Curiosamente, los síntomas de los animales fueron similares a los experimentados por los portadores humanos: enfermedades respiratorias de rápido desarrollo, falta de apetito y, en algunos casos, muerte.

Enfermedades respiratorias mortales en chimpancés

De todos los animales, los gorilas y los chimpancés son quizás los más susceptibles a las enfermedades humanas, gracias a su composición genética y fisiológica similar. Se sabe que son vulnerables a una serie de enfermedades humanas, como el sarampión, la neumonía, la gripe, una serie de virus, bacterias y parásitos.

Debido a la caza furtiva, la pérdida de hábitat, los parques de vida silvestre, los parques zoológicos y la caza de animales silvestres, los seres humanos con mayor frecuencia se encuentran muy cerca de los primates. Debido a esto, la transmisión de enfermedades entre especies se está convirtiendo en una preocupación urgente.

En 2003, 2005 y 2006, los brotes de la enfermedad respiratoria fatal golpearon a chimpancés salvajes en el parque nacional de las montañas de Mahale en Tanzania. Aunque se consideraron el sarampión y la influenza, no se pudo encontrar ninguna evidencia que los apoyara como causa.

Los investigadores analizaron muestras de heces de individuos afectados y no afectados, e identificaron que un metapneumovirus humano – un virus que causa una infección respiratoria superior – era culpable.

Esta disminución de la población de chimpancés estaba siendo diezmada por un resfriado transferido a ellos por los seres humanos.

Del mismo modo, en 2009, un brote de infección por metapneumovirus humano en Chicago, IL, se propagó desde cuidadores de zoologico infectados a un grupo de chimpancés cautivos. Todos los siete enfermaron y uno murió como resultado.

Perros pintados africanos

Los perros pintados africanos son una especie en peligro de extinción del perro salvaje. Como parte del esfuerzo de conservación, un estudio publicado en 2010 investigó los parásitos presentes en las heces de la especie.

La infección por Giardia duodenalis, un parásito que vive en el intestino delgado, se encontró en el 26% de los animales salvajes y el 62% de los animales cautivos.

Aunque común en gatos domésticos y perros, G. duodenalis no es un parásito encontrado naturalmente en perros pintados africanos. Además, las cepas de parásitos que se encuentran en las heces de los perros eran de un subtipo comúnmente asociado con los seres humanos, en lugar de los subtipos habitualmente vistos en los perros mascota.

Las síntomas de la enfermedad pueden incluir diarrea, náuseas, malestar abdominal y disminución del apetito.

Los autores concluyeron que los parásitos habían entrado en la población a partir de las interacciones hombre-perro y, a partir de entonces, pasaron de perro a perro, convirtiéndose en una nueva amenaza potencial para su ya incierto futuro.

Aunque la investigación sobre zoonosis inversa es relativamente escasa, es un campo de estudio importante y urgente. Si los patógenos humanos son capaces de infectar otras especies, y estas especies son capaces de interactuar con los seres humanos y viajar grandes distancias, es una pandemia esperando en las alas.

Ya sabemos que el virus de la gripe puede mutar rápidamente, y al vivir en diferentes especies, tiene la oportunidad de cambiar y mutar de una manera que no podría hacerlo en los seres humanos. A medida que estos patógenos cambian, pueden llegar a ser menos peligrosos para los seres humanos. En el otro lado de la moneda, sin embargo, algunos podrían llegar a ser cada vez más mortales.

Comenta este articulo