¿Han encontrado los científicos una vacuna contra el cáncer?

124

Investigadores de la Universidad de Stanford usaron células madre para crear una vacuna que ha demostrado ser efectiva contra el cáncer de mama, pulmón y piel en ratones.

Los investigadores afirman que los seres humanos podrían beneficiarse pronto de una vacuna contra el cáncer.
Para producir la vacuna, los científicos recurrieron a las células madre pluripotentes inducidas (iPSCs), o células madre que se generan a partir de células adultas.

Hace más de una década, los científicos japoneses mostraron por primera vez que las células adultas pueden reprogramarse genéticamente para comportarse de la misma manera que las células madre pluripotentes.

Estas células pueden adoptar cualquier forma o función, “especializándose” en cualquier tipo de célula que el cuerpo necesite.

Las células madre embrionarias son probablemente el tipo más conocido de células madre pluripotentes. Como escriben Wu y sus colegas, hace aproximadamente un siglo, los científicos descubrieron que inmunizar a los animales con tejido embrionario los hacía rechazar los tumores.

Con el tiempo, esto llevó a los científicos a creer que las células madre embrionarias podrían usarse como una especie de vacuna contra los tumores cancerosos. Sin embargo, el desafío principal de las vacunas contra el cáncer es la cantidad limitada de antígenos, o agentes extraños que provocan una respuesta inmune, a los que el sistema inmunitario puede estar expuesto de inmediato.

Pero, como escriben Wu y sus colegas, el uso de iPSCs generados a partir del propio material genético del paciente tiene, en teoría, una gama de ventajas inmunogénicas. Presentan células T inmunes con un “panel más preciso y representativo de [un] inmunógeno tumoral del paciente”.

Entonces, los investigadores, dirigidos por Joseph C. Wu, del Instituto de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa de la Universidad de Stanford en California, se propusieron probar esta hipótesis en ratones y publicaron sus resultados en la revista Cell Stem Cell.

Sistema inmunitario ‘preparado’ para rechazar tumores

Wu y sus colegas usaron las propias células de los ratones para crear los iPSCs, con los que luego vacunaron a los roedores. La vacuna se dirigió a varios antígenos tumorales al mismo tiempo.

Como explican los investigadores, la principal ventaja de utilizar iPSCs completos es que la vacuna ya no tiene que identificar el antígeno perfecto para atacar en un tipo específico de cáncer.

“Presentamos el sistema inmune con un mayor número de antígenos tumorales encontrados en iPSCs”, explica Wu, “lo que hace que nuestro enfoque sea menos susceptible a la evasión inmune por las células cancerosas”.

De hecho, los investigadores descubrieron que muchos de los antígenos que se encuentran en los iPSC también se pueden encontrar en las células cancerosas.

Entonces, cuando los roedores recibieron el disparo iPSCs, su sistema inmune reaccionó a los antígenos iPSCs. Pero, debido a que los antígenos en los iPSCs eran tan similares a los de las células cancerosas, los roedores también se volvieron inmunes al cáncer.

La vacuna casi “preparó” el sistema inmune de los roedores “para erradicar las células tumorales”, explica Wu.

De los 75 ratones tratados, el 70 por ciento rechazó por completo las células de cáncer de mama, y ​​el 30 por ciento tenía tumores más pequeños dentro de las 4 semanas después de recibir la vacuna. Lo mismo sucedió en los modelos de cáncer de pulmón y piel.

“Lo que más nos sorprendió fue la efectividad de la vacuna iPSC en la reactivación del sistema inmune para atacar el cáncer […]. Este enfoque puede tener potencial clínico para prevenir la recurrencia del tumor o atacar las metástasis a distancia”. – Joseph C. Wu

En el futuro, una persona que ha sido diagnosticada con cáncer podría ser capaz de usar su propia sangre o células de la piel para formar iPSCs, lo que podría prevenir la recurrencia del tumor. Del mismo modo, las personas sanas pronto podrán usar sus propias células para prevenir el cáncer por completo.

Comenta este articulo