Una nueva investigación, publicada en la revista Cell Reports, encuentra una combinación de medicamentos que destruye las células cancerosas al agotarlas de energía.

Para multiplicarse, las células cancerosas necesitan mucha energía.

La metformina es un medicamento común en la lucha contra la diabetes tipo 2. Disminuye el azúcar en la sangre al disminuir la liberación de glucosa del hígado y la absorción de azúcar de los alimentos en el intestino.

El medicamento también trata la resistencia a la insulina mediante la sensibilización de las células del cuerpo a la insulina, así como el tratamiento de la obesidad y ayudando a perder peso en personas que no tienen diabetes o prediabetes.

Recientemente, los científicos han sacado a la luz más usos de la droga. Los médicos recetan metformina para ayudar a tratar el síndrome de ovario poliquístico, y algunos investigadores han sugerido que el medicamento puede mejorar la fertilidad y ayudar a regular los ciclos menstruales.

Algunos incluso han sugerido que la metformina puede mejorar la longevidad. Los estudios en animales han encontrado que el medicamento puede influir en los procesos metabólicos asociados con el envejecimiento y las afecciones relacionadas con la edad, y actualmente se están realizando ensayos clínicos de los efectos de la metformina en la vida humana.

Hace aproximadamente 2 años, investigadores del Biozentrum en la Universidad de Basilea en Suiza encontraron que la metformina, en combinación con un medicamento para la presión arterial, puede detener el crecimiento de los tumores cancerosos.

En una nueva investigación, los científicos ahora muestran cómo funciona este cóctel de medicamentos: la combinación de metformina y la syrosingopina antihipertensiva corta el suministro de energía del cáncer, lo que resulta en la muerte de las células cancerosas.

El nuevo estudio se realizó en Biozentrum en colaboración con Basilea Pharmaceutica International Ltd. Don Benjamin, de Biozentrum, es el primer autor del estudio.

Cortando el suministro de energía de las células cancerosas.

La dosis de metformina para tratar la diabetes no es suficiente para detener el crecimiento de los tumores. Sin embargo, agregar el medicamento para la presión arterial a la mezcla aumenta los efectos anticancerígenos de la metformina.

Los investigadores explican cómo ocurre esto. Las células cancerosas necesitan mucha energía para crecer y propagarse tan rápido como lo hacen. Sin embargo, un obstáculo en el camino de las necesidades metabólicas del cáncer es una molécula llamada NAD +. Esta molécula convierte los nutrientes en energía.

“Para mantener en funcionamiento la maquinaria generadora de energía, NAD + debe generarse continuamente a partir de NADH”, explica Benjamin, agregando que “[B] la metformina y la sosa de silicio impiden la regeneración de NAD +, pero de dos maneras diferentes”.

Muchas células cancerosas dependen de la glucólisis en su metabolismo, lo que significa que descomponen el azúcar en lactato. Cuando hay demasiado lactato, sin embargo, las vías glucolíticas están bloqueadas.

Entonces, para evitar esto, las células cancerosas eliminan el lactato a través de transportadores especiales, y aquí es donde entra la combinación de medicamentos.

“Ahora hemos descubierto”, señala Benjamin, “que la sírosingopina bloquea eficazmente los dos transportadores de lactato más importantes y, por lo tanto, inhibe la exportación de lactato. Las altas concentraciones de lactato intracelular, a su vez, impiden que el NADH se recicle en NAD +”.

Mientras tanto, la metformina bloquea la segunda de las dos vías celulares que ayudan a regenerar NAD +. Por lo tanto, cuando la metformina se combina con syrosingopine, NADH ya no se puede reciclar en NAD +. Esto, a su vez, crea una escasez de energía.

La escasez de energía en última instancia conduce a la muerte de las células cancerosas, que ya no tienen un suministro de energía. La combinación de los dos fármacos, por lo tanto, “puede resultar una estrategia anticancerígena viable”, concluyen los investigadores.

El cáncer sigue siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo y en los Estados Unidos. Según el Instituto Nacional del Cáncer, en 2018, los médicos habrán diagnosticado más de 1,700,000 casos nuevos solo en los EE. UU.

Fuente: Science Daily

Comenta este articulo