Una nueva evidencia de investigación respalda los hallazgos anteriores de que tomar suplementos antioxidantes puede acelerar la propagación de la forma más mortal de cáncer de piel.

Según un nuevo estudio, los antioxidantes no tienen efecto o aceleran la propagación de los tumores de melanoma.

Investigadores de la Universidad de Gotemburgo en Suecia agregaron nuevos datos a un estudio sobre los efectos de los antioxidantes en el desarrollo de tumores malignos.

En un trabajo anterior con modelos de ratones y tejidos de cáncer humano, los investigadores demostraron que los antioxidantes podrían acelerar el desarrollo del cáncer de pulmón y acelerar la propagación del melanoma maligno, una forma poco común pero invasiva de cáncer de piel.

Ahora, después de investigar ciertos antioxidantes que se unen a las mitocondrias, el equipo ha producido evidencia adicional de que las sustancias no afectan el crecimiento del tumor o lo aceleran. Las mitocondrias son pequeñas plantas de energía dentro de las células que les proporcionan energía.

Muchas personas creen que debido a que los antioxidantes neutralizan una clase de compuestos llamados radicales libres que pueden dañar las células, pueden proteger contra el cáncer. Este estudio, sin embargo, indica además que este podría no ser el caso.

Los antioxidantes protegen las células cancerosas

Aunque puede ser cierto que los antioxidantes protegen las células sanas, un creciente cuerpo de investigación muestra que también protegen las células cancerosas.

“Esta no es la forma de tratar el cáncer”, dice el Dr. Kristell Le Gal Beneroso, de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo, cuya tesis doctoral recientemente publicada incluye una descripción detallada de los nuevos hallazgos.

“En el mejor de los casos, el tratamiento no hace ninguna diferencia, pero también puede exacerbar la enfermedad”, agrega.

De los cánceres que comienzan en la piel, el melanoma es el “más peligroso”. Es uno de los tipos menos comunes de cáncer de piel, pero representa la mayoría de las muertes. Las estimaciones oficiales para los Estados Unidos sugieren que 91,270 personas descubrirán que tienen melanoma en 2018 y 9,320 morirán de la enfermedad.

Antioxidantes dirigidos a las mitocondrias

En casi todos los casos en que los médicos diagnostican el melanoma en las primeras etapas, la cirugía puede curar la enfermedad.

Sin embargo, el pronóstico no es tan positivo, una vez que el cáncer es metastásico. Esto significa que se ha vuelto invasivo y se ha extendido a otras partes del cuerpo.

Los destinos más comunes del melanoma metastásico son el cerebro, los pulmones, los huesos y el hígado.

En su trabajo anterior, los investigadores encontraron que la adición de algunos tipos de antioxidantes aceleró la metástasis en el cáncer de pulmón y el melanoma maligno. Este proceso conduce a más tumores secundarios, o metástasis, en nuevos sitios en otras partes del cuerpo.

El trabajo reciente llevó esta investigación un paso más allá y observó cómo la adición de compuestos antioxidantes específicos que se unen a las mitocondrias afectaba a los dos cánceres.

Las mitocondrias son la principal fuente de radicales libres en las células. Los radicales libres pueden dañar las células dañando su ADN. Este tipo de daño puede dar lugar a cáncer.

Como antes, la investigación usó células de cáncer humano y modelos de ratón.

‘Los tumores crecieron significativamente más rápido’

El Dr. Le Gal Beneroso explica que querían probar la teoría de que reducir la producción de radicales libres en las células mediante la unión de antioxidantes a sus mitocondrias podría proteger contra el cáncer.

Los resultados, sin embargo, no apoyaron la teoría. Por el contrario, los antioxidantes “no tuvieron efecto o empeoraron la situación”, señala el Dr. Le Gal Beneroso.

En ratones con melanoma maligno, continúa, “los tumores crecieron significativamente más rápido que en los animales de control que no recibieron tratamiento”.

Los investigadores concluyen que sus hallazgos “muestran que la suplementación con antioxidantes en la dieta aumenta la metástasis en el melanoma maligno” y que “los antioxidantes dirigidos contra las mitocondrias no inhiben la progresión del cáncer”.

El equipo reafirma la recomendación anterior de que las personas con cáncer o que tienen un alto riesgo de desarrollarla “deben evitar el uso de suplementos antioxidantes”.

Sugieren que se requiere más investigación sobre los mecanismos a través de los cuales los antioxidantes influyen en el crecimiento y la diseminación del tumor.

Una avenida en la que piensan que se necesita explorar es la idea de que los niveles bajos de radicales libres podrían estimular la formación de vasos sanguíneos que alimentan los tumores.

Esto podría aclarar, por ejemplo, si la “cinética de crecimiento acelerado” que observaron en los ratones tratados fue el resultado de una “mejor vascularización” del nuevo tejido tumoral en lugar de una consecuencia de la “proliferación de células tumorales”.

Mientras tanto, el Dr. Le Gal Beneroso insta a las personas a no asumir que tomar suplementos antioxidantes es “siempre saludable para el cuerpo”.

“Hipotéticamente, podrías estar ayudando a tus células sanas, pero no hay pruebas sólidas de que este sea el caso”, agrega.

“Por otro lado, sabemos que una vez que tiene cáncer, incluso si no se ha diagnosticado, los antioxidantes pueden contribuir a aumentar el crecimiento del tumor”. – Dr. Kristell Le Gal Beneroso

Comenta este articulo