La población sin hogar de San Diego ha sido más afectada por el altamente contagioso virus de la hepatitis A.

El brote, que comenzó en noviembre, se ha propagado después de la vacunación y los programas educativos en la ciudad no lograron reducir la tasa de infección. El virus ataca el hígado.

La declaración de salud pública refuerza la capacidad de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del condado de solicitar asistencia estatal para financiar nuevas medidas de saneamiento. Las zonas con altas concentraciones de personas sin hogar recibirán decenas de estaciones portátiles de lavado de manos. Los trabajadores de la salud también usarán agua blanqueada para las superficies contaminadas.

La Dra. Wilma Wooten, funcionaria de Sanidad Pública de San Diego que firmó la declaración el viernes, dice que las precauciones de saneamiento son el modelo de programas similares en otras ciudades del sur de California, incluyendo Los Ángeles.

“Sabemos que L.A. no ha tenido casos locales de hepatitis A relacionados con la cepa que estamos viendo aquí en San Diego”, dijo. “Tiene sentido que, si lo están haciendo allí y no han tenido ningún caso, podría ser beneficioso aquí también”.

Los primeros casos relacionados con el brote se notificaron por primera vez en noviembre. Hasta el viernes, más de 15 personas en la zona han muerto de infecciones de hepatitis y más de 350 otras han estado enfermas.

Según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de los brotes de hepatitis A se propagan principalmente cuando una persona no infectada ingiere alimentos o agua contaminada con las heces de una persona infectada. La enfermedad está estrechamente asociada con agua o alimentos inseguros, saneamiento inadecuado y mala higiene personal.

Las infecciones por hepatitis A son comunes entre la población sin hogar debido a la falta de acceso a instalaciones sanitarias. Los esfuerzos de San Diego para combatir la enfermedad comenzaron a principios de este verano. Trabajadores de la salud promovieron prácticas de lavado de manos y limpiezas de calles – pero un artículo publicado por Voice of San Diego destacó los obstáculos burocráticos que han retrasado las mejoras de saneamiento en la ciudad.

También se han planteado dudas sobre la capacidad de la ciudad para manejar el brote. Los empleados de la Unión Internacional de Empleados de Servicio dicen que el condado no tiene empleados suficientes profesionales de salud pública para satisfacer la demanda de la creciente epidemia.

La Legislatura del Estado de California está revisando si la cantidad de recursos de salud en el condado es adecuada. Sus hallazgos se esperan en los próximos meses.

Comenta este articulo