Los científicos han descubierto una nueva forma de frenar la autoinmunidad y estimular el cuerpo para combatir el cáncer. El método utiliza una vía desconocida que permite manipular las células inmunitarias.

El descubrimiento se refiere a una molécula llamada tetrahidrobiopterina (BH4), que ya es conocida por aquellos que estudian la biología del cerebro y el sistema nervioso. Sin embargo, una nueva investigación revela que BH4 tiene un papel previamente desconocido: ayuda a controlar el crecimiento de las células T en el sistema inmunológico.

Las células T son células blancas de la sangre que buscan y atacan patógenos potencialmente dañinos, como virus, bacterias y células maliciosas, incluidas las que pueden desencadenar el cáncer.

Los líderes del estudio son investigadores del Instituto de Biotecnología Molecular de la Academia de Ciencias de Austria (IMBA) en Viena y otros en el Boston Children’s Hospital en Massachusetts. La revista Nature publicó recientemente los hallazgos.

“Una característica fascinante de nuestro descubrimiento es que un sistema que en realidad se conoce en neurobiología durante décadas puede desempeñar un papel clave en la biología de células T”, dice el coautor principal Josef M. Penninger, director científico y fundador de IMBA.

Explica que el hallazgo “une dos sistemas completamente diferentes en nuestro cuerpo” y que “fue realmente sorprendente encontrar un nuevo jugador tan crítico en la biología de células T”.

Lo que es particularmente interesante, agrega, es que el descubrimiento se refiere al control del crecimiento de las células T, en oposición a la activación de las células.

Cáncer y autoinmunidad.

El hallazgo debería llevar a una amplia variedad de usos médicos, que van desde “controlar enfermedades autoinmunes, asma y alergias hasta tener una nueva forma de desencadenar la inmunidad contra el cáncer”, concluye Penninger.

Aprovechar los propios mecanismos de curación del cuerpo para combatir enfermedades es un campo de rápido crecimiento en la investigación médica.

Dos científicos ganaron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2018 después de desarrollar un enfoque a la terapia del cáncer que estimula la capacidad inherente del sistema inmunitario para destruir las células tumorales.

Tales descubrimientos están impulsando una revolución en la forma en que tratamos el cáncer, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo y tiene un impacto significativo en la sociedad.

El Instituto Nacional del Cáncer estima que en 2018, los médicos diagnosticarán 1.735.350 nuevos casos de cáncer y que 609.640 personas morirán de la enfermedad en los Estados Unidos.

Las enfermedades también pueden resultar de un sistema inmunitario hiperactivo o mal dirigido. Hay más de 80 tipos de enfermedades autoinmunes, y éstas surgen debido a que el sistema inmunológico ataca los tejidos sanos, confundiéndolos con una amenaza.

Las enfermedades autoinmunes comunes incluyen enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes tipo 1, lupus eritematoso sistémico y artritis reumatoide.

Un informe de 2005 de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estimó que hasta 23.5 millones de personas en los EE. UU. Tienen una enfermedad autoinmune y que “la prevalencia está aumentando”.

Sin embargo, la Asociación Americana de Enfermedades Relacionadas Autoinmunes dice que las cifras de los NIH solo tienen en cuenta 24 enfermedades autoinmunes y que la cifra real es más probable que sea de unos 50 millones.

Bloqueadores BH4

El cuerpo usa BH4 para producir serotonina y dopamina, dos hormonas que envían señales entre las células del cerebro y el sistema nervioso.

Los autores del nuevo estudio mostraron que la molécula también es crucial para la biología de las células T. Demostraron que reducir la producción celular de BH4 “severamente” limita la “proliferación de células T de ratón y humanas maduras”.

Parece que las células T necesitan BH4 para ayudarlas a regular el hierro y producir energía. Esto es consistente con los hallazgos de investigaciones mucho más antiguas, que vincularon la deficiencia de hierro a problemas con el sistema inmunológico.

En modelos de cáncer de ratón, el equipo encontró que el aumento de BH4 causaba que crecieran más células T y que los tumores se redujeran. Parece que BH4 hace esto al superar una molécula llamada kynurenine que normalmente suprime el crecimiento de células T en los tumores.

Co-autor senior Clifford J. Woolf, director de la F.M. El Kirby Neurobiology Center en Boston Children’s Hospital, se maravilla de que “una molécula reconocida como esencial para muchas funciones en la neurobiología ahora se identifique como clave para terapias completamente novedosas”.

Al describir los efectos de alterar la cantidad de BH4, Woolf explica: “Cuando lo reducimos, bloqueamos la proliferación de células T en enfermedades autoinmunes o asma. Cuando lo hacemos, podemos hacer que las células T crezcan y atacar a las células tumorales, incluso bajo condiciones adversas “.

Los investigadores probaron algunos bloqueadores de BH4 en modelos de alergias y enfermedades autoinmunes en ratones. Los fármacos “calmaron” las células T autoagresivas, detuvieron la inflamación alérgica e impidieron que las células T causaran ataques autoinmunes en el intestino y el cerebro.

Esperan probar un medicamento basado en el enfoque en humanos pronto.

“La belleza de este enfoque es que, en lugar de dirigirse a una única citoquina o clase de células T, detenemos la proliferación en todas las células T relacionadas con la enfermedad, y esto podría traducirse en actividad en múltiples condiciones clínicas diversas”. – Clifford J. Woolf

Comenta este articulo