La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad autoinmune y metabólica caracterizada por una destrucción selectiva de las células beta del páncreas causando una deficiencia absoluta de insulina. Se diferencia de la diabetes tipo 2 porque es un tipo de diabetes caracterizada por darse en época temprana de la vida, generalmente antes de los 30 años. Sólo 1 de cada 20 personas diabéticas tiene diabetes tipo 1, la cual se presenta más frecuentemente en jóvenes y niños.

Ahora, los investigadores se han centrado en el uso de antibióticos en niños y el posterior desarrollo de la diabetes tipo 1. La investigación ahonda en la siguiente pregunta: ¿Podrían los antibióticos alterar el microbioma intestinal e impactar en la salud en un futuro?

En Estados Unidos, más de 30 millones de personas tienen un diagnóstico de diabetes.

De estos casos, alrededor de un 5% se clasifican como la diabetes tipo 1.

La diabetes de tipo 1, generalmente se diagnostica en adultos jóvenes y niños y es un trastorno autoinmune. A veces se conoce como diabetes juvenil.

Los ataques y el sistema inmunológico de la persona destruyen las células específicas dentro de las células de los islotes del páncreas – los que crean la insulina.

Con la siguiente disminución de la insulina, la glucosa en sangre se acumula y daña los nervios y vasos sanguíneos.

Las causas exactas de la diabetes tipo 1 no se entienden. Se cree que ambos genes y factores ambientales pueden desempeñar un papel.

Por razones desconocidas, el número de diagnósticos de diabetes tipo 1 está aumentando. De acuerdo con algunas estimaciones, a nivel mundial, la diabetes tipo 1 está aumentando un 3% año a año.

Aumento de antibióticos

Una teoría para explicar el aumento de la diabetes tipo 1 implica la interacción entre los antibióticos y las bacterias intestinales. Los microorganismos que viven en nuestro intestino – el microbioma, o bacterias “sanas” – han evolucionado junto a la humanidad y ahora son indispensables para poder funcionar normal.

Increíblemente, hay más bacterias que viven dentro de nosotros que las que son células de nuestro cuerpo. Se podría decir que somos más ellas que nosotros mismos.

Entre otras funciones, algunos creen que el microbioma intestinal ayuda a entrenar el sistema inmune en desarrollo a no ser demasiado sensible. En otras palabras, al ser introducido a los microbios a medida que crecen, el sistema inmunitario aprende a ser menos de gatillo fácil.

En los últimos años, la exposición de los niños a los antibióticos, que destruyen los microbios, ha aumentado de manera constante. A la edad de 10 años, el niño estadounidense promedio ha recibido 10 ciclos de antibióticos.

Un estudio, llevado a cabo en la NYU Langone Medical Center y publicado en Biología de la Naturaleza de esta semana, se propuso investigar esta teoría. El estudio utilizó un modelo de ratón con la diabetes tipo 1 y la dosis de antibióticos equivalentes a los que reciben los niños.

El equipo fue dirigido por el Dr. Martin Blaser, Muriel G. y George W. Singer, profesor de medicina de translación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Se utilizaron ratones diabéticos no obesos, que son susceptibles a desarrollar la diabetes tipo 1.

Los ratones se les da, o bien los antibióticos de dosis baja continua, o pulsada la terapia con antibióticos (PAT), que es más similar a la del tipo de dosis que los niños a menudo experimentan.

Antibióticos y la diabetes tipo 1

Cuando los ratones se ensayaron en el final de la prueba, 53% de los expuestas a PAT había desarrollado la diabetes tipo 1, en comparación con 26% de los ratones de control que no recibieron antibióticos.

Como dice el Dr. Blaser: “Nuestro estudio comienza a aclarar los mecanismos por los cuales los antibióticos impulsan cambios en el microbioma intestinal y que pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 1”.

A las bacterias intestinales de cada ratón se tomaron muestras antes, durante y después del estudio para medir cualquier cambio en el número y la especie.

Los cambios fueron profundos. En los 3 meses de edad, los ratones PAT, una de las especies específicas de bacterias intestinales – que ha sido previamente demostrado para ayudar a entrenar al sistema inmunológico – habían desaparecido casi por completo. En cada una de las tres pruebas de bacterias de muestreo, la diversidad bacteriana de los ratones PAT se redujo en comparación con los ratones de control.

Para evaluar la capacidad de la flora intestinal modificada para afectar a la salud, el equipo llevó a cabo un experimento adicional. Se transfieren las bacterias del intestino de un ratón PAT en el intestino de un ratón criado para no tener ninguna bacteria de su propia flora intestinal (ratones libres de gérmenes).

Después de la transferencia completada, los investigadores observaron cambios similares en su sistema inmunológico; esto demuestra que los cambios en las bacterias intestinales solos (independientes de los antibióticos) pueden hacer cambios significativos en el sistema inmune en desarrollo.

“Este es el primer estudio de su tipo que sugiere que el uso de antibióticos puede alterar la microbiota y tener efectos duraderos en el desarrollo inmunológico y metabólico, lo que resulta en la autoinmunidad.

Estamos ansiosos por ver cómo estos hallazgos pueden impactar en el descubrimiento de tratamientos preventivos de la diabetes tipo 1 en el futuro y la continua investigación en el campo de las vacunas”, explicó Jessica Dunne, director de investigación en Diabetes Research Foundation.

Estos resultados tienen importantes implicaciones para la salud nacional. A medida que los investigadores admiten, se trata de estudios preliminares y se necesita que se realicen comprobaciones específicas. Sin embargo, podrían influir en la manera en que se administran antibióticos cuando el publico diana sea más joven.

adormideras en la cara y presion alta, antibioticos para la diabetes tipo 1, diabetes tipo 1 antibióticos, diabetes y antibioticos

Comenta este articulo