Un grupo internacional de investigadores ha encontrado una relación entre las bacterias intestinales en el conducto biliar y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de las vías biliares. El equipo espera que el hallazgo pueda conducir a nuevas terapias más específicas para esta enfermedad rara y agresiva.

El equipo, que incluye investigadores de la Universidad de Khon Kaen en Tailandia y el Instituto del Genoma de Singapur, informa el descubrimiento en la revista EBioMedicine.

Es un hecho bien establecido que la enfermedad surge de las interacciones entre las células y el medio ambiente.

Sin embargo, lo que se está convirtiendo cada vez más claro es que una cantidad significativa de esta interacción célula-medio ambiente se produce en el interior del cuerpo, donde las células interactúan con nuestro microbioma – los miles de millones de bacterias que viven dentro de nosotros.

Uno de los autores principales y los correspondientes del estudio, Dr. Niranjan Nagarajan, que dirige un grupo para el establecimiento de instrumentos estadísticos e informáticos para analizar el microbioma humano en el Instituto del Genoma de Singapur, dice:

“Hasta hace poco, nuestro entendimiento de las comunidades de bacterias que residen en nuestro cuerpo y su asociación con las enfermedades ha sido limitado.”

Mientras que su papel en el desarrollo de los cánceres de colon y gastrointestinales se entiende mejor ahora, esto no se puede decir de la participación de las bacterias en el desarrollo de cáncer de las vías biliares, señalan los autores.

Cáncer de las vías biliares del hígado más común con el parásito Fascicola hepatica

El cáncer de las vías biliares o colangiocarcinoma, es un cáncer que comienza en el conducto biliar, una serie de tubos delgados que transporta la bilis desde el hígado y la vesícula biliar al intestino delgado para ayudar a digerir las grasas en los alimentos.

El cáncer de las vías biliares no es común. En los Estados Unidos, alrededor de 2.000-3.000 personas desarrollan cada año. El riesgo de desarrollar el cáncer está vinculado a la presencia de quistes y las inflamaciones que bloquean el conducto biliar.

El cáncer es más común en el sudeste asiático, debido a la infección por el parásito fasciola hepática (foto abajo)- que causa la inflamación crónica de la vía biliar –  que es mucho más común.

Debido a que los síntomas a menudo no se hacen presentes en las primeras etapas de cáncer de las vías biliares, la mayoría de las personas no son diagnosticadas con la enfermedad hasta que está avanzada, por lo que es mucho más difícil de tratar con éxito. Por lo tanto, el pronóstico de supervivencia a 5 años es mucho menos optimista que para muchos tipos de cáncer, que van desde 5% hasta 30%, dependiendo del tipo de cáncer de conducto biliar.

Nuestro sistema digestivo es el hogar de miles de millones de microbios – conocidos colectivamente como el microbioma intestinal – sin los cuales no podríamos digerir los alimentos, tener la defensa contra la enfermedad, e incluso enviar señales al cerebro que afectan el estado de ánimo y el comportamiento.

A medida que aprendemos sobre el microbioma intestinal, estamos descubriendo que los desequilibrios entre los tipos de bacterias están vinculados a un mayor riesgo de enfermedades del intestino, incluyendo el cáncer.

Los investigadores querían averiguar si esto podría ser cierto en el caso de la vía biliar, como lo es para otras partes del sistema digestivo.

Prueba clara para el papel de las bacterias en el cáncer de las vías biliares

Para su estudio, el Dr. Nagarajan y sus colegas, perfilan el microbioma de la vía biliar de tejido hepático del cáncer en la muestra de las personas infectadas por fasciola hepática y, como grupo de control de las personas no infectadas.

El equipo encontró que en comparación con el tejido sano, el tejido canceroso de la vía biliar de pacientes infectados por casualidad, no tenía diferentes proporciones de especies de bacterias, siendo más significativos los números más altos de una especie llamada Stenotrophomonas.

Además, en comparación con los no infectados por Fascicola hepatica, en el tejido de cáncer de conducto de la bilis,  los infectados de cáncer de tejido contenian bacterias intestinales cuyas salidas metabólicas (ácidos biliares y amoníaco) habían sido previamente vinculadas a la formación de cáncer.

Los autores señalan que cuando se toman en conjunto, los resultados muestran “cómo el único residente de las comunidades microbianas en el conducto biliar, infecciones parasitarias y el microambiente del tejido pueden influir en los demás, y contribuir al cáncer.”

Aunque la investigación está todavía en sus primeras etapas, el equipo cree que los hallazgos allanan el camino para nuevas terapias para tratar el cáncer de las vías biliares, abordando el microbioma, algo que es más fácil de manipular que el genoma.

El Dr. Niranjan Nagarajan, concluye:

“Las asociaciones detectadas en este estudio proporcionan una prueba clara para el papel de las bacterias en el cáncer hepático, y esperamos que este descubrimiento acelere la búsqueda de una cura para el colangiocarcinoma.”

Comenta este articulo