Con base en el hecho de que cerca de dos terceras partes de nuestros cuerpos están compuestos de agua, puede parecer obvio que el consumo de agua es importante para nuestra salud. Pero un nuevo estudio encuentra que al aumentar el consumo de agua simplemente, podemos controlar nuestro peso y reducir la ingesta de azúcar, sodio y grasas saturadas.

El estudio, publicado en la Revista de Nutrición Humana y Dietética, está dirigido por el Prof. Ruopeng An, de la Universidad de Illinois.

Aunque la mayoría de las personas reúnen los requerimientos de líquidos de su cuerpo por beber agua del grifo y otras bebidas, también conseguimos algunos líquidos a través de ciertos alimentos, tales como caldos de sopa, apio, tomates y melones.

Para investigar más a fondo cómo el aumento de la ingesta de agua puede afectar a los parámetros de la salud, los investigadores utilizaron una muestra representativa a nivel nacional de más de 18.300 adultos en los EE.UU., con base en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) del período de 2005-2012.

Los investigadores pidieron a los participantes que recordaran todos los alimentos y bebidas que consumieron en 2 días, entre el período de los últimos 3-10 días.

Un profesor, a continuación, calcula la cantidad de agua pura que cada participante consume como un porcentaje de la ingesta diaria de agua en la dieta de ambos alimentos y bebidas.

A pesar de que las bebidas como el té negro, té de hierbas y café no se evaluaron como fuentes de agua natural, el Prof. An incluía su contenido de agua en los cálculos del consumo total de agua.

Promover el consumo de agua: una estrategia de salud pública

Sobre una base diaria, los participantes consumieron un promedio de alrededor de 4,2 tazas de agua pura, lo que representa algo más del 30% de su consumo total de agua.

La ingesta media de calorías para cada participante fue de 2.157 calorías, que incluyeron 125 calorías de las bebidas endulzadas con azúcar y 432 calorías de los alimentos “discrecionales” – postres, pastas, mezclas de cereales y otros alimentos que no son esenciales.

Los resultados del estudio revelaron que las personas que aumentaron su consumo de agua del grifo por una a tres tazas al día, redujeron el consumo total de energía en 68-205 calorías cada día, y el consumo de sodio por 78 a 235 g cada día.

Para efectos del estudio, se definió “agua pura” como el agua de un grifo, fresca, fuente o embotellada.

Otros resultados mostraron que las personas que aumentaron su consumo de agua también consumieron 5-18 g menos azúcar, así como 7-21 g menos colesterol.

“Este hallazgo indica que podría ser suficiente para diseñar y entregar las intervenciones nutricionales universales y campañas de educación que promueven el consumo de agua del grifo en sustitución de bebidas con las calorías en diversos subgrupos de población sin profundas preocupaciones acerca de la personalización del mensaje y estrategia”, dice el Prof. An.

Él y su equipo añaden que estos efectos fueron similares en raza, etnia, nivel educativo, nivel de ingresos y el estado de peso corporal, sin embargo, eran más grandes entre los varones que en las mujeres, y entre los adultos jóvenes o de mediana edad que en los adultos mayores.

El profesor sugiere que estas diferencias podrían haber sido relacionados con la ingesta de calorías diarias más altas, asociadas con los hombres y los adultos jóvenes o de mediana edad.

Los investigadores concluyen su estudio señalando que “la promoción de la ingesta de agua simplemente podría ser una estrategia de salud pública útil para reducir el consumo de energía y de nutrientes, específica en adultos en Estados Unidos, lo que garantiza la confirmación en intervenciones futuras controlada.”

Datos básicos sobre los beneficios del agua:

  • El agua mantiene la temperatura corporal normal, lubrica y amortigua las articulaciones;
  • Protege la médula espinal
  • El agua también se elimina como otros residuos, a través de la micción, la transpiración y el intestino.

Comenta este articulo