Esta investigación, dirigida por el doctor Martine Frouws del Centro Médico de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, se suma a la creciente evidencia que sugiere que la aspirina puede ser útil en la prevención y tratamiento del cáncer.

El mes pasado, Medical Press informó sobre un estudio que sugiere la aspirina puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal, mientras que un estudio más reciente afirma que la aspirina puede ayudar a la respuesta al tratamiento impulso en pacientes con cáncer de mama, la piel y el intestino.

Para su estudio, el Dr. Frouws y sus colegas se propusieron determinar el impacto de cómo la aspirina aumenta la supervivencia de los pacientes con tumores en el tracto gastrointestinal (GI) – es decir, el recto, colon y esófago. Esta es la primera vez que un estudio ha evaluado de forma simultánea los datos de supervivencia por diferentes lugares GI, según los autores.

El estudio incluyó a 13.715 pacientes que recibieron un diagnóstico de cáncer gastrointestinal entre 1998 y 2011. Ellos fueron seguidos durante una media de 48,6 meses. De estos pacientes, el 42,8% tienen cáncer de colon, el 25,4% tienen cáncer rectal y el 10,2% tienen cáncer de esófago.

Para determinar cómo el uso de la aspirina después de un diagnóstico de cáncer gastrointestinal afectado la supervivencia global de estos pacientes, los investigadores vincularon los datos de pacientes con información de medicamentos de dispensación del Instituto PHARMO en Utrecht, Países Bajos.

“En este estudio se analizaron cada prescripción separada por paciente, por lo que hemos sido capaces de lograr una estimación más exacta del efecto de la aspirina en la supervivencia del cáncer”, señala el Dr. Frouws.

Usuarios de aspirina después del diagnóstico dobla las probabilidades de sobrevivir el cáncer gastrointestinal

En general, alrededor de 30,5% de los pacientes utiliza la aspirina antes del diagnóstico del cáncer gastrointestinal, 8,3% solamente aspirina utilizado después de su diagnóstico, mientras que el 61,1% no utilizó aspirina.

En todos los tipos de cáncer, alrededor del 28% de los pacientes sobrevivieron durante al menos 5 años.

En comparación con los pacientes que usaron aspirina antes de su diagnóstico de cáncer y los que no usan el medicamento, los pacientes que usaron aspirina después del diagnóstico tenían el doble de probabilidades de sobrevivir, de acuerdo con los resultados.

Este hallazgo se mantuvo incluso después de que el equipo representó potenciales factores de confusión, como la edad, el sexo, la etapa del cáncer, el tratamiento del cáncer y la presencia de otras condiciones médicas.

Aunque el mecanismo exacto que subyace en el efecto anticancerígeno de la aspirina no es claro, los investigadores sugieren que podría deberse a sus propiedades antiagregantes. Explican que las células tumorales circulantes (CTC) se cree que utilizan las plaquetas – un componente de la sangre – para protegerse del sistema inmunológico. Debido a que la aspirina bloquea la función de las plaquetas, esto puede exponer a los CTC, dejándolos expuestos a los ataques.

Aunque necesitan de investigar la dosis óptima, la duración del uso de la aspirina y su efecto sobre los cánceres gastrointestinales en nuevas investigaciones, el equipo cree que han descubierto una opción de tratamiento potencial que podría llegar a un amplio número de pacientes.

“Teniendo en cuenta que la aspirina es un medicamento barato fuera de patente, con relativamente pocos efectos secundarios, esto tendrá un gran impacto en los sistemas de atención de salud, así como los pacientes”, dice el Dr. Frouws, y agregó:

“La investigación médica se está centrando cada vez más en la medicina personalizada, pero muchos tratamientos personalizados son caros y sólo es útil en pequeñas poblaciones. Creemos que nuestra investigación muestra todo lo contrario – que demuestra el importante beneficio de un fármaco barato, bien establecida y fácil de obtener en un grupo más grande de pacientes, al tiempo que la orientación del tratamiento a un individuo específico “.

El equipo ahora está llevando a cabo un estudio aleatorizado, controlado con placebo, que investiga cómo una dosis de 80 miligramos de aspirina afecta a pacientes de edad avanzada con cáncer de colon.

Comenta este articulo