70 Shares

El seguimiento a largo plazo de los participantes en los ensayos clínicos de una vacuna genérica para revertir la diabetes tipo 1 avanzada encuentra beneficios clínicos significativos, incluida la restauración de los niveles de azúcar en sangre casi normales.

Tres años después de recibir dos administraciones de la vacuna de bacilo Calmette-Guérin (BCG) con cuatro semanas de diferencia, todos los miembros de un grupo de adultos con diabetes tipo 1 de larga evolución mostraron una mejora en la HbA1c a niveles casi normales, mejora que persistió durante los siguientes cinco años. El estudio de un equipo de investigación del Hospital General de Massachusetts (MGH) publicado en npj Vaccines también informa que los efectos de la vacuna BCG en el control del azúcar en la sangre parecen depender de un mecanismo metabólico totalmente novedoso que aumenta el consumo celular de glucosa.

“Esta es la validación clínica del potencial para reducir establemente los niveles de azúcar en la sangre a niveles casi normales con una vacuna segura, incluso en pacientes con enfermedad de larga duración”, dice Denise Faustman, MD, Ph.D., directora del Laboratorio de Inmunobiología MGH, investigador principal de los ensayos clínicos de BCG en MGH y autor principal del informe npj Vaccines. “Además de los resultados clínicos, ahora tenemos una comprensión clara de los mecanismos a través de los cuales las dosis limitadas de la vacuna BCG pueden hacer cambios permanentes y beneficiosos para el sistema inmune y reducir los niveles de azúcar en la sangre en la diabetes tipo 1”.

Faustman también presentará los resultados de seguimiento de cinco años de un grupo separado de participantes en ensayos clínicos de BCG con diabetes tipo 1 de larga duración el sábado 23 de junio en la 78ª sesión científica de la Asociación estadounidense de diabetes en Orlando.

Utilizado durante casi un siglo para prevenir la tuberculosis, BCG se conoce desde hace más de 30 años por aumentar la producción de una citoquina llamada factor de necrosis tumoral (TNF), que puede ser beneficiosa para las enfermedades autoinmunes eliminando las células T autorreactivas que atacan a las personas tejidos-en el caso de diabetes tipo 1, islotes pancreáticos-e induciendo la producción de células T reguladoras (Tregs) que podrían prevenir una reacción autoinmune. El equipo de Faustman informó por primera vez en 2001 que inducir la producción de TNF podría curar la diabetes tipo 1 en ratones, pero dado que la dosificación de TNF es tóxica en humanos, los ensayos clínicos han utilizado BCG por su capacidad de elevar los niveles de TNF de forma segura.

Los resultados iniciales de ensayos clínicos, publicados en 2012 en PLOS One, informaron que dos dosis de BCG espaciadas cuatro semanas provocaron reducciones en las células T autorreactivas, un aumento en las Treg y lo que resultó ser un aumento transitorio en la producción de insulina. Pero al final de ese breve ensayo de 20 semanas, no hubo una reducción en la HbA1c, la medida establecida de los niveles de azúcar en la sangre a lo largo del tiempo. Una extensión y expansión de ese ensayo con seguimiento a largo plazo, los resultados actuales se basan en datos de 282 participantes humanos del estudio: 52 con diabetes tipo 1 que participaron en los ensayos clínicos de BCG y 230 que contribuyeron con muestras de sangre para estudios mecanísticos.

El seguimiento regular de los participantes en los ensayos clínicos encontró que los niveles de HbA1c de los que recibieron BCG habían disminuido en más del 10 por ciento a los tres años después del tratamiento y en más del 18 por ciento a los cuatro años. Esa reducción se mantuvo durante los próximos cuatro años, con los participantes tratados con una HbA1c promedio de 6.65, cerca de los 6.5 considerados el umbral para el diagnóstico de la diabetes, y sin informes de hipoglucemia grave. Los participantes en el grupo placebo y en un grupo de comparación de pacientes que no recibieron tratamiento experimentaron elevaciones de HbA1c constantes durante el mismo período de ocho años.

Al investigar cómo la administración de BCG produce sus efectos beneficiosos, el equipo de investigación identificó un mecanismo nunca visto previamente en humanos en respuesta al tratamiento con cualquier droga: un cambio del proceso del metabolismo de la glucosa de la fosforilación oxidativa, la vía más común por la cual las células convierten la glucosa en energía, a la glucólisis aeróbica, un proceso que implica un consumo de glucosa significativamente mayor por las células. Los investigadores también descubrieron que la BCG podría reducir las elevaciones de azúcar en la sangre en los ratones que fueron causadas por otros medios además del ataque autoinmune, lo que aumenta la posibilidad de que las vacunas BCG también puedan ser beneficiosas contra la diabetes tipo 2.

Mihai G. Netea, Ph.D., profesor en el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico de la Universidad Radboud en los Países Bajos, dice de este estudio: “Los efectos clínicos y el mecanismo propuesto demostrado son emocionantes y se suman al consenso emergente de que el La vacuna BCG puede tener un impacto duradero y valioso en el sistema inmune. Sabemos, y este estudio demuestra, que la vacuna BCG induce la reprogramación epigenética a nivel de la arquitectura de la cromatina y las alteraciones funcionales indicativas de un cambio permanente en la inmunidad. los mayores ensayos de prevención e intervención en curso en todo el mundo pueden conducir a un cambio importante en la prevención y el tratamiento de las infecciones y la autoinmunidad”. Netea no participó en el estudio actual.

70 Shares

Comenta este articulo