Una investigación precursora y novedosa, publicada en la revista mSystems, hace un descubrimiento sorprendente en relación a las migrañas. Según sus conclusiones, los que sufren de migraña frecuente tienen un aumento significativo de la población de ciertas bacterias en la boca.

Las migrañas son una condición altamente prevalente, dolorosa y perturbadora.

Afecta a un estimado número de 38 millones de estadounidenses, y las causas exactas de las migrañas aún no están claras.

Algunos creen que la manera en la que la base del cerebro interactúa con el nervio trigémino (una vía principal para el dolor) podrían estar involucradas. También parece que ciertos neurotransmisores como la serotonina en particular, desempeñan un papel en estos cambios.

Aunque los mecanismos exactos involucrados en las migrañas no son conocidos, una serie de factores desencadenantes ya han sido identificados, incluyendo los cambios hormonales, el esfuerzo físico, el tiempo y el estrés.

Ciertos alimentos también pueden desencadenar un ataque, como el chocolate, carnes procesadas, verduras de hoja verde, y el vino. Una cosa que estos alimentos tienen en común es elevada concentración de nitratos.

Nitratos, nitritos, óxido nítrico, y migrañas

Un grupo de investigadores del Centro para la Innovación del Microbioma en la Universidad de California-San Diego, decidió investigar este hecho con más detalle, en un intento de comprender si estos desempeñan un papel importante en el desarrollo de las migrañas.

El equipo fue dirigido por el primer autor Antonio González y programador analista Rob Knight. La premisa se explica simplemente por Knight: “Pensamos que tal vez existen conexiones entre lo que la gente está comiendo, sus microbiomas, y sus experiencias con las migrañas.”

Los nitratos, que se encuentran en los alimentos mencionados anteriormente, se convierten en nitritos por las bacterias en la boca y este es un proceso normal. Una vez que los nitritos entran en el cuerpo, bajo ciertas condiciones, pueden convertirse en óxido nítrico.

El óxido nítrico es conocido por ayudar a reforzar la salud cardiovascular, mejorando el flujo sanguíneo y reduciendo la presión arterial. Por esta razón, algunos pacientes cardiacos se les ofrece medicamentos que contienen nitrato para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva y dolor en el pecho.

De estos pacientes, alrededor de 4 de cada 5 informan fuertes dolores de cabeza como un efecto secundario de tomar estos medicamentos. González y su equipo vieron la potencial conexión y decidieron ahondar en los detalles.

El equipo tomó datos del Proyecto Gut estadounidense, uno de los “proyectos de ciencia ciudadana, multitud de fuentes más grandes del país.” A partir de esta base de datos, González y su colega Embriette Hyde, Ph.D., ambos de los cuales ayudan a administrar la base de datos en el Laboratorio Knight, examinaron en detalle las muestras orales y fecales.

El microbioma y la migraña

En total, se secuenciaron las bacterias que se encuentran en las 172 muestras orales y 1.996 muestras fecales de los participantes sanos. Cada participante en el proyecto había completado los cuestionarios al inicio del estudio; una pregunta para comprobar si sufrían de migrañas.

Cuando las bacterias de personas que padecen migrañas se comparan con los no migrañosos, hubo poca diferencia en los tipos de especies presentes. Sin embargo, lo más importante, había diferencias en la abundancia de algunas especies.

El equipo utiliza una tecnología llamada PICRUSt para examinar los genes presentes en cada una de las muestras de bacterias. PICRUSt es sinónimo de “investigación filogenética de las comunidades mediante la reconstrucción de los estados no observados,” y se pronuncia “corteza de pastel.” Es un software diseñado para ayudar a los investigadores a observar el sentido de la función de los genes tomados de muestras del mundo real.

En las muestras de heces del grupo de los que padecen migraña, había una cantidad pequeña, pero significativamente mayor de genes que codifican para el nitrato, nitrito, y las enzimas relacionadas con óxido nítrico.

Cuando la misma comparación se hizo en las bacterias orales, la diferencia era aún mayor.

“Sabemos que es un hecho que las bacterias reductoras de nitrato se encuentran en la cavidad oral. Definitivamente creemos que esta vía es ventajosa para la salud cardiovascular. Ahora también tenemos una conexión potencial para las migrañas, aunque queda por ver si estas bacterias son una causa o el resultado de las migrañas, o están indirectamente relacionados de alguna otra manera”, explicó Embriette Hyde, director del proyecto para el Proyecto Gut Americana.

Estos nuevos hallazgos marcan un paso importante hacia la comprensión del papel de los microbios en la etiología de la migraña. Si son una causa o efecto, es otra pieza del rompecabezas.

A continuación, González y Hyde quieren ampliar su red; planean dividir los pacientes con migraña en subgrupos, como los que experimentan migrañas con aura y los que tienen migrañas sin aura, para investigar si más patrones se pueden observar en la distribución de las bacterias.

Comenta este articulo