Todo el mundo necesita dormir. Una buena noche de sueño aumenta la salud, la seguridad, el rendimiento y el bienestar, y es especialmente importante para los niños en edad escolar.

«Los niños y los adolescentes necesitan mucho más sueño que los adultos para apoyar su desarrollo mental y físico rápidamenter,» dijo el Dr. Clay Stallworth, un pediatra de GRHealth en la oficina de West Wheeler en Georgia -EE.UU. «El cuerpo y el cerebro de un niño están ocupados durante el sueño preparándose para otro día de trabajo y para el crecimiento, por lo que es esencial que los niños reciban la cantidad adecuada de sueño.»
«No siempre es fácil saber cuando los niños necesitan dormir más, porque los niños somnolientos no retrasan el camino del sueño como hacen los adultos».

Así que, ¿cuántas horas de sueño son suficientes para su hijo en edad escolar?

«Cada niño es único y tiene necesidades únicas de sueño, sin embargo hay sugerencias basadas en la edad», dijo Stallworth. «La Academia Americana de Pediatría recomienda 10 a 11 horas de sueño para los niños en edad escolar.»

Stallworth también comparte cinco consejos para ayudar a sus hijos a lograr una buena noche de sueño:

  • Desarrollar un horario diario regular para acostarse, y no desviarse de él – incluso en los fines de semana. El cuerpo de su niño se acostumbra a un tiempo de rejuvenecimiento establecido y estará listo para el sueño.
  • Crear una rutina estándar y agradable. Prepare un tiempo de 15 a 30 minutos para que su hijo esté listo para ir a la cama cada noche. A los niños les gusta la sensación de previsibilidad en su rutina porque les trae consuelo y seguridad. Una rutina sugerida, especialmente para los niños menores de 10 años, podría incluir tomar un baño, vestirse para la cama, cepillarse los dientes, leer un cuento y decir buenas noches.
  • Evite las trampas antes de la hora de dormir. No deje que su hijo coma chocolate o alimentos azucarados o tomar bebidas con cafeína antes de acostarse. También es importante establecer un toque de queda temprano – 30 minutos o más antes de acostarse – respecto a la televisión, los videojuegos e incluso juegos vigorosos, por lo que los niños no están sobre-estimulados antes de acostarse.
  • Establecer un ambiente permanente de «sueño-amistoso». Asegúrese de que el dormitorio de su niño está tranquilo, oscuro y a una temperatura agradable. Mantener el ambiente en las mismas condiciones durante toda la noche.
  • Anime a su niño a conciliar el sueño de forma independiente. Ya sea un bebé, niño o un adolescente, esto es una necesidad. Stallworth recomienda lograr esto en la lactancia de su hijo. Cuanto más tarde, mas difícil será romper esa dependencia y puede ocasionar problemas en la pareja.

Los estudios demuestran que aproximadamente uno de cada tres niños en el jardín de infancia hasta cuarto grado – pueden experimentar un problema relacionado con el sueño, como el despertar frecuente, sonambulismo, hablar durante el sueño, enuresis o pesadillas. Afortunadamente, a medida que maduran, los niños generalmente superan estos problemas comunes del sueño.

«Con una rutina sólida y un poco de disciplina, usted puede ayudar a sus niños a alcanzar los dulces sueños», dijo Stallworth. «Y lo más probable es que, si sus hijos están recibiendo una buena noche de sueño, eso contribuya favorablemtente a formar una familia saludable en todos los aspectos.»

 

Comenta este articulo