El virus del síndrome respiratorio en el Oriente Medio (MERS) se inició en 2012 y continúa requiriendo las autoridades sanitarias mirar en esa región del mundo. A pesar de las últimas noticias que alarmó los Estados Unidos, donde se ha identificado una tercera persona que haya tenido contacto con el virus, en el Medio Oriente los hospitales tienen cada vez más pacientes. El mes pasado, se han detectado nuevos casos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) está evaluando el riesgo de que el virus pueda causar una pandemia.

OMS enunció la semana pasada, las cuatro preocupaciones con respecto a MERS: el reciente aumento brusco de las personas infectadas; la incapacidad para prevenir y controlar las infecciones; lagunas en el conocimiento fundamental de los virus; y, finalmente, el camino de los enfermos particularmente vulnerables, debido a su incapacidad para controlar y combatir la infección.

Esta fue la quinta vez que el comité de la OMS se reunió para evaluar la situación del MERS. A pesar de todos los riesgos, la organización no ha declarado la enfermedad como una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII). En estas situaciones de emergencia, aplicable cuando existe un fuerte riesgo de propagación de la infección, la OMS puede hacer recomendaciones sobre la restricción de los viajes.

“No hay evidencia de transmisión sostenida [del virus] entre las personas”, dice un comunicado de la OMS. “Ellos [la comisión] creen que la situación se ha vuelto más grave y urgente, pero aún no declarados ESPII”, dijo Keiji Fukuda, director general adjunto para la seguridad y la salud ambiental de la OMS, citado por la revista Science.

Según los últimos datos de la OMS, 572 personas fueron infectadas con el virus de MERS desde que fue identificado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. De ellos, 173 personas murieron. Sin ningún tratamiento antiviral específico ni vacuna, que contraen esta coronavirus pueden tener fiebre, tos o dificultad para respirar. El virus, que ataca el tracto respiratorio, puede causar neumonía y, en casos graves conducir a la insuficiencia de órganos.

Su alta tasa de mortalidad – 27% – la voz de alarma por la amenaza de una pandemia mortal si el virus se convirtió fácilmente transmisible entre las personas. La OMS advierte de que cualquier persona que tiene un sistema inmunológico debilitado es más susceptible a las enfermedades.

Todo hace pensar que los camellos son el reservorio natural del virus, ya que un estudio reciente encontró que el virus en estos animales. Pero aún no se ha identificado la transmisión directa de los camellos para los seres humanos. Últimamente, las tres cuartas partes de las transmisiones se han producido entre las personas. La transmisión entre los seres humanos requiere una estrecha proximidad y sobre todo afecta a los trabajadores de los hospitales que están en contacto cercano con los pacientes. Pero no el virus se ha adaptado a los seres humanos, de acuerdo con el análisis genético.

Además de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Omán, Jordania, Kuwait, Yemen y Líbano son los países con casos endémicos. Pero también hay casos de personas que se encontraban en la zona y contrajeron el virus, llevándolo luego al Reino Unido, Francia, Túnez, Italia, Malasia, Turquía, Grecia, Egipto y los Países Bajos. En mayo, el virus llegó a los EE.UU..

De las tres personas en los EE.UU. con el virus dos trabajan en la asistencia sanitaria e infectados procedían de Arabia Saudita. El tercer caso es el de un hombre que estaba en contacto con una persona así. Los análisis de sangre detectan la presencia del hombre del virus MERS, pero sus síntomas son leves.

El virólogo Drosten de la Universidad de Bonn, Alemania, estudiando este virus y fue a principios de este mes en Arabia Saudita, dijo en una entrevista a la revista Science que la causa del repentino aumento de casos en el país se debe al creciente número de personas analizado: “Algunos fueron positivos, pero no son realmente enfermo.”

Científico advierte que aquellas personas cuyos síntomas son menos severos se están llenando los hospitales de Arabia Saudita, que les impide tener todo lo necesario con casos graves que requieren atención aislamiento. “Los hospitales en los que hay problemas de higiene son la mejora de esta pequeña epidemia.”

En los países más afectados por el MERS, la OMS sostiene que una mejor prevención y control de la infección en los hospitales, así como los estudios para “entender mejor la epidemiología, especialmente los factores de riesgo y medir la eficacia de las medidas de control.”

Comenta este articulo