En los Estados Unidos, 1 de cada 3 personas se estima que desarrollan diabetes tipo 2 en un momento de su vida.

La enfermedad afecta a hombres y mujeres de todas las edades, pero según los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), a más de 5.000 jóvenes se les diagnostica diabetes tipo 2 cada año.

Investigadores de St. George’s, de la Universidad de Londres en el Reino Unido se propuso examinar el posible vínculo entre la duración del sueño y el riesgo de diabetes tipo 2 en los niños.

El equipo fue dirigido por el profesor de St. George, Christopher G. Owen, y los hallazgos fueron publicados en la revista Pediatrics.

Como explican los autores de la nueva investigación, las posibles asociaciones entre la duración del sueño y los marcadores de riesgo para la diabetes tipo 2 no han sido suficientemente estudiadas.

Estudiar la duración del sueño y el riesgo de diabetes

El Profesor Owen y sus colegas examinaron 4.525 niños multiétnicos de entre 9 y 10 años, todos ellos viviendo en el Reino Unido.

Tomaron las medidas del cuerpo de los niños, incluyendo la altura, el peso, la presión arterial y la bioimpedancia, una medida de lo bien que el cuerpo resiste la corriente eléctrica, lo que da una idea de la composición corporal.

Los investigadores tomaron muestras de sangre y probaron la predisposición de los niños a la diabetes tipo 2 usando una prueba de glucosa en plasma.

Los científicos también probaron los niveles de los niños de los lípidos, la insulina y la hemoglobina HbA1c, entre otros.

La insulina es la hormona que regula el azúcar en la sangre. Un desequilibrio en los lípidos del cuerpo – o grasa corporal – se cree que está involucrado en complicaciones cardiovasculares para las personas con diabetes tipo 2. Finalmente, se ha demostrado que HbA1c es un marcador de dicho deterioro lipídico.

La duración del sueño se calculó utilizando la información proporcionada por los niños. Informaron sobre el tiempo que suelen ir a la cama y el tiempo que se despiertan en un día de escuela. Los investigadores confirmaron esta información en un subgrupo de niños, utilizando un rastreador de sueño basado en acelerómetro.

El Prof. Owen y el equipo alimentaron las medidas del cuerpo, así como los marcadores cardiovasculares y de riesgo de diabetes tipo 2, en modelos de regresión lineal multinivel, ajustándose a posibles factores de confusión tales como sexo, edad, etnia, antecedentes socioeconómicos y el efecto que sus escuelas podrían tener Sobre los resultados.

Sólo 1 hora menos de sueño aumenta el riesgo

En general, los niños dormían durante 10.5 horas por noche, en promedio. El estudio no encontró asociaciones con factores de riesgo cardiovascular, como la hemoglobina HbA1c.

Sin embargo, el estudio encontró que cuanto más corta es la duración del sueño, más altos son los niveles de grasa corporal de los niños – una asociación que estudios previos también han destacado.

Además, la investigación descubrió una correlación inversa similar entre la duración del sueño y los niveles de insulina, la resistencia a la insulina y los niveles de azúcar en la sangre.

De hecho, sólo 1 hora menos de sueño aumentó significativamente los factores de riesgo de diabetes tipo 2, como el azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina.

“El hallazgo de una asociación inversa entre la duración del sueño y los marcadores de riesgo de diabetes T2 tipo 2 en la infancia es nuevo”, concluyen los autores. “Estudios de intervención son necesarios para establecer la causalidad de estas asociaciones, que podrían proporcionar una estrategia simple para la prevención temprana de la diabetes.”

Owen y sus colegas también añaden que el aumento de la duración media del sueño durante el día de la semana en tan sólo 30 minutos podría conducir a una disminución del índice de masa corporal (IMC) de 0,1 kilogramos por metro cuadrado y una disminución de la resistencia a la insulina.

Comenta este articulo