Tras una revisión de la investigación publicada sobre la relación entre la vitamina D, el sueño y el dolor, los investigadores proponen que el suplemento con vitamina D, junto con una buena práctica del sueño, puede ofrecer una manera eficaz de controlar el dolor en condiciones como artritis, dolor de espalda crónico, fibromialgia , y los calambres menstruales.

La revisión – por investigadores del Departamento de Psicobiología de la Universidad Federal de São Paulo en Brasil – se publica en el Journal of Endocrinology.

Los investigadores explican que, si bien el papel de la vitamina D en el metabolismo óseo está bien establecido, también hay evidencia de que participa en otros procesos biológicos, como el procesamiento de señales sensoriales y la regulación del sueño.

Otro vínculo que está bien establecido es el que vincula el dolor con el trastorno del sueño. Lo que no está claro, sin embargo, es cómo la vitamina D se ajusta a esta relación.

En su revisión, los investigadores observan estudios recientes que examinan los vínculos entre la vitamina D, el sueño y el dolor. También sugieren que los profesionales de la salud deben considerar estas asociaciones al recomendar tratamientos para pacientes con todos los tipos de condiciones de dolor, incluyendo dolor de espalda crónico, fibromialgia, artritis y calambres menstruales.

La autora principal, Dra. Monica Levy Andersen, dijo: “Podemos plantear la hipótesis de que la suplementación adecuada de vitamina D combinada con la higiene del sueño puede optimizar el tratamiento terapéutico de enfermedades relacionadas con el dolor, como la fibromialgia”.

Destaca la importancia de comprender los mecanismos que vinculan el sueño, la vitamina D y el dolor, como las vías inmunológicas y neurobiológicas.

La gestión del dolor es un área compleja de la medicina que abarca una amplia gama de investigación y tratamientos. El dolor afecta a más personas en los Estados Unidos que las enfermedades cardíacas, el cáncer y la diabetes combinadas.

El dolor es la razón más común para que los individuos de los EE. UU. accedan al sistema de salud, y representa una gran proporción de los costos de salud del país.

Dos maneras en que la vitamina D influye en la sensibilidad al dolor

En su artículo, los investigadores clasificaron el dolor en tres tipos principales:

  • Nociceptivo (derivado de una lesión o daño al tejido y detectado por neuronas sensoriales)
  • Neuropático (derivado de una enfermedad o lesión del sistema nervioso)
  • Dolor que tiene un origen/fondo emocional

Ellos explican cómo el dolor está regulado por el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y el sistema nervioso periférico (que incluye la parte que recoge las señales de las neuronas sensoriales y las transmite al cerebro y a la médula espinal).

También describen cómo la interacción entre el sistema inmune y el sistema nervioso periférico – por ejemplo, en la inflamación – puede aumentar la sensibilidad al dolor (conocida como hiperalgesia).

Una nueva investigación también muestra que hay dos maneras en que la vitamina D puede afectar la sensibilidad al dolor: una es a través de su influencia en el sueño, y la otra es a través de su influencia en la inflamación.

En su artículo, los investigadores destacan los 19 estudios “más relevantes” (publicados entre 2011 y 2017) que examinaron el papel de la vitamina D en la alteración del sueño. Los estudios exploraron condiciones como el síndrome de las piernas inquietas, la apnea obstructiva del sueño y la narcolepsia, o usaron medidas más generales como la calidad del sueño y la duración del sueño.

También destacan otros 16 estudios (publicados entre 2008 y 2017) que consideran más relevantes para el examen del vínculo entre la vitamina D y las condiciones de dolor crónico. Las condiciones que incluyeron incluyen: dolor musculoesquelético, fibromialgia, artritis reumatoide, enfermedad de células falciformes, cáncer y dolor lumbar.

Hipótesis de trabajo para investigación adicional

Tras su revisión, los autores proponen una hipótesis de trabajo para futuras investigaciones. Esto sugiere que “el dolor crónico y los trastornos del sueño comparten una relación bidireccional, en la que la deficiencia de vitamina D puede desempeñar un papel importante”.

La hipótesis propone que la vitamina D -en su forma biológicamente activa- actúe estimulando la respuesta antiinflamatoria producida por las células inmunes. Esto reduce la sensibilidad al dolor, lo que, a su vez, mejora la calidad del sueño.

Por lo tanto, los autores sugieren que los suplementos de vitamina D – junto con una buena higiene del sueño – podría mejorar la eficacia de los enfoques de manejo del dolor utilizados para tratar una serie de condiciones.

Señalan que esto podría ser un medio simple pero eficaz para mejorar la calidad de vida de los pacientes y reducir la carga en la atención sanitaria.

En su calidad de editor de la revista, Sof Andrikopoulos, profesor asistente de la Universidad de Melbourne en Australia, comenta la importancia de los hallazgos, que él describe como “muy emocionantes y novedosos”. Él añade:

“Estamos desentrañando los posibles mecanismos de cómo la vitamina D está involucrada en muchos procesos complejos, incluyendo lo que esta revisión demuestra – que una buena noche de sueño y niveles normales de vitamina D podrían ser una manera eficaz de manejar el dolor”.

Comenta este articulo