Los expertos ya saben que las mujeres embarazadas no deben comer por dos. Un estudio ahora insiste en la importancia de una dieta saludable como una forma de evitar el aumento de insulina y niveles de glucosa en el niño, ambos de los cuales son indicadores de la diabetes y el riesgo de síndrome metabólico.

Calidad de la dieta materna durante el embarazo es fundamental para el crecimiento fetal, así como los niveles de insulina y glucosa en el nacimiento. Tales indicaciones advierten de la posible predisposición a padecer enfermedades como la diabetes y el síndrome metabólico.

El estudio fue liderado por la Universidad Complutense de Madrid y publicado en el European Journal of Clinical Nutrition, que estudia la dieta durante esta etapa vital que ve el crecimiento celular tanto en términos de número y tamaño. Estudios anteriores han esbozado ya que cuando la madre no consume suficientes alimentos durante el embarazo, el suministro de glucosa a otros tejidos se reduce en el feto para garantizar que el cerebro recibe la cantidad correcta. A su vez, esto hace que redujeron el crecimiento fetal.

Este mecanismo de adaptación que se conoce como hipótesis del fenotipo ahorrativo Barker. “Sin embargo, los efectos de un desequilibrio entre las grasas, proteínas e hidratos de carbono no son tan bien conocidos. En otras palabras, el efecto durante el embarazo de las dietas occidentales, que varían en gran medida de la variedad mediterránea no son bien conocidos,” tal como se explica a SINC por Francisco J. Sánchez-Muniz, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid y uno de los autores del estudio. El nuevo estudio forma parte de la Mérida Estudio, una investigación macro que analiza diferentes parámetros en los recién nacidos y sus madres.

De esta manera, el nuevo estudio revela que cuando las mujeres embarazadas ingerir cantidades adecuadas de energía, sus hijos nacen con un peso normal de alrededor de 3,3 kilogramos y 3,5 kilogramos. “Sin embargo, más de la mitad de las mujeres tienen las dietas de baja calidad que incluyen una gran cantidad de productos de origen animal ricos en grasas saturadas aún una baja cantidad de carbohidratos de las verduras y las legumbres.

Además, más de un tercio de las mujeres muestra los hábitos alimenticios que difieren en gran medida de la dieta mediterránea “, destaca Sánchez-Muniz. “Es sorprendente que las mujeres no cambian sus hábitos de alimentación o calidad de la dieta durante el embarazo”.

Comenta este articulo