La búsqueda de la satisfacción sexual es tan antigua como la civilización. ¿Puede la medicina del siglo XXI desentrañar el secreto? A pesar de los estudios clínicos, aún no encontramos el santo grial de los afrodisíacos.

¿Los afrodisíacos tienen un lugar en nuestra vida sexual?

Para muchas parejas, una vida sexual feliz es clave para la felicidad. Pero la disfunción sexual y la pérdida de interés en el sexo son problemas comunes que afectan la felicidad sexual y la satisfacción con las relaciones.

En 2015, un panel de expertos revisó estudios científicos que investigaban la disfunción sexual en hombres y mujeres.

Escribiendo en The Journal of Sexual Medicine, concluyen que “[…] que las disfunciones sexuales más frecuentes en las mujeres son disfunciones de deseo y excitación. Además, hay una gran proporción de mujeres que experimentan múltiples disfunciones sexuales[…]”.

“Para los hombres”, agregan, “la eyaculación precoz y la disfunción eréctil son las disfunciones sexuales más comunes”.

¿Qué son los afrodisíacos?

De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), “[un] nicho producto que lleva el etiquetado afirma que despertará o aumentará el deseo sexual, o que mejorará el rendimiento sexual, es un producto farmacológico afrodisíaco”.

Se han hecho afirmaciones atrevidas sobre muchos afrodisíacos potenciales, que van desde especias usadas comúnmente y extractos de plantas exóticas hasta órganos de animales e insectos molidos.

Muchos de estos están impregnados de historia y creencias culturales de larga data, pero en realidad existe poca evidencia científica para demostrar que tienen los efectos deseados.

Algunos productos, como la yohimbina, que se extrae de la corteza del árbol Yohimbe de África Occidental, se han relacionado con graves riesgos para la salud, como ataques cardíacos y convulsiones, según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa.

Afortunadamente, estamos emergiendo lentamente de la edad oscura de la investigación afrodisíaca, con la cantidad de estudios de buena calidad, con el objetivo de llegar al fondo de cuáles compuestos son seguros y cómo funcionan, aumentando constantemente.

Ginkgo y ginseng

En una revisión de la evidencia científica que sustenta los afrodisíacos naturales, la Dra. Elizabeth West, del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de California en Irvine, y el Dr. Michael Krychman, del Centro de California para la Salud Sexual y la Medicina de Supervivencia en Newport Beach, explique que “aunque los datos todavía son limitados, ginkgo, ginseng, maca y Tribulus tienen datos prometedores detrás de ellos”.

Se ha demostrado que el Ginkgo aumenta el flujo sanguíneo a los órganos periféricos, incluidos los genitales. Mientras que un estudio mostró una mejora en la función sexual tanto en hombres como en mujeres, estos hallazgos no fueron respaldados en otro estudio, según los Dres. West y Krychman.

El ginkgo es bien tolerado por la mayoría de las personas, pero puede causar riesgo de sangrado excesivo, advierten.

Varios estudios clínicos doble ciego controlados por placebo respaldan la noción de que el ginseng es efectivo para la disfunción eréctil y, en un grado menos estudiado, puede mejorar la excitación sexual en mujeres menopáusicas.

Al igual que con el ginkgo, puede haber efectos secundarios, que incluyen síntomas gastrointestinales leves. Las personas con cánceres sensibles a las hormonas deben evitar el uso de ginseng.

Maca y Tribulus terrestris

De acuerdo con los Dres. West y Krychman, “la investigación en roedores ha demostrado que la maca [un vegetal de raíz andino] efectivamente mejoró la libido y mejoró la función eréctil después de la suplementación”.

Aunque tres estudios clínicos mostraron una mejoría en la función sexual en mujeres y hombres, otro ensayo no lo hizo.

Tribulus terrestris, que es una planta tradicionalmente utilizada en la medicina china y ayurvédica, contiene un compuesto que se convierte en deshidroepiandrosterona, una hormona esteroidea natural.

“Un estudio con roedores mostró una mayor producción de esperma después de la administración de Tribulus”, dicen los Dres. West y Krychman. La satisfacción sexual en las mujeres que tomaron Tribulus terrestre mejoró en varios estudios, incluido un ensayo de 2017, mientras que la calidad del semen y la disfunción eréctil en los hombres también experimentaron un aumento.

A pesar del aumento en los estudios clínicos de buena calidad, la FDA advierte que “aquí hay una falta de datos adecuados para establecer un reconocimiento general de la seguridad y efectividad de cualquier ingrediente […] para OTC [ sin receta] usar como un afrodisíaco “.

Emiten una advertencia adicional:

“De acuerdo con la evidencia actualmente disponible, cualquier producto farmacéutico de venta libre que contenga ingredientes para su uso como afrodisíaco generalmente no se puede reconocer como seguro y eficaz”.

Entonces, antes de apresurarse a abastecerse de cualquier afrodisíaco, podría valer la pena tener presente esta advertencia.

Comenta este articulo