Un nuevo estudio de caso de la Universidad de California en San Francisco sugiere que la adaptación de la estimulación cerebral profunda a las necesidades individuales de un paciente podría aliviar los síntomas de la depresión al menos temporalmente.

Los investigadores encontraron que estimular tres áreas específicas del cerebro podría ayudar a inducir la calma, renovar los niveles de energía o reavivar el placer en un paciente con depresión.

La respuesta a la estimulación cerebral dependía de una interacción compleja entre los síntomas, el estado de ánimo y el lugar de la estimulación cerebral.

Los investigadores encontraron que estimular eléctricamente tres sitios separados en el cerebro del paciente ayudó con tres síntomas distintos de depresión:

  • reducir la ansiedad
  • aumentar los niveles de energía
  • restaurar el placer en las actividades cotidianas

La mujer de 36 años, que había experimentado repetidos episodios de depresión severa resistente al tratamiento desde la infancia, informó haber recuperado la sensación de placer en la vida en cuestión de segundos después de la estimulación cerebral.

Cada vez que me estimulaban, me sentía como si fuera mi yo de antes, podía volver al trabajo, podía hacer las cosas que quiero hacer con mi vida”, dijo.

Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), que desarrollaron esta forma personalizada de estimulación cerebral profunda, ahora ampliarán su ensayo clínico para incluir a otros 12 pacientes con la misma afección.

Informan sobre sus hallazgos iniciales en un artículo de estudio que aparece en Nature Medicine.

Aproximadamente 1 de cada 3 pacientes diagnosticados con la afección tienen una forma resistente al tratamiento que no responde a los medicamentos antidepresivos ni a la psicoterapia.

Algunos de estos pacientes se benefician de la terapia electroconvulsiva, pero muchos optan por no recibir el tratamiento debido a los posibles efectos secundarios y el estigma que lo rodea.

Estimulación cerebral profunda

La estimulación cerebral profunda surgió en 2003 como una forma alternativa de estimular eléctricamente áreas específicas en el cerebro de pacientes con depresión resistente al tratamiento, utilizando corrientes mucho más pequeñas.

Sin embargo, los resultados de los ensayos clínicos de los tratamientos varían. Por ejemplo, un estudio de 2017 examinó un solo sitio para la estimulación cerebral, el cíngulo subcalloso, encontró que, si bien la estimulación cerebral profunda era segura, no era significativamente mejor que la estimulación cerebral profunda «simulada» para aliviar la depresión. Los autores de este estudio sugieren que las investigaciones futuras deberían explorar otros sitios de colocación de electrodos.

Los investigadores de la UCSF se preguntaron si mapear la actividad cerebral única de cada paciente y luego dirigir la estimulación a áreas específicas mejoraría el resultado. Este enfoque ya ha demostrado su utilidad en la epilepsia y la enfermedad de Parkinson.

«El cerebro, como el corazón, es un órgano eléctrico, y existe una creciente aceptación en el campo de que las redes cerebrales defectuosas que causan depresión, al igual que la epilepsia o la enfermedad de Parkinson, podrían pasar a un estado más saludable mediante la estimulación dirigida». dice la Dra. Katherine Scangos, profesora asistente en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la UCSF, y autora correspondiente del nuevo estudio.

“Sabemos que la depresión afecta a diferentes personas de formas muy diferentes, pero la idea de trazar un mapa de sitios individualizados para la neuromodulación que coincidan con los síntomas particulares de un paciente no ha sido bien explorada”, agrega.

El trabajo anterior del Dr. Edward Chang, coautor principal del nuevo estudio, demostró que el enfoque funcionó bien para los pacientes con depresión en el Centro de Epilepsia de UCSF. A estas personas ya se les habían implantado matrices de electrodos en el cerebro para permitir a los cirujanos mapear la ubicación de las convulsiones antes de la cirugía de epilepsia.

Sin embargo, quedaba la pregunta de si un enfoque similar de mapeo cerebral funcionaría solo para un grupo de pacientes con depresión.

Ensayo clínico en curso

En la primera fase del nuevo ensayo, llamado PRESIDIO, el equipo de UCSF identificará redes en el cerebro de cada paciente que mejoran sus síntomas cuando se estimula.

El objetivo es programar dispositivos de neuromodulación para que respondan en tiempo real a las señales de advertencia en estas redes con una estimulación dirigida que restablezca el equilibrio en los circuitos cerebrales del paciente.

En su artículo, los investigadores describen la inserción de 10 electrodos en el cerebro de la mujer de 36 años, que fue la primera paciente inscrita en su ensayo.

Durante los siguientes 10 días, los investigadores mapearon los efectos de la estimulación eléctrica leve en varias regiones del cerebro que estudios previos sugieren que podrían afectar el estado de ánimo.

Descubrieron que la estimulación de 90 segundos de tres sitios particulares producía de manera rápida y confiable tres estados emocionales positivos distintos, según la evaluación de los psiquiatras y un conjunto de cuestionarios estándar.

Cuando los investigadores estimularon una región involucrada en el procesamiento de la recompensa, llamada cápsula ventral o estriado ventral, el paciente informó «hormigueo de placer».

Cuando estimularon el cíngulo subgenual, que ayuda a regular el estado de ánimo, ella informó una sensación de «estado de alerta neutral […] menos algodón y telarañas».

La estimulación de una tercera área llamada corteza orbitofrontal, que es un área clave para determinar la emoción, produjo una sensación de placer tranquilo «como […] leer un buen libro».

La estimulación de cada uno de los tres sitios por turno durante 3 a 10 minutos mejoró los síntomas de la paciente de diferentes maneras según su estado emocional en ese momento.

Por ejemplo, cuando estaba ansiosa, estimular la corteza orbitofrontal tuvo un efecto calmante. Sin embargo, si se sentía apática, estimular la misma área empeoraba su estado de ánimo y la hacía sentir somnolienta.

Por el contrario, estimular las otras dos áreas aumentó su excitación y sus niveles de energía.

Comenta este articulo