Nuestra piel es el hogar de un gran número de bacterias, hongos y virus, y cada uno de nosotros tiene una huella digital única de nuestra mezcla particular de las comunidades microbianas, que se define por su composición genética o microbioma. Una nueva investigación muestra ahora que, a pesar de la limpieza regular y el contacto con objetos contaminados por microbios, nuestro microbioma personal de la piel sigue siendo sorprendentemente estable en el tiempo.

En el contenido del estudio publicado en la revista Cell, los investigadores del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) – ambos en Bethesda, MD – sugieren que sus hallazgos deberían ayudar a entender mejor cómo se desarrollan las enfermedades de la piel.

Mientras que la mayoría de los microbios que viven en nuestra piel son considerados beneficiosos y protectores, sin causar ningún daño, algunos de ellos se han relacionado con trastornos de la piel, como acné, eczema y psoriasis.

Los estudios de los microbios en la piel más dañinos han ayudado a entender, por ejemplo, ¿por qué el eczema tiende a afectar a las áreas húmedas tales como la piel en los pliegues de los brazos y las piernas, mientras que la psoriasis tiende a aparecer en el exterior, más localizados en las partes expuestas de los codos y las rodillas.

En trabajos anteriores, los investigadores ya habían establecido que las comunidades microbianas no sólo tienen una fuerte preferencia por sitios particulares, sino que cada persona tiene una huella genética única de la gama de microbios en la piel.

Estabilidad mayor entre las personas

Para el nuevo estudio, los investigadores deseaban explorar un área menos bien estudiada, y así como las comunidades microbianas en nuestra piel cambian con el tiempo y si estas fluctuaciones tienen un papel en la salud y la enfermedad.

Ellos encontraron para su sorpresa que las comunidades microbianas de la piel siguen siendo muy estables en el tiempo, a pesar de que entren en contacto regular y frecuente con otras fuentes de bacterias, hongos y virus, incluyendo otras personas, prendas de vestir, superficies y objetos cargados de bacterias.

Los investigadores analizaron la estructura genética de los microbios en muestras de piel tomadas de 12 voluntarios sanos en tres intervalos sucesivos, que van desde 1 mes hasta 2 años de diferencia. Las muestras procedían de 17 sitios en el cuerpo. Para el análisis, se utilizó un enfoque llamado “escopeta de secuenciación metagenómica.”

En su artículo, los autores del estudio, Dr. Julie Segre, del NHGRI, y Dr. Heidi Kong, del Instituto Nacional del Cáncer, y sus colegas, encontraron la forma en que “la similitud de la comunidad a corto y largo plazo ha superado significativamente la similitud de un individuo entre todos los individuos” y que estos hallazgos son similares a “observaciones en el intestino y otras comunidades”.

Sin embargo, también encontraron que la estabilidad de las comunidades microbianas varía de persona a persona, y en diferentes grados con diferentes cepas.

Por ejemplo, los sitios aceitosos – como en la espalda y en el tubo que va desde el oído externo con el oído medio – mostraron la menor variación en el tiempo, al igual que los sitios secos, como las palmas de las manos, que son altamente expuestas a todo tipo de contacto.

Pero en áreas de la piel con una gama mucho mayor de diferentes microbios, tales como los pies y los sitios húmedos, los investigadores encontraron que la huella digital microbiana fue mucho menos estable en el tiempo. Ellos sugieren que esto podría ser debido a la influencia de la higiene personal o porque los sitios están expuestos a ambientes más variables.

Debido a que sólo se estudiaron a un pequeño número de adultos sanos, los investigadores ahora planean ampliar sus investigaciones para incluir a pacientes con trastornos de la piel y el surgimiento de eczemas, debido a que parte del sistema inmunológico del cuerpo se encuentra comprometido.

Según a Dra. Julie Segre: “Los estudios futuros pueden utilizar el conocimiento de la estabilidad relativa de las comunidades microbianas de la piel en adultos sanos para entender cómo las diferentes exposiciones o estados de enfermedad puede alterar estos microbios de la piel.”

Por ejemplo, los investigadores podrían estudiar pacientes con acné para averiguar si determinadas cepas de microbios en la piel florecen durante los brotes o el cambio producido cuando los pacientes toman antibióticos.

Comenta este articulo