Según la investigación llevada a cabo por la American Heart Association, a través de la sustitución de los hidratos de carbono refinados y grasas saturadas por aceites vegetales, podríamos salvar 1 millón de vidas al año.

La asociación entre el consumo de una dieta alta en grasas saturadas y las enfermedades del corazón está bien documentada.

Las relaciones entre los diferentes tipos de grasas y sus consecuencias sobre la salud son un poco más complejas.

Una nueva investigación y el análisis, llevado a cabo en una escala global, muestra cómo son necesarios en todo el mundo los cambios en la dieta si hay vidas para ser cuidadas.

En total, el equipo investigó la dieta y la información de la disponibilidad de alimentos de 186 países. También volvieron a analizar y cotejar estudios longitudinales anteriores, mirando cómo grasas específicas impactan en la enfermedad cardíaca.

Por primera vez, la carga global de la enfermedad cardíaca ha sido medida en relación con el consumo de demasiadas grasas saturadas, en comparación con las grasas poliinsaturadas.

Publicado en la revista de la Asociación Americana del Corazón, como autor principal del estudio, Dr. Dariush Mozaffarian, explica los hallazgos:

“A nivel mundial, los políticos se centran en la reducción de las grasas saturadas. Sin embargo, encontramos que habría un impacto mucho mayor en las muertes por enfermedades del corazón si la prioridad fuera aumentar el consumo de grasas poliinsaturadas como sustituto de grasas saturadas y carbohidratos refinados, así como para reducir las grasas trans”.

Los beneficios de las grasas poliinsaturadas

No todas las grasas son necesariamente malas; ninguna se debe tomar en exceso, pero los perfiles fisiológicos de las grasas saturadas, poliinsaturadas y trans son diferentes y necesitan ser tratados de diferentes maneras.

Es importante recordar que las grasas son esenciales para que el cuerpo funcione. Las grasas no sólo se utilizan como fuente de energía para la actividad celular y física, sino que también influyen en la respuesta inflamatoria, estado de ánimo y son vitales para la comunicación intercelular.

Las grasas poliinsaturadas se encuentran predominantemente en alimentos y aceites de origen vegetal. El consumo de estos aceites en realidad puede mejorar los niveles de colesterol en la sangre, disminuyendo el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. También hay evidencia de que las grasas poliinsaturadas pueden reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Las grasas poliinsaturadas se pueden encontrar en una gran variedad de alimentos, incluyendo soja, aceite de girasol, tofu, nueces, semillas y pescados grasos (por ejemplo, aceites omega-6).

Las grasas y las enfermedades del corazón en una escala global

Como es de imaginar, un proyecto de investigación con tal alcance, produjo una gran cantidad de información. A continuación se presentan algunos de los resultados más notables:

  • 10,3% de las muertes por enfermedades del corazón totales (711,800 personas) en todo el mundo, se atribuyen al consumo de grasas poliinsaturadas demasiado pequeñas como sustituto de grasas saturadas;
  • 3,6% de las muertes por enfermedades del corazón totales (250.900 personas) se atribuyeron a un exceso de consumo de grasas saturadas. Se cree que la marcada diferencia entre estas dos cifras puede ser gracias a las propiedades protectoras de las grasas poliinsaturadas;
  • 7,7% de las muertes por enfermedades del corazón totales (537,200 personas) se atribuyeron a un exceso de consumo de grasas trans. Estas grasas se encuentran en horneados y alimentos, así como la grasa de cocina usada en algunos países en frituras;
  • Se encontró que las tasas más altas de muertes por enfermedades del corazón eran debido a un bajo consumo de ácidos grasos omega-6 grasas poliinsaturadas, en los países de la antigua Unión Soviética, en particular Ucrania.

Como parte del análisis, el equipo comparó los datos de 1990 y 2010 para trazar diferencias significativas en las tasas de mortalidad:

  • Las muertes debidas a la insuficiencia de los omega-6 aceites cayeron un 9%;
  • Las muertes causadas por el consumo elevado de grasas saturadas se redujeron en un 21%;
  • Las muertes causadas por el alto consumo de grasas trans crecieron un 4%.

En relación con las tendencias mundiales de la enfermedad cardíaca causada por la dieta, el Dr. Mozaffarian dijo:

“La gente piensa de las grasas trans son solamente un problema de países ricos, debido a los productos envasados ​​y de comida rápida. Pero, en los países de medianos y bajos ingresos como la India y en Oriente Medio, hay un amplio uso, de bajo coste, de grasas hidrogenadas para cocinar en el hogar, y utilizada por los vendedores ambulantes.

Debido a las fuertes políticas, las muertes relacionadas con la grasa trans están bajando en los países occidentales (aunque aún quedan importantes cifras en los Estados Unidos y Canadá), pero en muchos países de bajos y medianos ingresos, las muertes relacionadas con la grasa trans parecen estar subiendo , haciendo de este un problema global”.

Los autores esperan que sus hallazgos ayuden a las naciones a desarrollar y perfeccionar sus directrices dietéticas. El informe sólo puede ser un pequeño paso hacia la salud global, pero subraya la importancia de observar los datos disponibles antes de decidir sobre la política general.

Comenta este articulo