El yogur es alabado con frecuencia por sus propiedades saludables, pero un nuevo estudio de investigación sobre los efectos del consumo regular de yogur ha sugerido que no conduce a mejoras en la salud.

El estudio, publicado en la revista de la Academia de Nutrición y Dietética, seguido 4.445 adultos españoles, el análisis de la relación entre la calidad relacionada con la salud de los participantes de la vida y el consumo de yogur durante un promedio de 3,5 años.

“El consumo regular de yogur no estaba vinculado a la calidad relacionada con la salud de la vida”, afirma el autor principal Esther López-García, de la Universidad Autónoma de Madrid. “Para la investigación futura instrumentos más específicos se deben utilizar lo que puede aumentar la probabilidad de encontrar un beneficio potencial de este alimento.”

La calidad relacionada con la salud de la vida es un concepto que abarca “los aspectos de la calidad de vida que se puede mostrar claramente afectar a la salud – ya sea física o mental”, según la definición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Para las personas, esto puede conllevar unas condiciones de salud y los riesgos, así como el apoyo socioeconómico y el estado.

En España, donde se realizó el estudio, las principales directrices dietéticas apoyan el consumo de productos lácteos como el yogur, como parte de una dieta sana y equilibrada, así como lo hacen en muchos otros países.

“Esto es porque la mayoría de los estudios se han centrado en el efecto en su conjunto, pero sería interesante evaluar la asociación independiente entre cada tipo de producto y los indicadores de salud a nivel mundial”, indica López-García.

Varios expertos han sugerido previamente que el yogur puede influir en la calidad relacionada con la salud de la vida debido a su alto contenido de calcio – vital para proteger los huesos contra la enfermedad debilitante. Otras investigaciones han asociado el consumo de yogur con beneficios directos para la salud, tales como un menor riesgo de diabetes tipo 2.

No hay mejoras significativas en la calidad relacionada con la salud de la vida de los consumidores de yogur regular

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 4.445 participantes entre 2008-2010 18 años y más. El consumo de yogur rutina de los participantes se registró al inicio del estudio junto con una historia de la dieta validado.

Después se midió la calidad relacionada con la salud de la vida de los participantes a través de encuestas hasta 2012, dando un período medio de seguimiento de 3,5 años.

“En comparación con las personas que no comieron yogur, los que comieron este producto lácteo regularmente no mostraron ninguna mejora significativa en su puntuación en el componente físico de la calidad de vida, y aunque hubo una ligera mejoría mental, esto no fue estadísticamente significativa “, afirma López-García.

En concreto, los participantes que consumían seis o menos porciones de yogurt a la semana informaron puntuaciones similares de la encuesta de salud física en comparación con los participantes que consumieron al menos una porción de cada día. Estos resultados fueron similares entre los participantes que no tenían enfermedades diagnosticadas, nunca fumaron o siguieron la dieta mediterránea.

Desafortunadamente, los investigadores sólo evaluaron el consumo de yogur en el inicio del estudio. Niveles individuales de consumo de yogur pueden haber cambiado durante el período de seguimiento. Además, los investigadores no siguen el consumo de otros alimentos que pueden haber influido en sus resultados.

Los resultados del estudio podrían utilizarse para ayudar a evaluar las reclamaciones de la industria láctea referentes a las propiedades saludables de yogur. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos, por ejemplo, debe revisar dichas reclamaciones presentadas por la industria de la alimentación con el fin de permitir o rechazar su uso comercial.

Comenta este articulo