La inmunoterapia está creciendo en fuerza como un arma contra el cáncer, ya que la investigación se centra cada vez más en las formas en que el cáncer aparentemente “engaña” el sistema inmunológico para permitir su desarrollo.

Una forma en que el cáncer el sistema inmune es a través de “entablar amistad” con células T, que buscan elementos no deseados, tales como bacterias y virus en la lucha del cuerpo contra la enfermedad, pero, misteriosamente, no ataca a las células cancerosas.

En la década de 1990, una molécula que los científicos japoneses llaman “Muerte 1 Programado” fue encontrado (PD-1) en la superficie de las células T. Investigadores estadounidenses luego descubrieron que los tumores de cáncer a menudo producen esta molécula de juego, “muerte programada Ligando 1” (PDL-1). De esta manera, el cáncer es capaz de unirse a las células T, en lugar de luchar contra él, eludiendo así el sistema inmunológico “el truco”.
Este descubrimiento condujo al desarrollo de un grupo de medicamentos conocidos como “terapias de bloqueo de control inmunológico.”

Otra forma en que aparecen los cánceres a subvertir el sistema inmune implica la prostaglandina 2 (PGE2). PGE2 normalmente causa respuesta inflamatoria y fiebre en infecciones bacterianas y virales, pero se ha sabido durante algún tiempo que también puede promover el crecimiento del tumor en el tracto gastrointestinal.

Una teoría es que el proceso inflamatorio no siempre termina cuando debería. La inflamación crónica puede eventualmente causar cambios, tales como la formación de nuevos vasos sanguíneos y mutaciones en el ADN, lo que puede dar lugar a tumores. Células implicadas en ciertos tipos de inflamación se han encontrado que producen secreciones que promueven tumores.

El despertar del sistema inmunológico

Según el equipo de Francis Crick Institute del Reino Unido, que llevó a cabo este proyecto, las moléculas de PGE2 “amortiguan abajo” la respuesta del sistema inmunológico, lo que permite a las células cancerosas “que se escondan”. Si las moléculas de PGE2 se pueden destruir, dicen, el sistema inmunológico se “despierta”, encuentra y mata a las células cancerosas.

El PGE2 en el cuerpo se produce por la ciclooxigenasa, conocida como enzimas COX-1 y COX-2. Los inhibidores de COX se encuentran actualmente en el centro de atención como una manera de evitar la producción de PGE2 en pacientes con cáncer. Una forma de inhibir la COX es a través de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina.

Este estudio encontró que ciertos tipos de cáncer se redujeron sustancialmente mediante la combinación de aspirina u otros inhibidores de COX con inmunoterapia.

Dada la “conservación de la firma” a través del ratón y el melanoma humano, más el hecho de que los inhibidores de COX parecen reducir los tumores gastrointestinales y de mama, así como el melanoma, el equipo tiene la esperanza de que la aspirina y medicamentos similares pueden ser utilizados eficazmente junto con los tratamientos de inmunoterapia actuales para hacer frente al cáncer de intestino, de mama y piel.

Citando un estudio publicado en la revista del Instituto Nacional del Cáncer, la Sociedad Americana del Cáncer sugiere que dosis bajas de aspirina también podría ser útil en el tratamiento y la prevención de la recurrencia de cáncer de esófago, ovario, estómago y próstata.

Las preocupaciones de que el uso de dosis bajas de aspirina puede regular de aumentar el riesgo de problemas cardiovasculares o una hemorragia interna en pacientes con cáncer con problemas gastrointestinales no han sido definitivamente demostrado, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE.

Como Peter Johnson, director médico de Cancer Research UK, notas sobre la investigación actual, “todavía hay mucho camino por recorrer […] pero es un hallazgo emocionante que podría ofrecer una forma sencilla de mejorar dramáticamente la respuesta al tratamiento en un rango de los cánceres “.

aspirina y el vih

Comenta este articulo