Los adultos con diabetes podrían beneficiarse de un mejor tratamiento si la condición se categoriza en cinco tipos, en lugar de solo dos. Esta es la conclusión de un nuevo estudio publicado en The Lancet Diabetes & Endocrinology.

 

Los investigadores dicen que la diabetes debe clasificarse en cinco tipos, en lugar de dos.
La investigación fue dirigida por el Prof. Leif Groop, del Centro de Diabetes de la Universidad de Lund en Suecia y el Instituto de Medicina Molecular de Finlandia en Helsinki.

Excluyendo la diabetes gestacional, diabetes que se desarrolla durante el embarazo, hay dos tipos principales: diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2.

En la diabetes tipo 1, las células beta del páncreas, que producen insulina, la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre, son atacadas y destruidas por el sistema inmune.

La diabetes tipo 2 es la forma más común, representa alrededor del 90-95 por ciento de todos los casos. Esto ocurre cuando las células del cuerpo dejan de responder a la insulina o las células beta no pueden producir cantidades suficientes de la hormona.

En ambas formas de la enfermedad, los niveles de azúcar en la sangre pueden llegar a ser demasiado altos, una condición conocida como hiperglucemia. A menos que se controle, esto puede conducir a una serie de complicaciones, que incluyen enfermedad renal, enfermedad cardiovascular y daño a los nervios.

La heterogeneidad de la diabetes

Un diagnóstico de diabetes normalmente se hace usando la prueba de glucosa plasmática en ayunas (FPG) o la prueba A1C. La prueba FPG evalúa el nivel de glucosa en sangre de una persona en un punto de tiempo único, mientras que la prueba A1C mide los niveles promedio de glucosa en sangre durante los 3 meses previos.

Cuando se trata de determinar qué tipo de diabetes tiene una persona, los profesionales de la salud pueden buscar autoanticuerpos relacionados con la diabetes en la sangre. Estas son proteínas producidas por el sistema inmune que pueden atacar las propias células del cuerpo.

La presencia de tales autoanticuerpos es un indicador de diabetes tipo 1. Si una persona no tiene estos autoanticuerpos, se considera que tiene diabetes tipo 2.

Pero, como señalan el profesor Groop y sus colegas, las pautas de clasificación para la diabetes no se han actualizado durante 20 años, a pesar de la creciente evidencia de que la diabetes tiene una gran heterogeneidad.

“La diabetes es un grupo de trastornos metabólicos crónicos”, dice el Dr. Rob Sladek, de la Universidad McGill y el Centro de Innovación Génome Québec en Canadá, en un editorial vinculado al estudio, “que comparten la característica común de la hiperglucemia, lo que significa que, en principio, la diabetes se puede diagnosticar a través de la medición de un solo componente sanguíneo “.

“Sin embargo, los aumentos en la glucosa en sangre pueden ser causados ​​por una serie de factores genéticos y adquiridos que reducen las concentraciones circulantes de insulina o disminuyen su efectividad, lo que lleva a la heterogeneidad en la presentación clínica y la progresión de la enfermedad”.

El Prof. Groop y su equipo dicen que una “clasificación refinada” de diabetes basada en su heterogeneidad podría ayudar a los profesionales de la salud a predecir mejor qué individuos tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones y permitir un enfoque más personalizado del tratamiento.

En su estudio, los investigadores proponen que la diabetes ya no debería clasificarse como de dos tipos. En cambio, dicen que la condición debe clasificarse en cinco tipos distintos.

Los cinco “grupos” de diabetes

Los investigadores llegaron a su propuesta mediante el análisis de los datos de cuatro cohortes de estudio. Estos incluyeron un total de 14,775 adultos de Suecia y Finlandia, todos los cuales habían sido diagnosticados recientemente con diabetes.

Como parte del análisis, los científicos observaron seis medidas en cada tema que representan diferentes características de la diabetes.

Estas medidas fueron: índice de masa corporal (IMC); edad al diagnóstico de diabetes; hemoglobina A1C (HbA1C), una medida del control del azúcar en la sangre a largo plazo; funcionamiento de la célula beta; resistencia a la insulina; y la presencia de autoanticuerpos relacionados con la diabetes.

Además de realizar análisis genéticos de los participantes, los investigadores también compararon la progresión de la enfermedad, las complicaciones y el tratamiento.

El estudio reveló cinco formas distintas de diabetes, tres de las cuales fueron graves y dos leves. El equipo los categorizó de la siguiente manera:

Grupo 1: diabetes autoinmune grave (actualmente conocida como diabetes tipo 1), caracterizada por deficiencia de insulina y la presencia de autoanticuerpos. Esto fue identificado en 6-15 por ciento de los sujetos.
Grupo 2: diabetes grave con deficiencia de insulina, caracterizada por una edad más joven, deficiencia de insulina y control metabólico deficiente, pero sin autoanticuerpos. Esto fue identificado en 9-20 por ciento de los sujetos.
Grupo 3: diabetes resistente a la insulina severa, caracterizada por resistencia a la insulina severa y un riesgo significativamente mayor de enfermedad renal. Esto fue identificado en 11-17 por ciento de los sujetos.
Grupo 4: diabetes leve relacionada con la obesidad, más común en individuos obesos. Esto afectó al 18-23 por ciento de los sujetos.
Grupo 5: diabetes leve relacionada con la edad, más común en personas de edad avanzada. Esta fue la forma más común, afectando al 39-47 por ciento de los sujetos.

Los investigadores señalan que cada uno de estos cinco tipos “también eran genéticamente distintos”, lo que significa que no hubo mutaciones genéticas compartidas en los cinco conglomerados.

Un ‘paso hacia la medicina de precisión’

Cuando los investigadores evaluaron el tratamiento recibido por los adultos en cada uno de los cinco grupos, notaron que algunos estaban siendo tratados de manera inapropiada.

Como ejemplo, el equipo señala que solo el 42 por ciento de los pacientes en el grupo 1 y el 29 por ciento de los pacientes en el grupo 2 recibieron terapia con insulina desde el inicio de la enfermedad.

Dicen que esto indica que las clasificaciones actuales de la diabetes no se centran en las características subyacentes de la enfermedad.

Como tal, el Prof. Groop y sus colegas proponen que la diabetes se clasifique en cinco tipos distintos.

Si bien se requieren investigaciones adicionales para refinar estos cinco grupos, mediante el uso de biomarcadores y puntuaciones de riesgo genético, por ejemplo, el equipo cree que este estudio es un gran paso hacia los tratamientos adaptados para la diabetes.

“Las pautas de tratamiento existentes”, concluye el Prof. Groop, “están limitadas por el hecho de que responden a un control metabólico deficiente cuando se ha desarrollado, pero no tienen los medios para predecir qué pacientes necesitarán un tratamiento intensificado”.

“Este estudio nos mueve hacia un diagnóstico más útil desde el punto de vista clínico, y representa un paso importante hacia la medicina de precisión en la diabetes”. – Prof. Leif Groop

Comenta este articulo