Un nuevo estudio, publicado esta semana en PLoS Medicine, muestra que una dieta baja en alimentos de origen animal y alta en alimentos de origen vegetal reduce sustancialmente el riesgo de diabetes tipo 2. También encuentran que la calidad de la dieta basada en vegetales juega un papel importante.

Es de conocimiento común que comer frutas y verduras es esencial para mantener un cuerpo sano.

También es cada vez más evidente, como muestran diversos estudios de investigación, que una dieta con menos productos animales es también una opción más saludable.

Por ejemplo, un estudio publicado en 2013 que siguió a casi 70.000 personas llegó a la conclusión de que una dieta vegetariana baja el riesgo potencial de cáncer.

Del mismo modo, un estudio publicado en la revista Nutrición, Metabolismo y Enfermedades Cardiovasculares en el mismo año, siguió a más de 15.000 personas y encontró que una dieta vegetariana disminuye el riesgo de diabetes.

Como último ejemplo, un meta-análisis de más de 250 estudios, publicados en JAMA Archives of Internal Medicine en 2014, demostró que una dieta vegetariana reduce significativamente la presión arterial.

El vegetarianismo y la diabetes

El estudio más reciente en este orden de ideas, una vez más, observó el efecto de una dieta vegetariana sobre la diabetes. Sin embargo, este estudio también examinó la calidad de la dieta vegetariana.

Tomaron en cuenta si la dieta vegetariana era alta en alimentos de origen vegetal nutritivos, tales como granos enteros, frutas frescas y vegetales, y contrastan con las dietas vegetarianas menos saludables que incluyeron elementos como los granos refinados, patatas dulces y bebidas endulzadas.

El equipo, dirigido por Ambika Satija, también recopiló información sobre la cantidad de alimentos de origen animal que los participantes consumieron.

En total, el estudio utilizó datos de más de 20.000 profesionales de la salud masculina y femenina en los Estados Unidos durante un período de 20 años. Los participantes completaron cuestionarios regulares que cubren la dieta, historial médico, el diagnóstico actual y estilo de vida.

Para evaluar la dieta de cada individuo, el equipo utilizó un índice de dieta basada en plantas; alimentos de origen animal se dieron puntuaciones bajas, mientras que los alimentos derivados de las plantas vegetales recibieron las puntuaciones más altas.

El equipo encontró que una dieta baja en productos de origen animal, pero alta en productos vegetales, reduce el riesgo de diabetes tipo 2 en un 20%.

Cuando los investigadores separaron las dietas basadas en vegetales en versiones más saludables y menos saludables, se encontraron con que impactó en gran medida el riesgo de diabetes tipo 2. Las dietas saludables a base de plantas vegetales produjeron un 34% menos de riesgo de la diabetes tipo 2, y las dietas basadas también en plantas vegetales menos saludables, estaban vinculados a un riesgo 16% en la condición.

Esto implica que la abstención de productos de origen animal no es suficiente para evitar la diabetes tipo 2. Simplemente omitiendo los elementos menos saludables no es suficiente; es importante para asegurarse de que los artículos más saludables de alimentos de origen vegetal se incluyen en la dieta.

El autor principal, Frank Hu, de Harvard T. H. Escuela de Salud Pública Chan, explica:

“Un cambio a un patrón de dieta alta en alimentos de origen vegetal saludables, como verduras, frutas, granos enteros, legumbres, frutos secos y semillas, y más baja en alimentos de origen animal, especialmente carnes rojas y procesadas, puede conferir beneficios sustanciales para la salud en la reducción de riesgo de la diabetes tipo 2”.

Pequeños cambios, grandes beneficios

El equipo encontró que sólo una relativamente modesta caída en el consumo de productos de origen animal, de cinco a seis porciones a cuatro porciones por día, reduce la incidencia de diabetes tipo 2.

Una dieta rica en alimentos de origen vegetal se cree que reduce el tipo 2 de riesgo de diabetes gracias a sus altos niveles de antioxidantes, fibra, micronutrientes – como el magnesio – y los ácidos grasos insaturados. Los niveles más bajos de grasas saturadas en los alimentos de origen vegetal también podrían desempeñar un papel.

Además, los autores teorizan que una dieta vegetariana tiene una influencia positiva en el microbioma del intestino, lo que también podría ayudar a reducir la diabetes tipo 2.

Aunque el estudio se utilizó de una amplia muestra de participantes, hay algunas limitaciones. El principal problema es el uso de la conducta alimentaria de auto-reporte. Sin embargo, ya que los datos de forma acumulativa fueron tomados durante un buen número de años, el potencial de error se reduce.

Los investigadores concluyen que, como se ha demostrado anteriormente, una dieta con menores cantidades de productos de origen animal es más saludable que una con niveles más altos. Pero, también muestran que la calidad de la dieta juega un papel importante.

Medical Press también ha informado sobre un estudio en que las dietas vegetarianas contribuyen en gran medida al aumento de la pérdida de peso, y en el siguiente post encontrarás toda la información:

Las dietas vegetarianas aumentan la pérdida de peso drasticamente

Comenta este articulo