La diabetes no controlada puede ser fatal. También puede disminuir la calidad de vida. Hay algunos signos que se presentan y pueden indicar la existencia o riesgo de alguna enfermedad, y esto no es diferente con la diabetes. Conviene estar alerta y conocer estos signos.

En 2010, la diabetes y sus complicaciones fueron responsables del 12% de las muertes en todo el mundo. Muchas de estas muertes eran evitables. Aunque la diabetes es una condición crónica, se puede controlar con cambios en el estilo de vida y el medicamento adecuado.

La gente que no maneja bien la condición puede desarrollar la diabetes incontrolada, que causa la glucosa peligrosamente alta de la sangre. Esto puede desencadenar una cascada de síntomas, que van desde cambios de humor hasta daño a órganos.

Las personas con diabetes tipo 1, una enfermedad que hace que el cuerpo ataque a las células productoras de insulina en el páncreas, se diagnostican, típicamente, en la infancia. Sin embargo, hasta un tercio de los adultos con la variante más común de diabetes tipo 2 del trastorno, no saben que lo tienen. Sin tomar medidas para tratarlo, estas personas pueden desarrollar diabetes no controlada.

Los siguientes 10 síntomas son signos de diabetes no controlada. Cualquier persona que las experimente debe consultar a un médico con prontitud.

Lectura de glucosa en sangre alta

Las lecturas altas de glucosa en sangre son el síntoma más evidente de la diabetes no controlada.

A medida que la diabetes aumenta los niveles de azúcar en la sangre, muchas personas con diabetes piensan que es normal tener glucosa alta en la sangre. Normalmente, sin embargo, la medicación de la diabetes y los cambios del estilo de vida deben traer la glucosa de la sangre dentro de rangos normales.

Si la glucosa en la sangre sigue sin control, o si está aumentando constantemente, puede ser el momento para un individuo revisar su plan de control.

Infecciones frecuentes

La diabetes puede dañar el sistema inmunológico, haciendo a las personas más propensas a las infecciones. Una persona con diabetes que de repente recibe más infecciones, o que toma más tiempo para curar de una infección que han tenido antes, debe ver a un médico.

Algunas de las infecciones más comunes asociadas con la diabetes incluyen:

  • Infecciones de la piel, como la celulitis
  • Infecciones del tracto urinario
  • Infecciones por hongos, como la candidiasis y otras que afectan el pene o la vagina

La levadura se alimenta de azúcar, por lo que la combinación de baja inmunidad y alto nivel de glucosa en la sangre hace que las personas con diabetes estén particularmente expuestas a las frecuentes infecciones por levaduras.

Mayor y frecuente micción

El aumento de la micción se conoce como poliuria. La mayoría de los adultos orina 1-2 litros por día, pero las personas con diabetes orinan de 2-3 litros por día y a veces más.

Las personas con diabetes urinan con más frecuencia porque el cuerpo trata de eliminar la glucosa excesiva. Con azúcares incontrolados, la gente también bebe con más frecuencia, lo que hace que produzcan más orina.

Una forma rara de diabetes no relacionada con la glucosa en la sangre, llamada diabetes insipidus, también puede aumentar la micción.

Mayor o incontrolable sed

Las personas con diabetes a veces experimentan polidipsia, una forma de sed extrema.

Alto nivel de glucosa en la sangre puede hacer que las personas con diabetes estén muy deshidratadas, por lo que sienten sed. También socava la capacidad del cuerpo para absorber agua. Una persona puede sentir una abrumadora necesidad de agua, puede tener una boca seca crónicamente, o puede sentirse mareada.

Aunque las personas con polidipsia beben más líquidos, pueden deshidratarse. Su glucosa en la sangre también tiende a aumentar con más frecuencia. Esta combinación puede conducir a una emergencia que pone en peligro la vida llamada cetoacidosis diabética.

La cetoacidosis ocurre cuando el azúcar en la sangre incontrolado hace que los ácidos llamados cetonas se acumulen en la sangre. Los síntomas pueden incluir mareos, náuseas, confusión, pérdida de conciencia, dolor abdominal y el aliento con sabor a fruta.

Las personas con diabetes que experimentan síntomas de cetoacidosis diabética no deben esperar a hablar con un médico. La cetoacidosis puede ser fatal y debe ser tratada inmediatamente en una sala de urgencias.

Aumento del apetito sin aumento de peso

La glucosa ayuda a alimentar el cuerpo en todos los niveles, desde el apoyo a las funciones básicas de la célula para permitir que alguien ejecute un maratón.
Las personas con altos niveles de glucosa en la sangre tienen un acceso inadecuado a la glucosa de su cuerpo. Esto se debe a que su insulina es incapaz de eliminar eficientemente la glucosa de la sangre. Por lo tanto, una persona con diabetes no puede utilizar la glucosa, así como otras personas, incluso sin sus picos de glucosa.

Esta es la razón por la cual muchas personas con diabetes se sienten muy hambrientas, una condición llamada polifagia. El cuerpo desencadena señales de hambre mientras intenta acceder al combustible. Como no puede procesar la glucosa correctamente, el hambre continúa.

Aunque la obesidad está relacionada con la diabetes tipo 2, las personas con diabetes no controlada pueden no aumentar de peso, incluso cuando comen en exceso. Un gran apetito acompañado de muy poco aumento de peso sugiere que el cuerpo no está recibiendo toda la energía que necesita de los alimentos.

Pérdida de peso inexplicable

Al igual que algunas personas con diabetes comen más sin aumentar de peso, algunos en realidad pierden peso. Los dos síntomas se deben al mismo problema: disminución del metabolismo de la glucosa.

Si una persona con diabetes pierde peso o no depende de lo bien que el cuerpo está usando la glucosa, y cuánto esa persona está comiendo. Comer en exceso acompañado de pérdida de peso siempre requiere una llamada a un médico.

Aliento inusual

Muchas personas con diabetes no controlada notan que su aliento huele a fruta, o muy dulce.

Cuando la glucosa en la sangre se eleva muy alto, el cuerpo en lugar de eso descompone la grasa para obtener energía. Esto crea un producto químico llamado acetona que puede tener un olor afrutado.

La gente en la cetoacidosis diabética puede notar que su respiración tiene un olor químico, como removedor de esmalte de uñas. Esto también se debe a la acetona.

Problemas de riñón

Con el tiempo, la diabetes no controlada puede lesionar los vasos sanguíneos, incluidos los vasos sanguíneos de los riñones. Esto afecta su capacidad para filtrar la sangre y puede causar enfermedad renal.

Las personas con diabetes y enfermedad renal pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • Orina muy oscura o sangrienta
  • Orina espumosa
  • Dolor cerca de los riñones en la parte inferior de la espalda
  • Infecciones crónicas del riñón o del tracto urinario

Más a menudo, sin embargo, la enfermedad renal produce pocos o ningún síntoma en su forma temprana.

Síntomas cardiovasculares

Las personas con diabetes a menudo tienen síntomas cardiovasculares, como la presión arterial alta.

La resistencia a la insulina puede elevar la presión arterial. La diabetes también está relacionada con los niveles insanos de colesterol y la obesidad, los cuales son factores de riesgo para las enfermedades del corazón.

La presión arterial alta, el dolor en el pecho o los ritmos cardíacos anormales son signos de advertencia importantes, ya se trate de diabetes o de otra afección y no deben ser ignorados.

Hormigueo o entumecimiento

La diabetes no controlada puede dañar los nervios en todo el cuerpo, particularmente aquellos que afectan la sensación en las manos o los pies. El adormecimiento u hormigueo pueden indicar daño a los nervios.

Algunas personas con diabetes experimentan dolor nervioso, que puede sentirse como sensaciones eléctricas o ardor. Aunque el dolor nervioso puede ocurrir en cualquier lugar, es especialmente común en los pies y las manos.

Los problemas cardiovasculares asociados con la diabetes también pueden interferir con la circulación. Cuando la sangre no puede fluir fácilmente a través del cuerpo, la gente puede experimentar úlceras, o incluso gangrena, en las piernas o las manos.

Las personas que experimentan estos síntomas deben comunicarse con un médico. Enrojecimiento, hinchazón o calor en las piernas es una urgencia médica que necesita atención inmediata en una sala de urgencias.

Resumen

Como se mencionó anteriormente, las personas que experimentan cualquiera de los síntomas anteriores de la diabetes no controlada deben ver a un médico, tan pronto como puedan.

Si alguien tiene síntomas de cetoacidosis diabética o dolor en el pecho, debe ir a la sala de urgencias sin demora.

diabetes no controlada, diabetis no controlada, causas de diabetes no controlada con insulina, signos de diabetes, LABORATORIO EN LA DIABETES NO CONTROLADA, la azitromicina sirve para bacterias intestinales

Comenta este articulo