13 Shares

En Medical Press, a menudo informamos sobre estudios que producen beneficios para la salud solo por tomar café. Una nueva investigación, sin embargo, sugiere que nuestra querida taza de café podría tener un lado más oscuro, después de encontrar que la ingesta de cafeína a largo plazo podría exacerbar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores sugieren que el consumo de cafeína a largo plazo puede empeorar los síntomas conductuales del Alzheimer.

En un estudio de ratones con Alzheimer, los investigadores encontraron que la exposición prolongada a la cafeína estaba relacionada con los aumentos en los síntomas conductuales de la enfermedad, como la ansiedad.

La investigadora principal, la Dra. Lydia Giménez-Llort, de la Universidad Autónoma de Barcelona en España, y sus colegas informaron recientemente sus resultados en la revista Frontiers in Pharmacology.

Alrededor de 5.7 millones de adultos en los Estados Unidos viven con la enfermedad de Alzheimer, y cada 65 segundos, una persona más en el país desarrolla la enfermedad.

El síntoma más reconocido de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de memoria, pero la enfermedad puede presentar una serie de otros síntomas, incluidos delirios, alucinaciones, irritabilidad, ansiedad y depresión. La Dra. Giménez-Llort y su equipo se refieren a estos como los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia (BPSD).

Estudiando el efecto de la cafeína en BPSD

Investigaciones anteriores han sugerido que el café tiene el potencial de reducir el riesgo de Alzheimer y otras demencias. Para las personas que ya tienen Alzheimer, sin embargo, los efectos del consumo de cafeína pueden no ser tan beneficiosos, según la Dra. Giménez-Llort y su equipo.

Los investigadores llegaron a su conclusión al estudiar los efectos de la cafeína en los modelos de ratón de la enfermedad de Alzheimer.

“Los ratones desarrollan la enfermedad de Alzheimer de una manera muy cercana a los pacientes humanos con la aparición temprana de la enfermedad”, explica la primera autora, Raquel Baeta-Corral, también de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Ella agrega: “No solo exhiben los típicos problemas cognitivos sino también una serie de síntomas tipo BPSD, por lo que es un modelo valioso para abordar si los beneficios de la cafeína podrán compensar sus supuestos efectos negativos”.

Para averiguarlo, el equipo agregó cafeína al agua potable de los roedores desde las edades de 6 a 13 meses, a una dosis de 0.3 miligramos por mililitro.

Los investigadores explican que estudios previos han encontrado que esta dosificación conduce a una ingesta diaria de cafeína de alrededor de 1,5 miligramos en ratones, que es el equivalente a alrededor de 500 miligramos en humanos, o cinco tazas de café por día.

BPSD aumentó para ratones que consumen cafeína

A los 13 meses de edad, los ratones tomaron parte en una serie de experimentos que evaluaron sus síntomas cognitivos y conductuales del Alzheimer.

El estudio reveló que los roedores que bebían el agua con cafeína tenían un BPSD mayor, que incluía ansiedad y neofobia, o miedo a objetos o situaciones desconocidas, en comparación con los que consumían agua pura.

Además, descubrieron que la cafeína tenía poco beneficio para el aprendizaje y la memoria en los roedores.

Estos hallazgos, dicen el Dr. Giménez-Llort y sus colegas, sugieren que debemos ser cautelosos al recomendar café y otros productos con cafeína a los adultos con la enfermedad de Alzheimer.

“Estos resultados confirman que la cafeína, a pesar de su uso diario y la relativa falta de regulación gubernamental, es un compuesto potente con efectos multifacéticos”, afirman los autores, y agrega:

“Creemos que con un tratamiento crónico con cafeína, la exacerbación de los síntomas de BPSD similares a la ansiedad puede interferir parcialmente con los efectos cognitivos beneficiosos en la medida en que pueden ir en la dirección opuesta”.

13 Shares

Comenta este articulo