Camine por el pasillo de los suplementos en su farmacia local y encontrará aceite de pescado, ginkgo, vitamina E y ginseng, todos promocionados como estimulantes de la memoria que pueden ayudarlo a evitar el deterioro cognitivo. También encontrará melatonina, que se vende principalmente como un suplemento para dormir.

La melatonina es una hormona es conocida por ser producida por la glándula pineal que tiene diversas funciones en el cuerpo y especialmente en la regulación del ciclo sueño-vigilia.

Ahora parece que los especialistas en marketing de melatonina deberían reconsiderarlo. En un nuevo estudio, los investigadores dirigidos por Atsuhiko Hattori en la Universidad Médica y Dental de Tokio (TMDU) en Japón han demostrado que la melatonina y dos de sus metabolitos ayudan a que los recuerdos se queden en el cerebro y pueden proteger a los ratones, y potencialmente a las personas, del deterioro cognitivo.

Una de las formas más fáciles de probar la memoria en ratones es confiar en su tendencia natural a examinar objetos desconocidos. Si se les da la opción, pasarán más tiempo mirando objetos desconocidos que familiares. El truco es que para que algo resulte familiar, hay que recordarlo. Al igual que en las personas, el deterioro cognitivo en ratones se manifiesta como mala memoria, y cuando se prueban en esta nueva tarea de reconocimiento de objetos, se comportan como si ambos objetos fueran nuevos.

El grupo de investigadores de TMDU tenía curiosidad sobre los metabolitos de la melatonina, las moléculas en las que se descompone la melatonina después de ingresar al cuerpo. «Sabemos que la melatonina se convierte en N1-acetil-N2-formil-5-metoxiquinuramina (AFMK) y N1-acetil-5-metoxiquinuramina (AMK) en el cerebro», explica Hattori, «y sospechamos que podrían promover la cognición.»

Para probar su hipótesis, los investigadores familiarizaron a los ratones con los objetos y les dieron dosis de melatonina y los dos metabolitos una hora más tarde. Luego, probaron su memoria al día siguiente. Descubrieron que la memoria mejoraba después del tratamiento y que la AMK era la más eficaz. Los tres se acumularon en la región hipocampal del cerebro, una región importante para convertir experiencias en recuerdos.

Para los ratones jóvenes, la exposición a un objeto tres veces al día es suficiente para que se recuerde al día siguiente en la tarea de reconocimiento de objetos novedosos. Por el contrario, los ratones más viejos se comportan como si ambos objetos fueran nuevos y desconocidos, un signo de deterioro cognitivo. Sin embargo, una dosis de AMK 15 minutos después de una sola exposición a un objeto, y los ratones más viejos pudieron recordar los objetos hasta 4 días después.

Por último, los investigadores encontraron que la formación de la memoria a largo plazo no podía mejorarse después de bloquear la conversión de la melatonina en AMK en el cerebro. «Hemos demostrado que el metabolito AMK de la melatonina puede facilitar la formación de la memoria en ratones de todas las edades», dice Hattori.

«Su efecto en ratones mayores es particularmente alentador y tenemos la esperanza de que estudios futuros muestren efectos similares en personas mayores. Si esto sucede, la terapia AMK podría eventualmente usarse para reducir la gravedad del deterioro cognitivo leve y su posible conversión a la enfermedad de Alzheimer».

Autor: Hikaru Iwashita

Comenta este articulo