El herpes zóster es un virus común, que afecta a un millón de estadounidenses cada año, con consecuencias potencialmente graves.

El herpes zóster es una enfermedad viral producida por una reactivación del virus latente varicela-zóster, que afecta a los nervios periféricos —neuropatía gangliorradicular— y a la piel, donde puede producir pequeñas ampollas dolorosas en forma de anillo agrupadas a lo largo de un dermatoma. Coloquialmente, es conocido como culebrilla, culebrina o culebrón. En algunas zonas del Mediterráneo, como España, Italia y Malta, también se le denomina «fuego de San Antonio»

El mismo virus causa tanto la varicela como el herpes zóster. Después de la varicela, el virus permanece inactivo o latente, dentro del cuerpo.

Si se activa de nuevo, que puede ser después de muchos años, puede causar herpes zóster, una erupción vesicante y dolorosa que puede ser complicada y prolongada, severa, y con dolores incapacitantes – una condición llamada neuralgia post-herpética (PHN).

El herpes zóster puede aparecer a cualquier edad, pero sobre todo en las personas mayores de 60, los que tuvieron varicela antes de la edad de 1 año, o las personas con un sistema inmunológico debilitado.

Una persona que tiene contacto directo con las ampollas en erupción y no ha tenido anteriormente ya sea varicela o la vacuna, puede desarrollar varicela pero no herpes zóster. Sin embargo, la varicela puede ser tan leves que las personas no se dan cuenta de su aparición, y pueden posteriormente desarrollar herpes zóster.

Aún no está claro por qué el virus se vuelve repentinamente activo de nuevo.

Aumento del riesgo cardiovascular después de herpes zóster

Las enfermedades agudas cardiovasculares (ECV), incluyendo el ictus isquémico y el infarto de miocardio (IM), son las principales causas de morbilidad y mortalidad en los EE.UU.. Se necesita una mejor comprensión de las causas de las ECV agudas y la forma en que se pueden prevenir.

Las infecciones agudas se creen que conducen a enfermedades cardiovasculares debido a la disfunción dentro de los vasos sanguíneos, en el que las placas se rompen en la pared de las arterias, lo que aumenta el riesgo de coágulos de sangre.

En 2006, un programa de vacunación dirigido a los mayores de 60 años o más, se introdujo en los EE.UU. en un esfuerzo por prevenir la morbilidad asociada a la herpes zóster.

Caroline Minassian y colegas de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical en el Reino Unido, querían medir el corto plazo a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y MI después de zóster, así como el impacto de la vacunación zóster.

El equipo identificó 42,954 beneficiarios de Medicare de 65 años o más, que tenían un diagnóstico de herpes zóster y un accidente cerebrovascular isquémico, y 24.237 beneficiarios que tenían un diagnóstico de herpes zóster y MI, durante un período de 5 años.

Luego, los investigadores calcularon la probabilidad de tener un accidente cerebrovascular o MI dentro de los 12 meses a partir del diagnóstico zóster, en comparación con los momentos en los que el paciente no tenía el virus, conocido como el período de referencia. También se ajustaron los factores por la edad.

Entre los diagnosticados con herpes zóster en el último año, hubo un 2.4 veces de mayor probabilidad de un accidente cerebrovascular isquémico y 1,7 veces de un mayor riesgo de infarto de miocardio en la primera semana después del herpes zóster, en comparación con el período de referencia. El riesgo disminuyó gradualmente durante los 6 meses siguientes al diagnóstico de herpes zóster.

El accidente cerebrovascular isquémico y razones de incidencia MI parecían ser la misma con independencia de que los individuos habían sido vacunados contra zóster o no.

Las limitaciones incluyen el hecho de que los principales acontecimientos de la vida y el estrés no se tuvieron en cuenta, y que sólo unos pocos participantes habían sido vacunados, lo que reduce la capacidad de detectar el efecto de la vacunación.

Los autores dicen:

“Estos resultados mejoran nuestra comprensión de la temporalidad y la magnitud de la asociación entre zóster y los eventos cardiovasculares agudos.”

Datos básicos sobre el herpes zóster:

  • Casi 1 de cada 3 personas en los EE.UU. padecerá de la enfermedad en algún momento;
  • 20% de ellos desarrollará PHN y 1.4% será hospitalizado;
  • Hay 96 muertes relacionadas con herpes, cada año, en los EE.UU..
virus herpes zoster, virus del herpes zoster, imagenes del virus del herpes, virus herpes, se puede dar un acv por el herpes, problemas vasculares por herpes zoster

Comenta este articulo