Alrededor de un tercio de los adultos en los Estados Unidos tiene presión arterial alta, y tan sólo la mitad de ellos tienen su presión arterial bajo control. La nueva investigación, publicada en la American Heart Association, en la revista Hypertension, identifica el magnesio como un posible remedio.

Con la presión arterial alta que afecta a unos 70 millones de personas en los EE.UU. y el aumento del riesgo de dos de las principales causas de muerte para los estadounidenses – enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular – la prevención o control de la presión arterial es un objetivo esencial de la salud.

Etiquetada como la “asesina silenciosa”, debido a que a menudo no presenta signos ni síntomas de advertencia, la presión arterial alta es una condición común y con frecuencia peligrosa.

Un meta-análisis, financiado por la Escuela de Medicina de la Iniciativa de Investigación Estratégica de la Universidad de Indiana, detalles de los resultados positivos muestran una asociación entre una ingesta diaria de magnesio y una reducción de la presión arterial.

El magnesio ya es reconocido como esencial para más de 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo.

Si bien ha habido investigaciones en curso para determinar si el magnesio tiene un efecto significativo sobre la presión arterial alta, ha sido ampliamente documentado para mantener la función nerviosa y muscular normales, mantener un constante latido del corazón, apoyar un sistema inmune sano, y ayudar a que los huesos se mantengan fuertes.

La nueva investigación incluye datos de 34 ensayos clínicos, con un total de 2.028 participantes.

Los investigadores encontraron que los participantes que tenían una mediana de 368 mg de magnesio al día, durante un promedio de 3 meses, registraron una disminución de la presión arterial sistólica de 2,00 mmHg y una disminución de la presión arterial diastólica de 1,78 mm Hg.

“Con su relativa seguridad y bajo coste, los suplementos de magnesio podrían ser considerados como una opción para bajar la presión arterial en personas de alto riesgo o pacientes con hipertensión”, explica Yiqing Song, M. D., Sc.D., autor principal, de la Universidad de Indiana, Indianapolis.

Song y sus colegas también observaron que los pacientes que tenían una ingesta de 300 mg de magnesio por día habían elevado los niveles de magnesio en la sangre y la reducción de la presión arterial en cuestión de un mes.

Los niveles de magnesio en sangre elevados se asociaron con una mejora en el flujo sanguíneo, lo que ha sido nombrado como un factor relacionado con la presión arterial baja.

Ingesta adecuada de magnesio se puede lograr en una dieta saludable

A pesar de que el 82% de las dosis de suplementos de magnesio en el estudio eran igual o mayores que la cantidad alimenticia estadounidense recomendada (RDA) para adultos, la American Heart Association (AHA) dice que el magnesio, como un suplemento, puede no ser necesario para el deseado efecto de mantener la presión arterial.

La AHA, en su portavoz Penny Kris-Etherton, Ph.D., Profesor de Nutrición de la Universidad de Pensilvania, dice: “Este estudio pone de relieve la importancia de consumir una dieta saludable que proporcione la cantidad recomendada de magnesio como una estrategia para ayudar a controlar la presión sanguínea.”

Y añade: “Es importante destacar que esta cantidad de magnesio (368 mg / día) se puede obtener en una dieta saludable que sea consistente con las recomendaciones dietéticas de la AHA.”

Yiqing Song señala: “De acuerdo con estudios anteriores, nuestra evidencia sugiere que el efecto antihipertensivo del magnesio podría ser, y es eficaz solamente, en las personas con deficiencia de magnesio o insuficiencia.”

“Tal evidencia sugerente indica que el mantenimiento del estatus de magnesio óptimo en el cuerpo humano puede ayudar a prevenir o tratar la hipertensión”, concluye.

Los investigadores descubrieron que, además, con los suplementos de magnesio sólo se podría disminuir la presión arterial en personas que tienen una deficiencia de magnesio.

Limitaciones de la meta-análisis incluyen el pequeño número de participantes en cada estudio, y las tasas de abandono significativas. Sin embargo, los estudios con tasas de abandono inferiores expresan una mayor reducción de la presión arterial.

El magnesio se encuentra en los vegetales de hoja verde, legumbres, frutos secos, semillas, granos enteros, algunos cereales para el desayuno, y otros alimentos fortificados.

Comenta este articulo