Es bien conocido que los bebés nacidos prematuramente tienen un mayor riesgo de discapacidades en el desarrollo. Ahora, una nueva investigación sugiere que esto puede deberse a que el parto prematuro debilita las conexiones del cerebro asociadas con la atención, la comunicación y la emoción.

La Drª. Cynthia Rogers, profesora asistente de psicología infantil en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, y sus colegas presentarán sus conclusiones en Neurociencia 2015 – en la Reunión Anual de la Sociedad de Neurociencia que está siendo celebrada esta semana en Chicago, IL.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el nacimiento prematuro – definido como el nacimiento de un bebé antes de la semana 37 del embarazo – afectó 1 de cada 9 niños nacidos en los EE.UU. en 2012.

El nacimiento prematuro es la principal causa de discapacidad neurológica en los niños en los EE.UU., posicionando los bebés nacidos prematuramente en un mayor riesgo de deterioro cognitivo, autismo, el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH), así como problemas psiquiátricos como la ansiedad.

Para su estudio, la Drª. Rogers y sus colegas se propusieron obtener una mejor comprensión de los impactos del nacimiento pretérmino sobre el cerebro, con el objetivo de arrojar luz sobre la forma que un parto prematuro conduce a problemas neurológicos y psiquiátricos entre los niños.

Los escáneres cerebrales de prematuros y recién nacidos a término de comparación

El equipo utilizó imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) e imagenes de tensor de difusión para escanear los cerebros de 76 niños nacidos con un mínimo de 10 semanas antes de tiempo, junto a los cerebros de 58 bebés nacidos a buen término.

Los escáneres cerebrales de los recién nacidos prematuros se llevaron a cabo luego de unos pocos días de haber completado la semana a término del embarazo, mientras que las exploraciones de los bebés a término tuvieron lugar en los 2 a 3 días siguientes al nacimiento.

En comparación con los bebés nacidos a término, los investigadores encontraron que las redes cerebrales relacionados con la comunicación, la atención y el procesamiento de las emociones eran más débiles entre los bebés nacidos prematuramente.

En concreto, el equipo identificó anomalías en los tractos de sustancia blanca de los bebés prematuros, que consisten en los axones que conectan las regiones del cerebro con el fin de formar redes.

Además, los investigadores identificaron diferencias en las redes del cerebro en estado de reposo de los recién nacidos prematuros, que anteriormente se han relacionado con el aprendizaje y trastornos del desarrollo.

En particular, hubo diferencias significativas entre las redes frontoparietal de recién nacidos prematuros, modo y por defecto y, en comparación con los bebés a término. Ambas redes están relacionados con la emoción y han sido asociados con ADHD-trastorno por déficit de atención con hiperactividad, y el autismo.

Basándose en estos hallazgos, la Drª. Rogers y sus colegas plantean la hipótesis de que las diferencias identificadas en las redes del cerebro de los bebés prematuros son probables contribuyentes a los problemas neurológicos y de desarrollo que a menudo experimentan en su vida posterior.

Las intervenciones tempranas pueden mejorar los resultados para los bebés prematuros

Con el objetivo de confirmar su teoría, el equipo ya ha completado las evaluaciones de seguimiento de los niños en las edades de 2 y 5 años. También planean realizar más exploraciones del cerebro cuando los niños lleguen a 9-10 años de edad.

“Estamos analizando los datos que ya hemos reunido, pero queremos llegar a evaluarlos cuando tengan 9 o 10 años, siguiendo su desarrollo”, dice la Drª. Rogers. “Queremos mirar la evolución del desarrollo cerebral en los niños nacidos a término en comparación con los bebés prematuros, y queremos saber cómo puede afectar que sean o no discapacitados en su desarrollo.”

En última instancia, el equipo espera que, debido a que el cerebro es muy “plástico” temprano en la vida, las estrategias de intervención temprana pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas neurológicos y psicológicos futuros entre los recién nacidos prematuros. La Drª. Rogers añade:

“Por lo general no pueden iniciarse las intervenciones hasta después de que se desarrollen los síntomas, pero lo que estamos tratando de hacer es desarrollar medidas objetivas del desarrollo del cerebro en los bebés prematuros que pueden indicar la posibilidad de que un niño tenga problemas posteriores para que entonces podamos intervenir en el apoyo y la terapia desde el principio para tratar de mejorar los resultados “.

Datos básicos sobre el parto prematuro:

  • En 2012, alrededor de 450.000 niños en los EE.UU. nacieron prematuramente;
  • La pérdida de audición, dificultades y problemas de visión o de respiración son algunos de las otras condiciones que los bebés prematuros pueden enfrentar;
  • Causas relacionadas con la muerte de prematuros representaron el 35% de todas las muertes infantiles en los EE.UU. en 2010.

Comenta este articulo