Los cambios hormonales, las tensiones de la vida, los problemas del sueño, las preocupaciones sobre la imagen corporal, la infertilidad y el envejecimiento son factores relacionados con la menopausia que pueden contribuir a cambios de humor, estrés, ansiedad y una disminución del bienestar de las mujeres.

La peri-menopausia es la fase antes del período menstrual final durante el cual el cuerpo experimenta muchos cambios físicos. Estos cambios en el cuerpo conducen a los factores mencionados anteriormente, y que pueden conducir a la ansiedad.

La menopausia ocurre cuando los períodos han terminado por 12 meses. Los síntomas de la perimenopausia pueden continuar en la menopausia pero por lo general ocurren con menos frecuencia.

Los estudios informan que el 23% de las mujeres experimentan síntomas de ansiedad durante la peri-menopausia y que estos síntomas de ansiedad no están necesariamente relacionados con la depresión.

Es normal sentirse ansiosa o deprimida cuando comienza la peri-menopausia, pero los sentimientos frecuentes y severos de ansiedad o ataques de pánico no son síntomas típicos de la menopausia.

Efectos psicológicos de la menopausia

Algunas mujeres pueden sentirse tristes o preocupadas durante la menopausia, debido a los cambios en el cuerpo que se producen, como la pérdida de fertilidad. Otras mujeres pueden sentirse aliviadas de no temer el embarazo.

Además de esto, las mujeres pueden experimentar muchos cambios significativos en la vida durante los años de la menopausia. Sus hijos pueden salir de casa, y sus padres o pareja pueden sentirse mal relacionados con el envejecimiento. Estos factores pueden contribuir a un aumento de los sentimientos de ansiedad.

Los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia también pueden conducir a sentimientos de ansiedad. Los cambios en los niveles de hormonas llamadas estrógeno y progesterona, en particular, pueden tener un impacto.

Estos síntomas pueden desaparecer cuando la peri-menopausia termina, y las mujeres entran en el período pos-menopáusico cuando las hormonas se vuelven más equilibradas.

Hacer frente a la ansiedad relacionada con la menopausia

No es raro que las mujeres sometidas a la menopausia tengan que recibir terapia de reemplazo hormonal (TRH) y otros tratamientos para los síntomas de la menopausia. Algunas mujeres no son buenas candidatas para la TRH y deben tomar estas decisiones con su médico.

Si una mujer está pasando por la peri-menopausia y está experimentando altos niveles de ansiedad, también pueden ser recetado medicamentos para tratar la ansiedad. Un médico también puede recomendar el asesoramiento.

A las mujeres con moderada a severa ansiedad puede ser prescrito un tipo popular de antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Los SSRIs son a menudo eficaces en la mejora de los síntomas de la ansiedad. Sin embargo, según la North American Menopause Society, alrededor de la mitad de las personas que usan estos medicamentos experimentan efectos secundarios que afectan su vida sexual. Estos efectos secundarios pueden incluir disminución de la libido y dificultad para mantener la excitación o alcanzar el orgasmo.

Otros tipos de antidepresivos están disponibles para las mujeres que experimentan efectos secundarios sexuales a partir de ISRS. Estos incluyen nuevos tipos de antidepresivos, tales como bupropion y duloxetina.

Los tipos antidepresivos más antiguos, como los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO), no están vinculados a la disfunción sexual. Sin embargo, pueden causar otros efectos secundarios.

Disminuir la dosis puede reducir los efectos secundarios en algunas personas que experimentan disfunción sexual al tomar antidepresivos. Sin embargo, es importante que cualquier persona que esté considerando bajar su dosis de medicina consulte primero a su médico, ya que dejar de tomar medicamentos puede tener consecuencias graves.

Consejos de estilo de vida

Los médicos creen que seguir un estilo de vida saludable ayuda tanto con los síntomas de la menopausia como reduce los ataques de pánico.

El ejercicio regular y suave puede reducir significativamente la ansiedad. Las mujeres que están pasando por la peri-menopausia deben elegir su forma favorita de ejercicio y tratar de hacer que sea parte de una rutina diaria. Ya sea caminando, corriendo, nadando o haciendo yoga, el ejercicio regular puede ayudar a quemar la energía nerviosa y mejorar los síntomas de la ansiedad.

La gente debe tratar de no beber demasiada cafeína o alcohol. La cafeína puede desencadenar ansiedad y nerviosismo. El alcohol es un depresivo que también puede empeorar las causas subyacentes de la ansiedad.

La acupuntura puede ser eficaz en la reducción de la ansiedad y el tratamiento de otros síntomas de la menopausia.

Conseguir un sueño de buena calidad es importante para reducir la ansiedad. Sin embargo, las mujeres que pasan por la menopausia a menudo duermen mal debido a sudores nocturnos causados ​​por las oleadas de la hormona.

Algunas personas con ansiedad encuentran que mantener un «diario de pre-sueño» puede ayudar a mejorar el sueño. En un diario antes del sueño, las personas escriben cualquier pensamiento nervioso que puedan tener para que su mente pueda descansar más fácil.

Hay grupos de apoyo para las mujeres que pasan por la menopausia, y estos pueden ser útiles. En un grupo de apoyo, las personas con los mismos problemas se reúnen para discutir los problemas que enfrentan. Compartir sus experiencias juntas puede ayudarles a superar su ansiedad.

Si una mujer está pasando por la menopausia y está experimentando ansiedad pero no quiere asistir a un grupo de apoyo, simplemente hablar con amigos sobre lo que está pasando también puede ser muy útil.

Es importante destacar que las mujeres deben asegurarse de que toman tiempo para sí mismas. Algunas actividades, como la jardinería, la lectura, la meditación, la práctica de la atención plena o el yoga, son buenas maneras de centrarse en uno mismo y crear sentimientos de bienestar y relajación.

Lidiando con un ataque de pánico

Muchas mujeres experimentan ataques de pánico durante la menopausia. Debido a que las personas que han tenido ataques de pánico antes son más propensas a experimentar ataques de pánico durante la peri-menopausia, los médicos creen que los ataques de pánico son una reacción, más que un síntoma de la menopausia.

Cuando alguien tiene un ataque de pánico, experimenta sentimientos intensos de ansiedad o «condenación». Estos sentimientos pueden ir acompañados de síntomas físicos, tales como:

  • Palpitaciones del corazón
  • Dificultad para respirar
  • Mareo
  • Debilidad
  • Transpiración
  • Náusea
  • Sensaciones de hormigueo

Los ataques de pánico suelen durar entre 10 y 30 minutos, pero también pueden repetirse en una serie de episodios que pueden durar horas.

Muchas personas que experimentan un ataque de pánico por primera vez se preocupan de que están teniendo un ataque al corazón o un colapso nervioso. Los ataques de pánico pueden ser una de las experiencias más aterradoras de la vida de una persona.

Si alguien tiene ataques de pánico, deben hablar con su médico. Pueden prescribir algún medicamento o remitir a la persona para una terapia mental que pueda ayudar.

Algunas personas encuentran que practicar técnicas de atención plena puede ayudar a prevenir ataques de pánico. En atención plena, los practicantes se centran en los pensamientos y síntomas físicos que acompañan a un ataque de pánico y aprenden a manejarlos.

La respiración irregular puede causar ataques de pánico. Por ejemplo, intentar respirar más de lo que su cuerpo puede dejarle, o respirar demasiado rápido. Aprender a controlar la respiración cuando experimenta altos niveles de ansiedad puede ayudar a las personas a controlar los ataques de pánico.

Tener alguien con usted durante un ataque de pánico es útil. Esta persona puede tranquilizarle, animarle suavemente a que disminuya su respiración y permanecer con usted hasta que el ataque haya pasado.

Al igual que con la ansiedad en general, algunos cambios en el estilo de vida son conocidos por ayudar a reducir los ataques de pánico. Éstas incluyen:

  • Consumir una dieta saludable y equilibrada con mucha fruta y verdura fresca
  • Evitar el alcohol
  • Reducir el consumo de cafeína
  • Aprender técnicas de auto-relajación
  • Obtener mucho aire fresco en medio de la naturaleza
menopausia y ansiedad, ansiedad nocturna y menopausia, menopausia i ansiedad, menopausia y ataques de ansiedad, perimenopausia y ansiedad

Comenta este articulo