1 Shares

Hay una película protagonizada por Julia Roberts que se llama “Durmiendo con su enemigo”, y el título no puede ser más sugestivo respecto al artículo que vamos a tratar – las enfermedades autoinmunes -.

Una enfermedad autoinmune es aquella causada por el propio sistema inmunitario, que ataca las células del propio organismo. Para ser más claro, el sistema inmunitario se convierte en el agresor y ataca y destruye a los propios órganos y tejidos corporales sanos, en vez de protegerlos. Se genera una respuesta inmune exagerada contra sustancias y tejidos que normalmente están presentes en el cuerpo.

Las enfermedades autoinmunes son algunas de las enfermedades relacionadas con el sistema inmune más problemáticas y difíciles de tratar.

Los trastornos autoinmunes pueden ser diagnosticados erróneamente o quedan sin diagnosticar durante años, debido a que muchos comparten síntomas similares. Una vez que uno es diagnosticado correctamente, un especialista ayuda al paciente a controlar su enfermedad con la terapia adecuada.

¿Qué es una enfermedad autoinmune?

El sistema inmunológico es una red de tejidos, órganos, y células. Su papel es defender el cuerpo contra los invasores, y ofrecer la protección contra infecciones y enfermedades.

Una enfermedad autoinmune resulta de un error cometido por el sistema inmune. El sistema inmunológico del cuerpo reconoce accidentalmente las células sanas como invasoras extranjeros y comienza a atacarlas. La investigación muestra que las enfermedades autoinmunes tienden a tener componentes subyacentes: genético, racial y de género.

Enfermedades autoinmunes comunes

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud (NIH), alrededor de 24 millones de estadounidenses tienen, al menos, una enfermedad autoinmune. El NIH sólo incluyen 24 enfermedades en esta estadística, por lo que este número puede no representar el número total de personas que tienen estos trastornos.

Estas son algunas de las enfermedades autoinmunes más comunes:

  • Enfermedad celíaca: También conocida como intolerancia al gluten. La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune donde el revestimiento del intestino delgado se inflama después de comer alimentos que contienen la proteína del gluten. Los ejemplos incluyen el trigo, el centeno y la cebada.
  • Artritis reumatoide (AR): Uno de los trastornos autoinmunes más comunes a largo plazo. Hace que el sistema inmune ataque el tejido, a menudo afecta a las articulaciones de las manos y pies.
  • Psoriasis: Un trastorno autoinmune que se piensa ser provocado por el estrés, infecciones o factores ambientales. La psoriasis causa escamas y picazón en seco, parches en la piel.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII): La inflamación prolongada del intestino y el revestimiento del intestino grueso. Hay dos tipos principales de EII. La enfermedad de Crohn es una inflamación que afecta las áreas del intestino. La colitis ulcerosa es una inflamación a largo plazo de la tripa.
  • Enfermedad de Addison: Una condición que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas cortisol y aldosterona. La enfermedad de Addison conduce a baja presión arterial, cansancio, mareos al ponerse de pie, náuseas y oscurecimiento de la piel.
  • Diabetes tipo 1: A menudo se refiere como la diabetes insulino-dependiente. Esta enfermedad autoinmune se produce cuando el páncreas fabrica insuficiente insulina o no la produce, lo que resulta en azúcar en la sangre no controlada.
  • Vitiligo: Una enfermedad que se caracteriza por la pérdida de pigmentación de la piel o la pérdida de grandes lotes de color de la piel.
  • Enfermedad de Hashimoto: Una condición que afecta la glándula tiroides. La enfermedad de Hashimoto causa la inflamación de la glándula, que resulta en la subproducción de la hormona tiroidea.
  • Enfermedad de Graves: Es similar a la enfermedad de Hashimoto, que afecta a la tiroides. Hace que la glándula produzca demasiada hormona tiroidea.

Factores de riesgo para las enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes pueden afectar a prácticamente cualquier persona, pero hay ciertos factores que aumentan el riesgo. Éstas incluyen:

  • Genético: Hay una fuerte aspecto genético a casi todos los trastornos autoinmunes. La investigación sugiere que una historia familiar de la enfermedad autoinmune es un factor de riesgo importante.
  • Género: Las mujeres están en mayor riesgo de enfermedad autoinmune que los hombres. Los investigadores no están seguros de por qué, pero los factores hormonales o el hecho de que las mujeres tienden a tener sistemas inmunes más fuertes pueden desempeñar un papel.
  • Edad: Los trastornos autoinmunes ocurren a menudo en los adultos jóvenes y los de mediana edad.
  • Etnicidad: Nativos americanos, latinos y afroamericanos generalmente desarrollan trastornos autoinmunes a una velocidad mucho mayor que los caucásicos.
  • Infección: Si un individuo predispuesto genéticamente ha sufrido de infecciones virales o bacterianas específicas, hay un mayor riesgo de que también tendrá una enfermedad autoinmune en el futuro. Mientras que la razón detrás de este riesgo sigue siendo poco clara, la investigación continúa para examinar el papel de las infecciones anteriores sobre los sistemas inmunológicos en situación de riesgo.

Síntomas de la enfermedad autoinmune

Los síntomas de las enfermedades autoinmunes varían y dependen del tipo de la enfermedad. Aquí está una descripción rápida de algunos de los síntomas de las enfermedades autoinmunes más comunes:

  • Enfermedad celíaca: La inflamación y el dolor en el abdomen, ardor en el pecho, cansancio, pérdida de peso, vómitos y diarrea.
  • Artritis reumatoide: La hinchazón dolorosa y la rigidez de las articulaciones, especialmente en las manos y los pies.
  • Psoriasis: Dolor en las articulaciones, la piel seca, erupciones en la piel, y el picor.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: cólicos estomacales, hinchazón, diarrea con sangre, náuseas y estreñimiento.
  • Enfermedad de Addison: cansancio, presión arterial baja, azúcar bajo en la sangre, mareos, deshidratación y pérdida del apetito.
  • Diabetes tipo 1: Necesidad frecuente de orinar, aumento de la sed, pérdida de energía, visión borrosa, el hambre y las náuseas.
  • Vitiligo: La pérdida de color de la piel (especialmente notable en pacientes de piel más oscura).
  • Enfermedad de Hashimoto: El aumento de peso, cansancio, depresión, rigidez en las articulaciones, y el aumento de la sensibilidad al frío.
  • Enfermedad de Graves: La pérdida de peso, ansiedad, temblor de las manos, la presión arterial alta, y la sudoración.
  • Lupus: Dolor muscular y dolor en las articulaciones, erupción cutánea, cansancio y fiebre.

Dado que muchas enfermedades autoinmunes comparten síntomas similares, el diagnóstico es a menudo difícil.

Por ejemplo, el lupus afecta a las articulaciones de una manera similar a la AR, pero tiende a ser menos grave. La enfermedad de Lyme también causa rigidez de las articulaciones y la inflamación de manera similar a AR, pero que es causada por una garrapata.

La EII tiene síntomas similares a la enfermedad celíaca, pero no es causada por el consumo de alimentos que contienen gluten.

El linfoma de células T cutáneo (LCTC) es un tipo de cáncer del sistema inmune. Es causada por una mutación de las células T y presenta síntomas tales como erupciones en la piel y comezón. El LCTC a veces se confunde en sus primeras etapas, ya que sus síntomas son muy similares a la psoriasis.

Diagnóstico de enfermedades autoinmunes

El diagnóstico de la enfermedad autoinmune difiere en función de la enfermedad específica. La artritis reumatoide, por ejemplo, puede ser diagnosticada después de un examen físico, análisis de sangre, o rayos X. Estas pruebas pueden determinar el tipo de artritis, así como su gravedad.

Algunas enfermedades a veces pueden tomar años para diagnosticar porque muchos de los síntomas de los trastornos autoinmunes imitan a otras enfermedades. Condiciones como el lupus y la enfermedad celíaca pueden ser mal diagnosticadas en sus primeras etapas debido a que sus síntomas son también muy similares a otras enfermedades.

La enfermedad de Hashimoto y la enfermedad de Graves son un poco más fácil de diagnosticar, ya que por lo general se basan en una prueba de tiroides sencilla. Esta prueba sirve para determinar los niveles de la hormona tiroidea.

Una enfermedad autoinmune generalmente se centra en el sistema inmunológico y los anticuerpos producidos por este sistema. Como resultado, el diagnóstico a menudo implica pruebas de anticuerpos específicos.

Un conteo sanguíneo completo puede solicitarse para medir la cantidad de células sanguíneas blancas y rojas. Cuando el sistema inmunológico está luchando contra algo, el número de células sanguíneas blancas y rojas se diferenciará de los niveles normales.

Otras pruebas pueden determinar si hay alguna inflamación inusual en el cuerpo. La inflamación es un síntoma que es bastante común entre todas las enfermedades autoinmunes. Estas pruebas incluyen una prueba de proteína C reactiva y una prueba de velocidad de sedimentación globular.

Un doctor debe ser visto de inmediato tan pronto como comiencen los síntomas. Mientras que los síntomas no siempre pueden ser causados por una enfermedad autoinmune, lo mejor es hacer frente a cualquier problema inmediato que esperar a que empeoren.

Tratamiento para la enfermedad autoinmune

El tratamiento también varía en función del tipo de trastorno. Por ejemplo, la diabetes tipo 1 se basa en la terapia de insulina. La enfermedad de Addison requiere terapia de reemplazo hormonal (HRT). La enfermedad celíaca se mejora con una dieta libre de gluten. La AR a menudo tiene buena respuesta con terapia física y medicamentos anti-inflamatorios.

malattia
1 Shares

Comenta este articulo