Desde 1999, las muertes por sobredosis de opiáceos – incluyendo los analgésicos de venta por prescripción y la heroína – casi se han cuadruplicado en los Estados Unidos. En el grueso de lo que se denomina una epidemia de opioides en los EE.UU., un nuevo estudio revela que más del 50% de los pacientes tratados con opiáceos prescritos, tienen comprimidos sobrantes y muchos los guardan para compartir o su uso posterior.

El estudio, publicado por la American Medical Association, en la prestigiosa revista JAMA Internal Medicine, se llevó a cabo por investigadores de la Escuela Johns Hopkins Bloomberg de Salud Pública en Baltimore, MD.

“Estos analgésicos son mucho más arriesgados que se ha entendido, y el volumen de prescripción y el uso ha contribuido a una epidemia de opioides en este país”, dice el líder del estudio Alene Kennedy-Hendricks, Ph.D., del Departamento de Política y Gestión de la Salud en la Escuela Bloomberg.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más de 3 de cada 5 muertes por sobredosis implican el uso de un opioide.

Los opioides funcionan en el sistema nervioso o los receptores cerebrales específicos para reducir la intensidad del dolor. En marzo de este año, los CDC publicaron directrices para la prescripción de medicamentos opioides para el dolor crónico.

La organización aconseja a los médicos a evitar la prescripción de opioides analgésicos potentes para los pacientes con dolor crónico, señalando que los riesgos son muy superiores a los beneficios para la mayoría de la gente.

Las autoridades dicen que el uso prolongado de estos medicamentos conduce a la adicción y pone a las personas en mayor riesgo de sobredosis, aumentando el riesgo de consumo de heroína, que es una alternativa más barata.

Más del 60% de los encuestados tenía pastillas sobrantes

Para investigar más a fondo la medida en que los opiáceos prescritos caen en las manos de aquellos sin prescripción médica, los investigadores construyeron una muestra nacional de 1.032 adultos en los EE.UU. que habían utilizado los analgésicos de venta prescrita en el año anterior.

En febrero y marzo de 2015, los participantes completaron una encuesta. En total, 592 participantes ya no estaban usando analgésicos recetados en el momento de la encuesta. Sin embargo, el 60,6% de ellos informó de que guardaban en su poder las pastillas sobrantes.

Por otra parte, el 61,3% de las personas con pastillas sobrantes dijeron que las tenían para su uso futuro en lugar de deshacerse de ellas.

Tal vez lo más preocupante es la constatación de que el 20% de los encuestados informaron de que habían compartido su medicamento con otra persona; la mayoría de estas personas había compartido su medicación con alguien que los necesitaba para el dolor.

Otros resultados revelaron:

  • Casi el 14% de los participantes dijo que era probable que compartirían sus opioides de prescripción con un miembro de la familia
  • 8% dijo que compartirían con un amigo
  • Menos del 10% mantuvo sus opioides en un lugar bajo llave, a buen recaudo
  • Casi el 50% no recibió cualquier información sobre el almacenamiento seguro o la correcta eliminación de los sobrantes
  • Menos del 10% desechó la medicación sobrante a la basura después de mezclarlo con algo comestible – tales como posos de café – que es un método seguro de eliminación del medicamento.

“No está claro por qué tantos de nuestros encuestados informaron de que aún tenían restos de medicamentos,” dice Kennedy-Hendricks, “pero podría ser que se les prescribió la medicación más de lo que necesitaban.”

Según el Prof. Colleen Barry L., Ph.D., autor principal del estudio:

“El hecho de que la gente está compartiendo sus analgésicos recetados sobrantes a tasas tan altas es una gran preocupación. Está bien para dar a un amigo un Tylenol si están teniendo dolor, pero no está bien para darle  su OxyContin, o una sustancia más fuerte a alguien sin una receta médica.”

Enfoque tiene que cambiar

Aunque los resultados del estudio son significativos, los autores señalan algunas limitaciones. En primer lugar, el uso de la percepción de los datos podría estar sujeta a un sesgo de deseabilidad social; los investigadores han señalado, sin embargo, que el uso de una encuesta panel basado en Web reduce este riesgo.

Además, dado que no existe un censo de los adultos con el uso de medicamentos opioides en el año anterior, los autores no pueden verificar que su estudio es representativo de todos los adultos estadounidenses que han utilizado recientemente medicamentos opiáceos.

Aún así, los autores afirman que sus hallazgos deben ser una llamada de atención para los médicos, que deberían, en el acto de su prescripción, discutir la conveniencia de no compartir estos medicamentos y cómo almacenar y disponer de ellos de una forma segura.

“No es nada fácil para los pacientes deshacerse de estos medicamentos”, dice Kennedy-Hendricks. “Tenemos que hacer un mejor trabajo para que podamos reducir los riesgos no sólo a los pacientes sino a sus miembros de la familia.”

El Prof. Barry lo pone de forma más sucinta: “Si no cambiamos nuestro enfoque, vamos a seguir viendo crecer la epidemia”.

A principios de este mes, Medical Press ha planteado un aspecto muy importante respecto al uso de opiáceos que, según el estudio en cuestión, no solo no ofrece un resultado positivo frente al dolor crónico, sino que es capaz de agravarlo.

Los opioides pueden empeorar el dolor crónico

Comenta este articulo