Investigadores de la Universidad de Oxford, trabajando con colegas en Erlangen, Alemania y en la Clínica Cleveland, EE. UU., Han desarrollado una nueva tecnología basada en análisis de angiografías coronarias por tomografía computarizada (TC) que pueden detectar pacientes con riesgo de ataques cardíacos mortales años antes ellos ocurren

Los ataques cardíacos generalmente son causados ​​por placas inflamadas en la arteria coronaria que causan un bloqueo abrupto de la sangre que llega al corazón. El desafío para los médicos es saber qué placas son más propensas a causar bloqueos y, por lo tanto, qué pacientes deben tratarse con terapias más agresivas.

El equipo de la Universidad de Oxford ha demostrado que las placas más peligrosas liberan mensajeros químicos que modifican la grasa circundante. Han desarrollado una tecnología que detecta las placas inflamadas que son propensas a causar ataques cardíacos mediante el análisis de imágenes de CT de la grasa que rodea las arterias.

Su nuevo biomarcador, llamado Fat Attenuation Index (FAI), ha sido probado por primera vez en un gran estudio publicado hoy en la revista The Lancet, y fue presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Munich, la reunión de cardiología más grande del mundo.

El estudio, apoyado por la Fundación Británica del Corazón y el NIHR Oxford Biomedical Research Center, involucró a 3.900 pacientes de Europa (Erlangen, Alemania) y los Estados Unidos (Cleveland Clinic), que fueron seguidos durante diez años después de haber tenido un angiograma coronario por TC . Se descubrió que la tecnología FAI predecía ataques cardíacos fatales muchos años antes de que ocurrieran, con una precisión predictiva significativamente superior en comparación con otros métodos. Las personas con FAI anormal tenían hasta nueve veces más riesgo de tener un ataque cardíaco fatal en los próximos cinco años. Es importante destacar que estos pacientes serían los candidatos ideales para la terapia médica agresiva para evitar que esto suceda.

Cada año, más de 100.000 personas mueren de un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular relacionado en el Reino Unido solamente, y las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares siguen siendo las dos principales causas de muerte en todo el mundo. Sin embargo, no existe un método que permita la detección temprana de una acumulación potencialmente mortal de placa que podría desencadenar un ataque al corazón. Con esta nueva tecnología, los médicos podrían identificar a aquellos en riesgo de tener un ataque cardíaco fatal en los próximos años y tomar medidas preventivas antes de que ocurra.

El profesor Charalambos Antoniades, quien dirigió el estudio en la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Oxford, dijo: “Esta nueva tecnología puede ser transformadora para la prevención primaria y secundaria. Por primera vez tenemos un conjunto de biomarcadores, derivados de una prueba de rutina que ya se usa en la práctica clínica diaria, que mide lo que llamamos el “riesgo cardiovascular residual”, que actualmente se pasa por alto en todos los puntajes de riesgo y las pruebas no invasivas.

“Saber quién está en mayor riesgo de un ataque al corazón podría permitirnos intervenir lo suficientemente temprano como para prevenirlo. Espero que estos biomarcadores se conviertan en una parte esencial de la angiografía coronaria por TC estándar en los próximos años”.

El profesor Stephan Achenbach, de la Universidad de Erlangen, dijo: “Este estudio destaca una forma completamente nueva en la que los pacientes en riesgo de infarto de miocardio o ataque cardíaco podrían identificarse desde el principio. Necesitamos enfoques tan novedosos ya que una gran parte de todos los ataques al corazón ocurren sin previo aviso. Este estudio y sus resultados pueden agregarse a nuestro arsenal para prevenir ataques cardíacos, lo que hace que los resultados sean tan emocionantes desde el punto de vista científico y clínico “.

El profesor Milind Desai, de la Clínica Cleveland, dijo: “Esta es una nueva y emocionante tecnología que tiene el potencial de proporcionar una respuesta simple y no invasiva para detectar pacientes en riesgo de futuros ataques cardíacos fatales. Más importante aún, resalta el increíble valor de colaboración entre países para validar los hallazgos en diferentes poblaciones “.

El Profesor Metin Avkiran, Director Médico Asociado de la Fundación Británica del Corazón, que financió la investigación, dijo: “La mayoría de los escáneres cardíacos son buenos para detectar bloqueos causados ​​por placas grandes, pero no las pequeñas, de alto riesgo que probablemente se rompan y causen Un ataque al corazón. Esta nueva técnica podría cambiar las reglas del juego, permitiendo a los médicos detectar a los pacientes que corren el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y someterlos a un tratamiento intensivo. Esto, sin dudas, salvaría vidas.

“Al utilizar este escaneo no invasivo, podríamos prevenir un ataque cardíaco al acecho que podría ocurrir en el futuro. Pero también potencialmente nos da una ventana en tiempo real para rastrear el efecto de las drogas sobre las arterias inflamadas, ayudándonos a identificar una nueva vida terapias de ahorro “.

La Universidad de Oxford ha formado una compañía spinout que tiene una licencia exclusiva para desarrollar la FAI como una oferta de software como servicio, y que será el vehículo que la acercará al sector de la salud para influir positivamente en la atención del paciente. Más detalles seguirán en breve.

Más información: Amir A Mahabadi et al. Imágenes de inflamación coronaria para predicción de riesgo cardiovascular, The Lancet (2018). DOI: 10.1016 / S0140-6736 (18) 31716-1
Referencia del diario: The Lancet search and more website
Proporcionado por: Universidad de Oxford

Comenta este articulo